lunes, 18 de junio de 2018

Incidencias indeseables

Me hago cruces y mi incredulidad
no tiene límites ante las nuevas
que me han llegado de tu integridad
que en triple frente viene puesta a prueba.
A la sazón no están los esqueletos
para que experimentos desusados
y fieros y mendaces e indiscretos,
nos conduzcan a trances desgraciados;
así que, si partimos de esa base, 
conmigo convendrás que el estupor 
que siento y que comento en estas frases
es más que lógico y perturbador:

Quizás ese percance de escalera
pueda entenderse como fortuito;
y la ciática, que sea una quimera
o gorgona o arpía que da gritos.
Mas ¿esa vocación inexplicable
de un équite tardío en Su Merced?
¿Acaso hay silogismo razonable
para caer en tan expuesta red?

No descarto que, al teléfono fijo
o al móvil, en su caso,
de Vos tendré los dignos argumentos
que ilustren cabalmente esos fracasos.
Y ¡pardiez!, redoblad vuestra cautela
que en estos vanos tiempos de mudanza
ya demasiadas son las tarantelas
y excéntricos compases
que nuestros desnortados mandamases
andan tramando en turbias lontananzas.

domingo, 17 de junio de 2018

"Mundo Jurásico"

Dentro del género de los "films" de monstruos peligrosísimos y extraordinariamente feroces, he aquí un nuevo ejemplo cuya espectacularidad es indiscutible y cuyo catálogo de dinosaurios/dragones diversos da un nivel y ofrece variedad tal que no se puede pedir más.
Como si las escenas trepidantes con tan temible fauna no fuesen entretenimiento suficiente, se añade la destrucción apocalíptica de una isla, sacudida y echada a perder por completo como consecuencia de una magna erupción volcánica.
Y desde luego, entre esas concretas coordenadas, nadie rehusará conceder su sitio a la aportación no menor de Geraldine Chaplin, con su rostro inconfundible y siempre tenebroso de momia macabra.
Música y efectos especiales rayan a considerable altura y potencian, o son potenciados, por impactantes ruidos sobrecogedores y gritos de pavor que con profusión profieren en sus enloquecidas fugas los actores de turno.
En una hipotética guía de espectáculos, no sé si decir a Vuesas Mercedes que no se la pierdan; o que, mejor y más divertido, presten atención a finos personajes como Donald Trump, por ejemplo, o Carmen Calvo, eminentes luminarias, célebres pimpollos del sainete.
Hay donde elegir.

sábado, 16 de junio de 2018

Ejercicios sencillos para el mantenimiento de las frágiles neuronas

Sumergido en los sueños de continuas lecturas
y ajeno a esa otra vida de extrañas estructuras,
donde el Gobierno cambia y en el Mundial se empata
(todo a través de un filtro y todo, a dar la lata).

Cuando sale a la calle para ver lo que pasa,
vulnerando el blindaje del frescor de la casa,
encuentra que el calor, con todo su espesor,
ya llegó de viaje.
Y en una venta amiga, el tráfico contempla
mientras que unas croquetas y el lomo de rigor
-- dieta de Monseñor -- el horizonte templa.

¿Hay nuevas perspectivas a esta suave rutina,
ociosa y frecuentada por la Synvastatina?
¿Tardará tu regreso que con paciencia espero
y volverán tus besos otra vez, verdaderos?

Un gato cruza lento esta explanada al sol.
Yo me enredo y concentro sobre mi facistol.
(Y en verano, estos versos para pasar el rato
dan otra parsimonia al carácter del gato.)

viernes, 15 de junio de 2018

El Hipocampo fantasea

mientras caen los ministerios
y decide que sus corcheas
hoy no tengan un aire tan serio.

A la remota Torre
del lejano castillo
(como un rumor que corre
o un resplandor de brillos)
llega el amor rendido
de unánimes cantores
que no dan al olvido
sus estrofas mejores.
Y tanto sentimiento
tienen sus alabanzas
como en el firmamento
hay estrellas en danza.

-- Y este cuento, ¿a qué viene,
de qué trata el prodigio?
¿Es un tema de higiene,
un viento de prestigio?
-- Se trata de la historia
de una princesa sarda
que citan de memoria
estas rimas gallardas;
de la antigua romanza
de aquellos trovadores
en desigual balanza
y diversos fervores.
Y no interrumpas más
para que no se esfumen
la idea y su compás,
sus ligeros perfumes.

Érase que se era,
cristiana y no moruna,
su tez de primavera,
su tibia luz de luna...

-- Pero ¿a quién te refieres?
Su nombre, al menos, dime.
-- ¡Pardiez, qué pelma eres!
Tu insistencia me oprime.
Pues bien, Altisidora
es la gracia elegante
de la joven señora
de la que hablaba antes.

La fama de sus prendas,
su sin par hermosura
eran una leyenda
sin pausas ni cesuras,
y ponderar sus ojos
y sus negros cabellos
era el común antojo
de los vates aquellos;
e incluso a Salamanca
llegaban los destellos
de aquel portento bello
que eran sus nalgas blancas.

Compitieron algunos
por alcanzar su mano
mas no cedió a ninguno,
ni a tirios ni a troyanos.
Y al final se ha sabido
que destina su miel
a un galán aguerrido
y joven coronel.

-- ¿Se diría que es nieta
de la Abuelita Berta?
-- O un cometa que cae
a una isla desierta... 
   

   

jueves, 14 de junio de 2018

El detalle

Durante años, al insertar el contacto, quedaba vista la cara del llavero que reproduce la muralla imperial, aunque sin hacerle de menos habría quizá preferido la opuesta, con el relieve del caballero célebre del Greco.
Pero sacar las varias llaves para darles la vuelta siempre le pareció engorrosa tarea aplazable.
Y hoy, en un insólito vislumbre de lucidez, cuando había resuelto que "no lo iba dejar más", lo vio de venir: bastaba apenas con zafar la argollita general que suspende el llavero y cambiar (de manera incomparablemente más dócil) la cara...
Ahora, con un estremecimiento derivado de esa revelación, con un mínimo ribete de satisfecho y competente orgullo, se atreve a presentir que esta epifanía inesperada acaso sea el prólogo en un camino que allanaría su comprensión futura de las abstrusas geometrías del "bricolaje"; aunque elige dejar paso a la prudencia, a la escarmentada modestia de los pies de plomo y el no echar las campanas al vuelo que podrían suponer una temeridad arrogante como la que originó aquel suceso terrible que acaeciera a Ícaro, en las antiguas crónicas de la Mitología.
Con este inédito estado de cosas, Cleopatra sentirá que, en lo sucesivo, un detalle más redondea sus heráldicas y un tanto medievales perfecciones: esta suerte de renovado medallón que reposa sobre su falso depósito durante los sosegados paseos que le propongo.

miércoles, 13 de junio de 2018

El poderío de la tentación

Ahí están esperándote, como suele ocurrir, las moscas cojoneras, las alimañas que te acosan con la curiosidad morbosa e insolente, con el pretexto de transmitir una "información" que paladea de antemano la complacencia de la masa, de las audiencias crecidas y rentables, todo el mal olor de un  linchamiento, de un escándalo agrandado que los de a pie apenas sufrirían pero que, siendo quien eras, no debiste minusvalorar.
Pasándote de listo, más tonto tú, al ceder a los impulsos de una innecesaria codicia sin límites, de una vanidad y de una impunidad que quizá llegaste a imaginar como un escudo inexpugnable.
Tus manejos no han tenido mayor salida. El personal, con cierta frecuencia elige aires de plebe y de grosera verbena; y de acuerdo en que el escarnio sobra; pero conviene no dar motivos, ni siquiera "clavos ardiendo", para que se produzca y para que la legión de los buitres desmenuce incansable toda tu peripecia; para que las mofas de los envidiosos y los abucheos del "respetable"  vuelvan a escenificar una estampa que algo evoca a la del jorobado de Notre Dame, puesto en la rueda y sin la gitana.
Y luego: que Dios reparta suerte para que el diablo no nos coloque donde el poderío de la tentación nos ponga a prueba. Acaso nadie podría tirar la primera piedra.

martes, 12 de junio de 2018

No tenemos vergüenza

De toda evidencia, el "parche" del barco a Valencia, y tantos otros remiendos de juguete, están infinitamente lejos de la necesaria solución de un problema gigantesco, desde luego con abundantes raíces y explicaciones, pero al que es de temer no se le pondrá remedio suficiente ni a tiempo.
Y es lamentable que la especie humana, que tan pomposamente se siente y se dice superior, cuando el viento arrecia -- o sea, casi siempre -- no ha andado muy diferente, en la conducta, de los animales, con instinto de conservación, comportamientos depredadores, el pez grande que se come al chico, la ley del más fuerte y toda la correspondiente peste.
Con un añadido muy de tener en cuenta y particularísimo: la hipocresía. Los mil y un pretextos teóricos para echar balones fuera y mirar a otra parte, desentenderse ante el descomunal desequilibrio endémico con el que seguiremos cargándonos la convivencia, los recursos del planeta y el copón de la baraja.
A la Europa y a la América y Asia también, prósperas, si el egoísmo y la ceguera decadente no lo estorbase, les convendría por mero sentido práctico (ya que no por otra cosa) encontrar y llevar a cabo un plan eficaz y realista para que el desastre no termine con nuestras cómodas ferias, brillantes "expos" y sofisticadas pasarelas de la moda. Con nuestro insolidario y podrido de molicie "nivel de vida".

domingo, 10 de junio de 2018

Heroica contienda del Hipocampo y la mendaz tecnología

Ayer, el inestable "Plegablito"
volvió a mostrar anárquicas señales 
de asonada y motin en la pantalla,
con repentinas toses y pruritos
que, como un mar de males,
cuando asoman y dan terne batalla,
aproximan mi depresión al grito
y ponen mi paciencia tan a prueba
que pretendo, y así lo solicito,
la digna concesión de una medalla
resplandeciente, a ser posible, y nueva.

Hice un par de llamadas de socorro
a mi "taller francés" y de inmediato
esa gestión que subsanó el engorro
supo poner el cascabel al gato.

Hoy reflexiono en el abismo arcano
del "ordenata" y sus despeñaderos.
¿Son lo mío los cantos gregorianos
en vez de este lenguaje de marcianos?
¿De este atroz crucigrama de acertijos,
de este confundidor atolladero,
relleno de escondrijos
y turbulentos trucos inhumanos?

sábado, 9 de junio de 2018

Sin contar los que desertaron

por agotamiento o contrariedad parecida, los más veteranos y tradicionales seguidores de este "blog" quizá alcancen a precisar, en los anaqueles del recuerdo, alguna referencia acerca del misterioso "caso de la portuguesa muerta".
En relación con aquel ya remoto y desvanecido asunto, los nuevos y concluyentes informes de la INTERPOL han arrojado al presente luz y simultáneas sombras sobre el expediente que venía acumulando administrativas desidias, incurias y telarañas, causando grave deterioro a la correspondiente investigación.
El análisis de los restos de una mujer momificada cuyo ADN coincide de manera inestable y oblicua con los datos que obraban archivados en un destartalado hórreo sito en localidad de nombre todavía amparado en el secreto sumarial, ha inducido a la Comisión Encargada del Asunto a dar por finalizada la cuestión, prohibiendo de forma expresa cualquier otra y posterior pesquisa, y desestimando toda extenuante conjetura residual que pretendiere añadir la imaginación popular (con frecuencia calenturienta y zascandil) a todo el espinoso tema, volviéndolo aún más turbio y de consecuencias poco menos que estériles.
Las Autoridades, fuerzas vivas, moribundas y/o indecisas, de la Comunidad Internacional ordenan fastos luctuosos, banderas a media asta, réquiems diversos y funerarios botafumeiros para las numerosas ceremonias (exequias y así) que tendrán lugar en fechas próximas, con la asistencia y participación de las más altas jerarquías de cuanta religión asome por el ancho confín del horizonte.  

viernes, 8 de junio de 2018

Sonidos y chirridos

Harta convulsión y zozobra deben imponer estos tiempos desorientados a la conveniente aunque debilitada serenidad de nuestros académicos de la lengua.
Los desafueros y la demagogia que la "ideología de género" va infiltrando como un virus en el castellano no parecen darse un instante de pausa. Y en el fondo, lo que se cuece quizá sea un asunto de complejos, de rencores y de ignorancias.
Retorcer las palabras, con lo desconsiderado y horrísono que resulta, para amoldar la realidad y el buen uso a la beligerancia atroz de los ceporros descontentos, no debiera ser una solución entre tantísimos problemas que andan sin ella.
Por mi parte, dudo de que un oído sensible y civilizado pueda acostumbrarse con decencia a la machaconería grosera y a las herejías fonéticas con las que se nos va poniendo el idioma "patas arriba". Y es difícil (hay ejemplos de sobra) esquivar la tentación de que ministras nos suene a menestras, de verduras o no que ellas sean.
De rondón y tal vez con cauteloso cachondeo, en alguna empresa ya se han agarrado al "clavo ardiendo" de los trabajadores/as, en Andalucía, siempre tan folclórica, tan vistosa de hipérboles y en cuyas escuelas parece que se viene haciendo especial hincapié con el empeño de echar a perder la gramática y los vocabularios, mientras los bárbaros del lacito amarillo, muy sutiles y pacíficos, se ensañan con escritor tan inalcanzable como Cervantes. Vaya tela.   

jueves, 7 de junio de 2018

Del desvelo y otras azarosas solicitaciones

Al clásico desvelo de cada madrugada
acuden las palabras de mis rimas inquietas:
conozco sus caprichos, sus giros de veleta
impidiendo que el sueño regrese para nada.

Con las claras del día y frente a mi ventana,
algún velero blanco lleva mi fantasía
hacia rumbos lejanos, por otras travesías
de indianos exotismos, que aplazo hasta mañana.

Y sé que no soy dueño, en este teorema,
de este tiempo que paso devorando novelas
y pintando en la mente corteses acuarelas,
guapas ortografías, resplandores de emblemas.

A las cosas pendientes voy a poner sordina;
me declaro culpable de ser contemplativo
y, si no es ejemplar este modo en que vivo,
al menos no aconsejo seguir esta doctrina.

(Tú tienes "buen dormir", lo sé de buena tinta
y también es verdad que todo se contagia;
cuando retorne aquí tu cariñosa magia,
dormiré de otra forma:
distinta.)

miércoles, 6 de junio de 2018

Después de varios años, ha vuelto

Quizá hace dos días, y otros detalles no me dejaron reparar en su presencia. Pero anoche era tan evidente, su tamaño, sus brillantes luces encendidas, su insólito y encalmado estar ahí, con ese aspecto algo tenebroso y alienígena, evolucionando apenas enfrente de la casa, cometiendo su acto misterioso, y escoltado por otro, menor, que parecía asistirlo o completar de algún modo su tarea...
Toda la noche, en el silencio de pájaros que no pasaron, el solo tremolar de la bandera azul; y, al amanecer, antes de que la claridad del día avanzara con rapidez, salí a observarlo desde la terraza.

Conservo a través de las décadas los prismáticos que compré en Ceuta, durante una expedición sureña, ya casi olvidada, con aquel grupo Ceda el paso que fue, más que un precursor involuntario de Solera, un mero y tambaleante escarceo, bañado en ilusionada ingenuidad. Con ellos he estado examinándolo mientras las neuronas iniciaban el sesgo del "Cañonero del Yang-Tsé" y yo no era en absoluto ninguna de las reencarnaciones de Steve McQueen.

martes, 5 de junio de 2018

Otro de la "Champion"

Ebrio de triunfo por fin,
tus modos de parlanchín
permanecen todavía.
Mas no es igual, "picha mía",
ganarse a pulso el sillón
-- mediando unas elecciones --
que colarse de rondón,
cansino y a trompicones.

Pues nuestras leyes amparan
más de cuatro cosas raras,
con un remiendo de cuentas
y plomo en la letanía
va trepando tu osamenta
tras una larga agonía;
y, feliz con tu revancha
(gestada en la zorrería
de tus malas compañías),
aún te queda mucha plancha.

Ya tienes el caramelo
que querías.
¿Y una renta vitalicia,
tu codicia?
¡Qué "pasote" de camelo
en toda tu cofradía!

lunes, 4 de junio de 2018

Florecita, hay veces que te observo

con tu nombre de cóctel "mejicano",
luciendo cazadoras de motera
que al espejo te pruebas de antemano.
(Un intento fallido
de parecer moderna, por tu parte
pero con poco y desmañado arte.)

Con esa voz de huecos y silbidos
que chirrían, vecinos del graznido,
tanto en bemoles como en sostenidos,
detectamos un tinte denodado
-- como el del "matador" de la Jurado --
ocultando tus clandestinas canas
cuando, desde el estrado,
pareces asomada a una ventana
de vieja de visillo o de persiana. 

Y hasta aquí, tu retrato subjetivo,
incompleto y parcial seguramente.
¿Te veremos en cargo ejecutivo
próximamente?
¿El nuevo jefe ya ha tomado nota
de tu modo de hacerle la pelota?

domingo, 3 de junio de 2018

El éxito y el verdugo

A la turbulenta biografía de Roman Polanski y a su inclinación por el lado oscuro como cineasta, que lleva mostrando a lo largo de un puñado de años, sólo le hacía falta contar con la estampa maligna e hipnótica de Eva Green y sus miradas mortales para lograr cumplidamente que el espanto se espese in crescendo en "Basada en hechos reales" hasta que el espectador se va rebullendo en el asiento, temiéndose lo peor.
Con ser temible todo lo que va ocurriendo en el transcurso del film, todavía quedará en el aire, para las sugerencias del final, una insinuación de que la locura y la crueldad de la sádica invasora/impostora permanecen sembradas ya definitivamente en el horror, en el pánico que ha de marcar a la escritora de éxito, inconcebiblemente más que el vértigo del folio en blanco (hogaño pantalla del "ordenata") al que tantos colegas de su oficio han hecho profusa alusión.
Un respiro en la cartelera gaditana que, estas pasadas y presentes fechas, naufraga entre alarmantes y reiterativas señales de torpe adocenamiento y vulgaridad.

sábado, 2 de junio de 2018

La cifra en la hoja

Vicisitudes y otras causas han impedido la puntual celebración de la fecha de hoy.
Y aunque lo mollar no sea la cifra en la hoja del almanaque, habremos de darnos traza para que al cabo de la órbita que una vez más comienza, los hados nos sean más propicios y, sobre todo, los cariños en pie, vencedores de adversos vientos; la salud, firme y floreciente, acorralados los trastornos con los que mantuvimos ocupados  a nuestros respectivos galenos; y, en fin, pleitos resueltos (¿para Navidad?), mar en calma o con leves rizos en las olas, sosiego hasta donde se pueda del espíritu y luz en ese horizonte que vemos juntos desde las terrazas, mientras ondea el Estandarte.
Y ese modelo de abrazo incluyente que sabemos.

viernes, 1 de junio de 2018

"Cartoons"

Picapiedra: los enemigos, los disolventes, los pescadores en río revuelto, siempre ufanos de su lema "Divide y vencerás", se alegrarán del "premio" que alcanzan ahora tu insolencia y tu insidiosa cabezonería con sus fulleras maniobras y su disperso parloteo de mediocre mercader chabacano y tramposón.
Seguro que porque tú también eres, y así te consideran, uno de los suyos.
Y Mármol: siempre, lo sabes, fueron a por ti. Y desde luego que tantos escándalos en tus filas no iban a saldarse sin consecuencias. Pero imagino cómo te sentirás contemplando la limpieza que pretenden hacer de la mierda de la Gürtel los de la mierda de los ERES; o los de la mierda del 3 (de ahí "pa arriba") por ciento; o los trincones a toda hora del PNV, etc.
Toda esa afamada y letal muchedumbre de nuestros sinvergüenzas.
Contentos nos tenéis, unos y otros. Unas y otras.

jueves, 31 de mayo de 2018

La estampa

Flanqueado, o mejor, rodeado o sitiado por el frenesí de los neuróticos pacientes que, en la sala de espera para la consulta con el médico, agotan las ilimitadas posibilidades de sus teléfonos móviles.

Me temo que es inútil, de ilusos, pedir que el personal desconecte los irritantes cacharritos, con sus señalitas acústicas, goteítos y demás ridículas memeces de diseño.
Debe ser que en esta jaula de grillos, en esta selva de inquietísimos primates, se desconocen las virtudes balsámicas del silencio y de las reflexiones que él favorece.
Procuro blindarme de paciencia, considerar cuánto habrían gustado los zapatos azules de gamuza que calzo esta mañana a Tony/Antonio, tan presente siempre en el recuerdo.
Y luego, de regreso, la valiente y seductora estampa del "cochecito de los recados", superviviente exento y al sol de su mínimo percance de hoy, en el jardín, me recompone un poco el ánimo de los sinsabores deprimentes de las pruebas clínicas, y desmiente las ironías que, parodiando otros decires, vanamente intentan embromarlo tildándolo de "coche de chica". 

miércoles, 30 de mayo de 2018

La lectura y la anécdota

Mientras erige sus ficciones interpuestas y sus pedagogías admirables (con ese resplandor, visible o recóndito, de honda y poco o nada vanidosa sabiduría que siempre esmalta sus obras), Fernando Quiñones, en "La Visita", nos traslada "aquellos seis raros versos árabes anónimos":

Se precipitó todo, se incendiaron
en la noche tus ojos como estrellas,
las rosas en el vino, las palabras
en nuestras bocas. Todo se inflamó
menos aquello que debía inflamarse.
Mi triste miembro inerte.

Esa lectura (que reviso de nuevo ahora, en las entreveradas armonías casi conyugales del porche, al compás de tus personalizadas adaptaciones y reformas de diseñadora), de refilón me trajo a la memoria la ocasión de un desencuentro a cuyo confuso y fracasado desenlace debió llevarme una imprudente y todavía inexperta joven madurez y el bobo espejismo que exageraba la leyenda de las miradas magnéticas entre cofrades del compartido signo zodiacal.
Porque, mea culpa, no encontré debajo de aquella ropa apenas una estructura que pudiera encender mis deseos y que evitase el desolado papel que interpreté en tal coyuntura: el patinazo (y el otro "azo" también, vale) que hoy puedo evocar con cierta niebla piadosa y con la modesta serenidad de que semejante desconcierto jamás volvió a presentarse en lo que fueron, lejanas ya, fugaces andanzas del camino.

martes, 29 de mayo de 2018

De "facebook" a "facebook"

Un florido lector me reconviene
y, dando alas a su fantasía,
pimpante va y sostiene
que es "de derechas" esta vida mía;
y que mis neuronas "ablandadas"
y las cosas que escribo por momentos
no reflejan la luz de mis baladas
ni la intención de mis antiguos cuentos.

Porque a gusto de todos nunca llueve,
hoy quiero agradecerle su atención,
caballerosidad que me conmueve
de todo corazón.

Desde Cádiz, redacto laborioso
este ajedrez frecuente, de palabras.
(Unos piensan que estoy haciendo el oso,
otros creen que estoy como una cabra.)
No se me da un ardite:
ajeno al qué dirán, y Dios mediante,
que el Hipocampo juegue en su escondite,
firmando lo de ahora, o lo de antes. 

lunes, 28 de mayo de 2018

Un garboso que "pa qué"

Vuelve el tontaina Sánchez do solía
insistiendo en su emperre sempiterno,
en su ya melancólica porfía
de hacerse presidentO del Gobierno.
El público contempla estupefacto
su idea fija y la reiteración
del empecinamiento, más que intacto,
del cansino estribillo en su canción.

¿Acaso conectó sus electrodos
un deficiente técnico iletrado
o un trémulo modelo de beodo
es el diseñador de su alumbrado?
¿Y el desmañado estilo del discurso,
débil de convicción y de argumentos,
y de retórica escasa de recursos,
le bastará para vender el cuento?

Más que aséptico, se ve descafeinado
y poco apto para tal cucaña;
postiza y afectada la sonrisa,
sostenemos, humildes,
sin quitar una tilde,
que es improbable que le sirva a España. 

sábado, 26 de mayo de 2018

Artilugios

Aunque es eléctrica, y ahí se ve naturalmente el relativo grado de servidumbre que hasta los clásicos debemos a la tecnología, no tiene mi tostadora el aire desafiante, misterioso, de cápsula interplanetaria y futurista (o "presentista" ya) que otras que se exhiben con gallarda ufanía en los establecimientos del ramo de los electrodomésticos y otras pingües maravillas.
Rectangular, con la parrilla a cielo abierto que ha de dorar las caras alternativas (el haz y el envés) del pan, incorpora un cable de corriente y un botón o rueda minimalista que determina el encendido de las "resistencias" y el tiempo de duración, otrosí marcado por una suerte de tic-tac de reloj cuya evolución finaliza noblemente con jubiloso y claro timbre de parada, similar al de la bicicleta de Irene. Su comportamiento la capacita para piezas de diverso grosor, incluidos molletes y croissants, etc.
Y no dejaré de citar su otro componente, de elegante y funcional cometido: la bandejita del fondo, aluminio pulido y extraíble, que en ocasiones hace viajar mi fantasía, zángana y trivial, con la evocación de la guillotina o de la plancha con la que conspicuos prestidigitadores fingen la cruel sección de un ayudante o "ayudanta" quien, por lo general (aunque se han dado casos), aparece al final con su entera, triunfante, ilesa integridad. 

jueves, 24 de mayo de 2018

Camposanto de última generación

Las cruces amarillas que en las playas
van plantando los díscolos tunantes
vienen a ser la fúnebre quincalla
de ese fascio rampante
que parece que ver quiere el cotarro
ardiendo como valenciana falla.

Así que, entre ocurrencias y desgarros
y abolengos de mapas trasnochados,
de tal modo revuelven el tinglado
que la ciudadanía
que calmada y paciente parecía,
de estarse rebotando ya da muestras;
y calientan motores los diarios
con una edición extra
en la que el eminente corrosivo
de alguna bronca entre el vecindario
termine en crónica de "rotativo":
-- "En los enfrentamientos callejeros
que han tenido lugar en estos días, 
competentes y pulcros camilleros
transportaban contusos viajeros
y unos cuantos heridos, tíos y tías."

(Que a todo llegaremos,
manejados por demasiados "listos"
y demasiados memos.) 

martes, 22 de mayo de 2018

Los delicados predicadores

De vosotros, no menos se esperaba,
mendaces demagogos bananeros.
Rojos cual atún rojo de almadraba,
más bien golfos, más bien aventureros,
el cancionero de los "compañeros"
(donde unos pringan y otros, siempre a flote,
uno, el cómitre, los otros, galeotes)
os camuflaba apenas el plumero.

Y azote de "los ricos,
esa infame y decadente casta",
al incauto y menguado personal,
vendiéndole la burra iconoclasta
se os iba la fuerza por el pico
y en tangos de arrabal.
Pero es un carnaval falso y postizo
y al cabo queda sólo el compromiso
de daros, como todos, la gran vida
y que los mansos sigan la corrida.

¿Un pisito modesto?
¡Venga, cuates,
que después del chalet ya vendrá el yate!

domingo, 20 de mayo de 2018

Las cosas de palacio...

Con el concurso sutil, aunque algo impaciente, de las habilidades de Lady Taladro, ha quedado visto para sentencia el tercer artilugio o adminículo que asegurará (¡Alá es grande!) los gallardetes que por un prurito de desconfianza el Clavileño Estelar había dejado de lucir como solía, desde que, más de dos años hará, sucedió aquello de abril.
Arduas deliberaciones han precedido a su elección: circunloquios, soliloquios y otros loquios han abundado en cálculos y teorías, en pros y contras, en avatares, fantásticos pormenores y sinsabores funambulescos hasta que laboriosamente se han ido decantando las conclusiones y decisiones pertinentes y héte aquí que (toquemos madera) "hemos llegado a puerto".
Entre la acreditada parsimonia del Astronauta y la vertiginosa velocidad que por lo general espolea la conducta de Rita, la Rápida, queda por fijar la inminente fecha de la rentrée de esa parte ilusionada y esteticista de nuestros compartidos devenires.

martes, 15 de mayo de 2018

Quim de la India

Se dice que la cara es el espejo
del alma -- como quiera que ella sea --
y cuando contemplamos la que tienes,
de gesto como hipócrita y añejo
y más bien antipática que fea,
en nada nos parece que conviene
para que se mejoren los esquemas
de tu gente y de ti y del "monotema".

Y es que el rictus de asco en tu sonrisa
rígida y permanente y estreñida,
fácilmente anunciaba tus premisas
y el rumbo tuerto de tus embestidas.

Las directrices y la bendición
pides como un pelele a Puigdemont
quien, explicándote cómo es la cosa,
puede que te regale
un libro de Petete y una rosa,
pues sois tal para cual y ya os vale.
Conque si no es seguro, sí es probable
que hayas dado señales
de ser vulgar, petardo y miserable.

lunes, 14 de mayo de 2018

De cómo hacer penitencia

La erótica textura satinada
del mejillón goloso y al vapor
no es el impar manjar que nos agrada
en estas, ya, jornadas de calor.
A su seducción suma, va y se suma
el gambón generoso y al ajillo
que en su cazuela, intenso, nos perfuma
y al presente menú confiere brillo,
con su aceite dorado y virgen extra,
la guindilla atrevida de relieve
que al complacido paladar secuestra
por su profundidad picante y breve.

¿Y qué decir respecto al salmonete
que, enharinado, en la sartén se fríe
y parece oriflama en minarete
cuando a satisfacción Ud. sonríe?

Luego, de sobremesa,
el delicioso aroma del café
anuncia su sabor. ¿Habrá sorpresa
que sobrepuje tanto minué?
(Correremos un velo de misterio
que no precise y mantenga la duda,
y habrá que resolver sin mucha ayuda
y a veces con ecléctico criterio
si un tocino de cielo
o un tembloroso flan al caramelo.)

domingo, 13 de mayo de 2018

Cuando me desvanezco de metáforas

y oblicuo rumbo cual joven canéfora,
despierto sin querer las inquietudes
de aquestas que lo son, no multitudes
sino finas y atentas minorías
que, a modo enjuto de feligresía,
me progresan modosas los renglones
siguiendo el ritmo, que es asaz aciago,
del cabotaje de los corazones
y misteriosas prosas que propago.

Por eso, Pionono
enristra en ocasiones su teléfono
e inquiere nuevas sobre mis andanzas
por si una deleznable destemplanza
enrevesara mis humildes métodos.

Yo aprecio su interés y por ahora,
si demoran las pausas este "blog",
no es porque la guadaña destructora
esté cortando el hilo a este reloj.
Que al tronco de los árboles me abrazo
para tocar de contino madera,
mientras el amarillo de los lazos
insiste con su traca y su quimera.