viernes, 20 de abril de 2018

La versión

A pesar de nuestra común pertenencia a un mismo y pintoresco gremio, no es tan raro que nunca coincidiéramos, que no hubiese ocasión de "ser presentados". Y no poca parte en ello quizá tuvieron mis costumbres retiradas, la deriva que por lo general llevé, primero en aquella torre urbana y urbanita y ahora, anclado voluntario al costado del mar.
Pero Enrique y yo jamás nos encontramos. De su carrera, indirecta y superficial noticia tuve; tampoco me llegaron mayores detalles de su muerte. Me gustaba su modo de cantar, seriote, desasido, como que transmitía sombras y sesgos de cierta amargura. Y algo debió moverlo a realizar su personal versión de ese ensueño mío sobre el pintor que se demoraba en su obra, enamorado absorto ante la hermosura de la mujer que le hacía de modelo.
Días atrás, volví a escucharla: un dejo solemne, inesperado, en los acordes que acentúan el acompañamiento; la tensión de costumbre en su voz. Y me conmovió sentir de nuevo el asombro de los puentes que, algo caprichosamente (o acaso con fundamento), tiende la casualidad entre personas desconocidas, entre sensibilidades menos lejanas de lo que una observación distraída puede revelar.
A través de distancias, tiempos, órbitas, va y viene una inaprehensible y seductora vía láctea de belleza, emociones y sentimientos que no todo el personal (lástima grande) sabe percibir.
-- ¿Y eso de la igualdad?
-- Menudo cuento, "oyes". 

jueves, 19 de abril de 2018

Los mimbres del cesto

Alternando previsibles notas de humor y de ternura veterana, "El viaje de sus vidas" nos relata de manera cómoda la "aventura" final de un matrimonio de abueletes que se pondrá a prueba en el recuerdo de los buenos tiempos pasados, la costumbre edificada con la sensatez, los agravios y celos (sin digerir del todo), los proyectos, la familia, etc. valores y usos de gente normal que, como el resto, enfrenta la decadencia inevitable, la nostalgia y las limitaciones compartidas que ensombrecen, tarde o temprano, nuestro horizonte.
Con hermosos exteriores, referencias de canciones que fueron emblemáticas, guiños sociales, entre personajes secundarios que acompañan las anécdotas con curiosidad y/o asombro de espectadores, Donald y Helen resuelven desde su acreditada maestría, sabia experiencia, carácter y oficio, esta cinta generacional y hecha a su medida de grandes intérpretes, este cesto con mimbres de considerable y asumida proximidad.
La entereza de la decisión final, tiene algo de decencia o, si se quiere, de castiza salida porque a la fuerza, ay, ahorcan. Pero también es lo que hay.    

martes, 17 de abril de 2018

Don Limpio, como una patena

La canción de aquellos días,
¿qué decía?
"Manolo mío, Manolo de mis amooores..."
Y en calendas más recientes,
cuando tanto te aclamaban
a tu alrededor las gentes
y todos te echaban flores,
¿qué olvidaste, "presidente"?
¿No te enterabas de nada?
Tan ocupado que estabas
en gastarte, según dicen,
generosa millonada
en reformar y adecuar
(me suena que en La Palmera*)
el palacete elegido
para tu alta dignidad
y tu empaque presumido
de faraón andaluz
-- aunque, al cabo, transitorio --
y ahora no alumbra tu luz:
que tu ámbito no era
vigilar la enredadera...
ni ponerte de verdad
a corregir los desvíos
de tu leal consistorio,
¡venga, tío!

Generaciones futuras
habrán de estudiar tu caso,
tu insólita caradura
y tu flagrante fracaso.

*(Célebre y aristocrática avenida del Parque de María Luisa en Sevilla.)

lunes, 16 de abril de 2018

La normalidad

Consciente de que su carácter lo situaba de forma permanente en LOS antípodas del valor físico y de que era de suyo el paradigma de la hipocondria y de que su umbral del dolor casi no merecía tal nombre, tuvo que someterse al quirófano, al ambiente gélido y sobrecogedor, repleto de instrumentos, artilugios, mecanismos, todos ellos impresionantes y de desconocido propósito y, en su mayor parte, de apariencia temible, con alto predominio del acero inoxidable y los inquietantes diseños.
La espera previa que se prolongó semanas (desde la primera noticia necesaria hasta las casi dos horas ya en la antesala, luego en la camilla de operaciones, bajo la luz múltiple e intensa de los focos) consumió sus de por sí ínfimos arrestos y menos mal que accedieron a colocar una almohada bajo su cabeza durante la intervención.
Las frases de aliento, los gestos de ternura, las bromas deliberadas que, con un fondo supersticioso, procuraban disminuir el mal trago con un humor exagerado y negro, de tinta china Pelikan, a lo largo de la jornada anterior, y de las horas precedentes, se desvanecieron en la última media. Y no tuvo la mente en blanco, sino en un suspendido calderón; en un difuso estupor de íntima soledad.
Ahora, de vuelta a casa, hay distensión, paella, café y besos de Isadora, que viene teniendo el capricho de pedir y comerse el extremo suave del clásico croissant relleno de chocolate...
De vuelta  a casa, la normalidad hace parecer este pasado inmediato como otro sueño incómodo que comienza a desvanecerse.

sábado, 14 de abril de 2018

La comprensión de Vuesas Mercedes

Cuando algunos de los asistentes a la reunión iniciaron la despedida, también él decidió que era hora de irse. Y empezó a inquietarlo el hecho de no encontrar su chaqueta. El anfitrión sugirió que quizá había llegado ya en mangas de camisa, aunque no era lógico, con el tiempo, aún frío, que tenían esos meses.
Sin resolver aquel inconveniente, lo acompañaron al coche y al no recordar dónde lo había aparcado horas atrás, su aprensión y su desasosiego fueron en aumento de forma vertiginosa. Desorientados, increíblemente cesaron en la búsqueda, desistieron.
Luego, recuerda, se encontró remontando los peldaños de aquella sala de cine, sintiendo un pánico creciente porque iba teniendo ya la espantosa certidumbre de haber olvidado su nombre, su identidad.

En eso estaba, en el instante en que un movimiento del adorado tormento que dormía a su lado, lo despertó, recobrando así la realidad con un alivio que Vuesas Mercedes no dejarán de comprender.
Como para eliminar del todo la molestia de esa pesadilla, ahora se ha sentado a escribirla, a conjurarla, mientras el café y las tostadas ajustan un poco su destemplado diapasón y han parado, por ahora, el viento y los aguaceros.

miércoles, 11 de abril de 2018

Mientras Alaya os contempla desde su pirámide

Entre los 300 del paso de las Termópilas y el número similar de "héroes" que florecen en el banquillo andaluz como consecuencia de los ERE y así, los analistas han observado ilusionantes diferencias.
Resumidas las crónicas, tal parece que éstos, frescos numerosísimos, dieron comienzo a esas libidinosas andanzas en 2001. Y como se emplearon a fondo, durante una vistosa ristra de años, se fundieron (con insólita y desmadrada alegría y más o menos indebidamente) 800 milloncetes a repartir con los amigos del taller, fruslería indigna de consideración y cuyas desvaídas explicaciones es posible que no basten a resolver un laberinto que ya se va desmoronando con los previstos trucos de la prescripción del delito y/o la asunción de responsabilidades dizque políticas.
En los lugares de honor de este friso de artistas figuran con méritos indiscutibles Manolo y Pepe, presidentísimos y, a la postre, precursores de nuestra impar Susana, personajes cuyo poderío no cabe negar y cuya incidencia en tan taurinas tardes de apogeo no renunciará a sus antecedentes histórico-literarios del Patio de Monipodio, símil que quizá ya ha salido con anterioridad en este "blog", siempre aquejado de perplejidades y otros ribetes de la decadencia.

En Ochoa, en la Campana o en el Horno de San Buenaventura, merendando entre discretos conciliábulos, los cadíes de nuestra Ixbilia departen y dilucidan cómo han de quedar mejor las conclusiones: ¿como torrija espesa, tierna y melosa, o como soluble, delicado e inconsistente azucarillo?

martes, 10 de abril de 2018

Rimas desde el porche y arenga final

Con breves intervalos de receso
prosigue el temporal. Tiene el gramón,
traspasado de agua con exceso,
un punto de incipiente inundación.
Los geranios, con sus tronchados tallos, 
en los dos macetones de la entrada,
ya están dudando si llegando mayo
podrán sobrevivir a esta andanada;
al loco viento que esta temporada
agita con furiosas bofetadas
las plantas demediadas del jardín:
el pittosporum de cuyos detritus
hago acopio diario con la escoba;
y los cientos de hojas que del ficus
se van cayendo en cadencia sin fin
mientras que la esterlicia hace corcovas. 
El jazminero azul y los hibiscos
no sobrellevan bien estos mordiscos
que da el clima, tan desacostumbrado
en esta primavera
que parece un invierno trasnochado...

En fin, sillón, lectura,
¿hábitos sedentarios y gordura?
Si el tiempo, de momento, no acompaña,
entre truenos y estrenos...
¡Todo sea por los pantanos, llenos,
y por el Rey, por Dios y por España!

lunes, 9 de abril de 2018

Nevada y retablo de primavera

Cifuentes se tambalea
entre la urdimbre confusa
de una mal jugada baza
que tiene todas las trazas
de una superflua chapuza
que, oportuna, desmenuza
con encono la platea.
¿Qué necesidad había
de más lustre aparentar?
Metiéndote en tal porfía,
¿llegaremos a aclarar
los detalles, la leyenda,
la trastienda
de tamañas componendas?

Se nos pudren las manzanas
en casi todas las cestas;
y mientras cada semana
en España hay una fiesta,
"los jefes", siempre a lo suyo
y nosotros, contemplando
-- avive el seso y despierte --
cuántos pasarán al trullo.
Que en este burla, burlando,
y por el Valle del Jerte
van los cerezos en flor
y se retrasa el calor.

domingo, 8 de abril de 2018

Los amores cortados

Las personas humanas que en estos días asistan al estreno de "Inmersión", seguramente no tendrán dificultades en encontrar una nueva confirmación de las diferencias existentes entre el cine de su director y el de otros "colegas" como Santiago Segura y así.
La película de ahora (que no pillará desprevenidos a los espectadores que conserven memoria de las recetas de Wenders, desde las salas de arte y ensayo, los programas y cineclubs "de culto" y otras maduras profundidades), deja un sabor de boca agridulce, cuyo final Ud. se está temiendo que llegue. Y llega.
Trunca, fina, delicada historia de amor que -- azares del Destino -- a punto está de seguir cuando el chico se ofrece a dar la vuelta. Luego, la barbarie del fanatismo, del terrorismo y de los demás sucios "ismos", con su carga de primitivas ignorancias y salvajadas, ya se encargará del asunto y de que nos hagamos una ilusión, remotísima, para el sueño de la otra vida.
La resistente firmeza del protagonista, la angustia desolada y sin solución de la chica, nos transmiten una cadencia, una honda y doliente sensación (siempre duelen los amores cortados) como para tascar de qué puede ir el cine, mientras que las tonterías son otra cosa, ¿verdad?  

sábado, 7 de abril de 2018

La buena digestión

Los cambios y las reformas, incluso cuando son, o sólo lo parecen, necesarios (que también hay mucho antojo bobo con esto), no siempre funcionan, o desde luego resultan oportunos. Y más valdría que se llevasen a cabo, en todo caso, sin precipitaciones ni ansias presurosas.
Lo cual que el carácter dominante y el sesgo de que "se va a notar que he llegado yo", pueden sonar impertinentes y acaso impidan la buena digestión que -- también a ti: sobre todo, a ti -- convendría.
Y como es notorio que el patio no está precisamente para más incendios, si te tomas el tiempo, y los modos, a lo mejor terminamos asumiéndote y poniéndole algo de cortés vaselina a esa decisión tuya de pastar en prau ajeno.
Porque el patrimonio de la crianza no debe, en este especial caso, estar regido mayormente por lo que pueden ser tus criterios personalísimos, tus destemplanzas sin aclimatar y tus ínfulas de gobierno en otra ínsula Barataria.
Y porque las perspectivas reales seguramente exceden en futuro a la esquizofrenia y el ejemplo discutible que vas dando a esas rubitas, que bastante embarque tienen ya con lo que les ha caído encima

viernes, 6 de abril de 2018

¿Qué se hace con las armas?

El marrón consiste en que los criminales,  fueraparte de ser lo peor de cada casa, resultan por lo general más numerosos que los policías y se presentan primero. Así que cuando se comete el delito y los agredidos dan el aviso, piden socorro, etc., los agentes llegan "a los vivas" o así.
Por otra parte, las posibles actuaciones de prevención tampoco podrían ser "mano de santo". Y ahí es donde se organiza la polémica de las armas, que en USA tiene cualquiera y que los ciudadanos están autorizados a usar en legítima defensa, concepto muy discutido por estos pagos: como que si Ud. repele a los asaltantes, asesinos y similares con determinada contundencia, todavía le puede (por asombroso que parezca) "caer la del pulpo".
Con este asunto, Bruce plantea en "El justiciero" cómo comportarse, en la opción que podríamos llamar activa. Sobradamente profesional, amplio de convincentes recursos y expresión, con facilidad pone al espectador de su parte, mientras la casi jubilosa naturalidad de la tienda expendedora no va exenta de humor; y la Shue, en su corto papel, nos hace sentir de nuevo el demoledor transcurso del tiempo, trocada ya su relativamente inocente lozanía de "Cocktail" y su turbadora sensualidad de "Seducción letal" en un trasunto de "estos Fabio, ay dolor...".

jueves, 5 de abril de 2018

Para un 5 de abril

Un recuerdo gustoso: entre la brisa,
los finos cascabeles de tu risa;
el brillo movedizo
en el entero encanto de tus rizos.

Hoy que bajo a la playa
(bueno, del todo no,
tan sólo hasta la valla),
observo a un padre que se da un paseo
con su niña en los brazos.
Y me parece demasiado escaso
el tiempo nuestro. Puede que te suene
algo nostálgico. No importa, Irene:
son las hojas de acanto
en este madrigal para tu santo.

"Ponme un moflete", te diré al regreso,
para darte unos besos.
Y en vez de "margaritas"
(que al presente las tengo tan proscritas)
te invitaré a un Nespresso
acompañado de unas almendritas.

miércoles, 4 de abril de 2018

Descoyuntada y cubista, es la feria separatista

En el guiñol del Parlament 
hacen el indio en catalán;
desquiciado, el señor Torrent
insiste en su "ranrrataplán".
Y en su ridículo jardín,
sembrado de triquiñuelas,
la farsa jode a la población
mucho más que un dolor de muelas.

Las mesnadas, encabronadas,
dan por saco en las carreteras,
y el vandalismo, por las calles,
se engolfa en sus malas maneras.
Son los "hooligans" del procés,
azuzados y fanáticos,
que no els importa res:
sólo su tema antipático.
Y que, cansinos "cum laude",
no cejan en el empeño,
violentos, frunciendo el ceño,
tercos dolosos del fraude.
Que para nada son "sonrientes"
ni ese endemoniado rollo
ni el meollo del embrollo
ni los manejos de tal gente.

Cataluña:
añorando lo que eras antes,
y en voluntario remojo,
escribo estos "versos cojos",
jocundos, grotescos, saltantes. 

martes, 3 de abril de 2018

La frase y el desafío

No es un yantar casero, son manjares
los que tus manos primorosamente
elaboran con arte en la cocina
a un tiempo contundente, amable y fina.
Me viene a la cabeza
esa frase feliz y pertinente
que todos conocemos y en cursiva
quiero que conste aquí, esta sobremesa,
consecuente y a modo de misiva:

"HOY HE COMIDO COMO UN REY". Acaso
los republicanotes, en su ocaso
y en sus presidios, soñarán con esto.
¡Qué le vamos a hacer! Mi manifiesto,
en estos tiempos de tanto trastorno
y personajes asendereados,
corona con un noble mantecado
y un café de Isadora (la gentil
esquiadora de guapas caderas),
los pescados al horno, las soperas
de cocido glorioso y aromado
y otras recetas mil.

Y que nadie se atreva a sostener
que la verdad que ostenta mi divisa
no es tajante ni cierta.
Si con torpeza o prisa
algún felón inserta
su pueril desacuerdo o lo que haya...
¡¡que luego se disponga
a entrar conmigo en desigual batalla!!

lunes, 2 de abril de 2018

El prodigio y sus vericuetos

Era tanta tendencia al "bricolaje"
la que Lady Taladro incorporaba
que hasta los bajos de los pantalones
que en alguna ocasión rectificaba,
tan firme en el empeño,
con algún martillazo de diseño,
propinado en sazón, los amoldaba.

Y la he visto desentrañar misterios
de cuestiones mecánicas de alcance
con una inspiración en la mirada
determinada a resolver el trance.

La sorpresa que permanentemente
el tímido Hipocampo experimenta
es larga de contar y ciertamente
incluye otras facetas y herramientas;
y deleites secretos en la sombra
de otros detalles que este "blog" no nombra.

viernes, 30 de marzo de 2018

Taller

En los selectos círculos de la alta costura, se ha celebrado profusamente la reciente incorporación de un nuevo taller que ha causado general asombro por sus innovadoras líneas de diseño, producción y artesanal acabado.
Sito en un local de extraordinarias condiciones de luminosidad y, para mayor aumento del estro creativo, encarado a la Mar Océana de Andalucía, van surgiendo de sus instalaciones una variedad de conceptos, una singular debilidad por las más vanguardistas tendencias y por imaginativas personalizaciones que, en poco tiempo, harán sin duda de este taller uno de los más requeridos y prestigiosos dentro de la categoría superior del ramo.
La Dirección de Empresa, exigente y perfeccionista, ya ha dado comienzo a los contactos internacionales correspondientes para su debut y acceso preferencial a las Grandes Pasarelas, los Esmerados Simposios y los Certámenes de alto nivel que en breve se verán frecuentados, y afirmamos que realzados, por los finos artículos que salen ya de sus inminentes lanzamientos.

martes, 27 de marzo de 2018

Las conductas y sus nombres

A lo mejor resulta que llamar asilvestrado a vuestro asunto queda inmerecidamente fino.
A lo mejor resulta que el vandalismo precariamente recubierto de torpes y abusones barnices políticos tiene apropiada definición y exacta nomenclatura en el Código Penal.
Quienes somos meros aficionados a las palabras, con la imaginación sugeriríamos extorsión, quizá chantaje, acaso conductas violentas características de gángsters sin Chicago.
Habrá que ver en qué momento os embiste (o no) esa policía meliflua, tierna, considerada y tibia, que se diría que ¿ampara, bendice, consiente, es comprensiva? con vuestras salvajes gamberradas.
O en qué momento la exasperación de los injustamente perjudicados os echa encima el primer camión de gran tonelaje. Total, desgracia por desgracia...

domingo, 25 de marzo de 2018

Sarna con gusto...

El público separatista de la región catalana aireó  cumplidamente su frustración y su cabreo al ir comprobando que los objetivos que sus tramposos cabecillas habían prometido se van volviendo inalcanzables.
Quizá no haya que descartar algo de ingenua ignorancia y de temeraria inmadurez entre los ingredientes de ese comportamiento; porque el redomado cinismo de la camarilla dirigente (embozando en retórica y tontos oropeles las consignas oportunas para lograr el mangoneo absoluto que iba a garantizar la ocultación y la impunidad de sus gigantescas chorizadas) supo desde luego sembrar una engañosa apariencia de posibilidades "disney" y fingir un camino de rosas, ahora envenenadas, a base de agitación, propaganda falsa y sostenido fomento de egoísmos y rencores, de todo menos sanos.
Ahora, los más visibles figurones del desaguisado van pasando por los filtros de la LEY que debe controlarnos a todos; no de esas leyes caseras que redacta a la medida de sus antojos el puñado de frescos tunantes a los que el público que decimos, intoxicado y estafado, encrespado de modos, sale a defender con obcecación y a pesar de los pesares.
Y es que sarna con gusto... 

sábado, 24 de marzo de 2018

Villadiego

Dicen que a Marta Rovira
le da "yuyu" la Justicia.
Conque ha salido de naja
trasponiendo sus hechuras,
las mañas de su baraja
y su genio y su figura
a un solar más bien distante
antes que le echen el guante.
¡Qué valiente torería
tras de tanta algarabía!

Nunca pensamos de ti,
con todo lo que largabas,
que te largaras así;
ni que estabas dando el pego
y, si cambiaban las tornas,
tomar las de villadiego
iba a ser tu sola norma.

Así que vamos a ver,
heroina de plastilina:
¿mucho hablar y poco hacer?
¿Dónde quedó tu pancarta
de rayada cartulina?
Dínos, Marta.

viernes, 23 de marzo de 2018

El Bufón Verdadero visita al emperador falso

Así ocurrió: en esa ciudad de tan resonantes timbres e históricos, casi legendarios, sucesos, fue a interpelarte, llamándote con afectuosa burla Carlitos.
Con la puesta en escena de guiñol, con la experimentada sabiduría de veterano profesional de la farándula que (tantas décadas) hacen de él uno de nuestros más visibles mixtificadores y referentes del espectáculo.
Y, qué lástima, no te encontrabas ahí, en tu enhiesta y nada adusta mansión, móvil y transhumante fantasma, que llevas la nueva de tu desvarío solemnísimo y desacreditadísimo, pero asaz indesmayable, por los predios más diversos de esta Europa nuestra, todavía susceptible de asombro ante las hipérboles de Hispania, aquella diferente que en inglés pregonaba el gallego renqueante y atropellado de dicción que los anales conocieron -- y nombran -- como Fraga Iribarne.

En el civilizado y un poco demasiado frío parque enfrente de tu cuartel de invierno (y nunca mejor dicho), la pequeña carpa resplandecía de sátiras, de sobreentendidos y de intención iconoclasta, esa intención que terminará de derribarte, escombro penoso y sansirolé, envanecido de pamplinas y desvaneciente de realidades, memo farsante inoportuno, oh, tú, "tronco", triturado en tu propio triclinio de mendaces trigonometrías. 

miércoles, 21 de marzo de 2018

Estrenos

En verdad que no era un impulso que pudiese llamarse nuevo. Pero esta vez, la repentina inspiración incorporaba un cálido y dulce matiz a la decisión.
El gesto sí fue el de otras ocasiones: la tomó de la mano y le dijo
-- Ven conmigo. 
La intuición clásica y la mirada directa que le lanzaron los ojos de ella, con un principio ya de complacida risa, no dejaban en el aire ninguna duda.
Así que se quitaron a medias la ropa y procedieron a un estrenado amor de chaise-longue. Y el día prosiguió, luminoso, a pesar del aguacero de esa tarde, camino de las compras.

sábado, 17 de marzo de 2018

Actividades durante la borrasca

Sin el concurso de Lady Taladro
y su considerable asesoría
(ya demostrada con sables y cuadros),
de todo punto imposible fuera
salir de la notable enredadera
en que se convirtió esa estantería
que, tras debates densos y floridos,
ha quedado instalada en la cocina
de forma más durable que interina,
para cumplir diversos cometidos.

Como, fijo, ya todos conocemos
de trepidantes lides anteriores,
más que notoriamente son traidores
y en extremo blasfemos,
los manuales que en el "bricolaje"
nos hacen divagar
en las olas de un proceloso mar
o en las selvas tupidas de un viaje
por esos prolongados laberintos
de la más deprimente incomprensión:
alerta, los instintos,
procedemos a la interpretación
de esos planos falsarios y piratas,
de esas piezas extrañas que no encajan, 
tremendamente ingratas
-- una vez que han salido de la caja --
y tornillos y tuercas y alcayatas...

En fin, para dar fin a este relato
terminaré estas rimas de inmediato;
glorioso fue el final de la batalla
y ornamental cual valenciana falla.

jueves, 15 de marzo de 2018

Una turbia resaca

El espeluznante asesinato del niño Gabriel nos deja sin aliento.
Pero el espectáculo truculento que la televisión ha montado con el infame suceso, exprimiendo al máximo la noticia, desarrollándola con innecesario exceso de detalles y con insistencia de hartazgo, comunicando al público pormenores morbosos que quizá deberían estar disponibles sólo para jueces, policías e investigadores, es verdaderamente impresentable.
La información no tiene por qué desparramarse gratuitamente, escudada en pretextos cuyos últimos resortes están asquerosamente conectados con la captura competitiva y sin escrúpulos de "las audiencias", sostén indispensable para que siga entrando el dinero de la publicidad, de los anuncios que pagan toda la feria.
Una consecuencia visible de ese encarnizado encizañamiento tampoco tiene disculpa: la gente rabiosa que vocifera sus gritos y evidencia con gestos de linchamiento sus ansias bárbaras de venganza.
Todo ese jaleo que degrada y menoscaba la intrínseca gravedad del hecho y la sobriedad y el respeto que debería merecer.

martes, 13 de marzo de 2018

El pueblo soberano

Seguro que las manifestaciones
plantean con razón esos motivos
que en todo ese incesante tiovivo
exigen permanentes revisiones:
mujeres, pensionistas, funcionarios,
reformas necesarias, a diario.

(Suscribe los acuerdos el Gobierno,
 buena cara al mal tiempo de este invierno.)

Luego del entusiasmo, 
habrá que ver con la calculadora
a cuánto asciende el pasmo,
señores y señoras,
con qué se paga esto.
Yo me pregunto cuándo
nos dirán que nos suben los impuestos.
Que desde luego lo que nunca tocan
serán siempre sus chollos y bicocas,
los mandamases del color que sean,
que no bailan jamás con la más fea
y lo predican todo sin dar trigo.
(Habrá que encomendarse a San Rodrigo.)

lunes, 12 de marzo de 2018

Unos espías nebulosos

Desconocemos las ocultas intenciones de quien ha rematado (literalmente) la densa y pasmada carnalidad de Jennifer con ese flequillo más rancio que rígido; como no sea que se tratara de poner en entredicho el garbo ¿discutible? de las espías rusas.
En todo caso, como ya sabemos que los espías en general son malos, malísimos, mucho peor si sus labores se duplican, triplican y cuadriplican hasta superponerle tal espesor a la trama que podemos perdernos en el sordo abismo de la incomprensión, mientras las traiciones y las delaciones y las torturas se prodigan con ancha y espectacular generosidad y Ud. sale del cine con la turbia sospecha de que "Gorrión rojo", con sus academias de "entrenamiento" sadomasoquista y espantosa manipulación, es una "peli" que no termina de explicarse ni siquiera cuando lo intenta.
Puede que valga para resaltar lo sórdido y abyecto de según qué gente y para generar en los espectadores una incomodidad considerable.
Volvía a llover, a la salida. Dicen que los gaditanos ya se están preparando para el advenimiento de una mutación que incluirá como rasgo distintivo la génesis gradual de branquias, al modo de las que adornaban a Kevin Costner en alguna de sus más legendarias caracterizaciones.

domingo, 11 de marzo de 2018

Líderes de cuidado

De sismógrafo o electrocardiograma,
con un rotulador de trazo grueso,
El Presidente firma sus decretos
dando lugar a este casi epigrama.

Enérgicos los picos,
las líneas decididas y potentes,
a este señor orondo y prominente
-- por sus negocios, rico
y el rubio pelo, un pelín estridente --
se le ha encrespado en otro continente
un rechinante y joven oponente,
redondito también y con misiles
cuya amenaza exhibe en los desfiles
-- oriental antigualla --
entre condecorados generales
de uniformes cargados de medallas
en grandes cantidades industriales.

Aparatosos ambos, ya veremos
en qué temible conflicto supremo
nos meten sus matones desafíos;
en qué rumba de bala y cornetín,
en qué loco jardín
nos mete el desatino de estos tíos.

(Ahora salen con que están estudiando
posible reunión de entendimiento;
veremos en qué queda ese argumento
y mientras tanto, que les vayan dando.)

sábado, 10 de marzo de 2018

La entonación en el habla

Si los gestores del último film sobre Pablo Escobar pretenden estrenarlo en Colombia sin haber tenido la prudencia de eliminar todo ese sonido de "español peninsular" que inunda y lastra esta versión, la rechifla escandalizada y estruendosa del público paisa allá (y del cachaco y del costeño, etc.) resonará en el ámbito entero de las salas de cine de Hispanoamérica.
Y no disminuye ese ridículo el empeño de incluir giros y términos de color local que subrayan una artificialidad capaz de hundir toda la producción.
Por lo demás, el figurón del narcotraficante ya va estando manoseado y sus burdas pretensiones de bandolero justiciero, pasado el tiempo, a poca gente seducen con la impresentable admiración hacia el verdugo zafio y brutal que debió ser, por muchas voluntades que comprasen sus infames manejos y sus asesinatos, sus demagogias populistas y su retórica de compadrito.
Lo grave del asunto es el daño astronómico que el poder omnímodo de drogas+dinero hizo y sigue haciendo, y que entonces invadió sin límites los circuitos más fundamentales de una nación en la que parecía que todos debían favores a su más notorio delincuente.
Penélope da el tipo de acicalamiento afectado y vanidoso, prepotente y finalmente "florero" en peligro, propio de aquellas movidas y latitudes. Javier, con su barriga desatada y su ya contable especialización en maleantes y gentuza siniestra, también funciona si le restamos las "ces", las "zetas", el "vosotros" y todo lo demás.  

viernes, 9 de marzo de 2018

El botiquín

Aunque, de manera esporádica, otros intervinientes procesionan en mi personal séquito, los dos edecanes que más figuran en él son el ESPIDIFEN* (del que alguna mención tenemos hecha ya) y el FRENADOL, ambos diversos en sabor y afines en su relativa y algo tímida efervescencia. Para su singular disolución, a veces empleo agua mineral con gas (que ayudaría a compensar esa debilidad de carácter) vertida en un vaso que con nostalgia sarcástica reza MARTINI.
Lejos queda ya aquel traidor REDOXON, cuya frecuentación extrema me produjo, años atrás, una serie de cólicos nefríticos y que, una vez descubierta su alevosa insidia y su sedición perversísima, fue desterrado con todos los "deshonores".
Bien es verdad que los primeros han compartido en la última década las responsabilidades inherentes a su cometido con el ATACAND; y que, otrosí, dieron cortés y hasta galante acogida a la SIMVASTATINA*, que es la única chica en la comitiva vigente.
Entre todos, y con el concurso admirable de los que se espera que irán incorporándose, vamos haciendo camino al andar, un itinerario que ahora me hace recordar títulos de canciones: "The long and winding road", "Bridge over troubled water" y otras. O lo que en algunas prisiones USA llaman el Corredor, etc., que nuestro clásico glosaba antaño con lo de "Recuerde el alma dormida..." etc.

* Sobre la ortografía correspondiente, existen discrepancias de interpretación en las sesudas ágoras que en esas delicadas delicias diluyen sus diletantes delirios (¿"se" fijáis?). Los más latinos suelen injertar alguna Y griega o alguna S líquida; y son de inmediato tachados de lirismo arcaizante y veleidoso por los de escuelas materialistas que propugnan, pedestres paranoicos del pragmatismo (otra vez), las ventajas de la inmediatez y la funcionalidad.
En numerosas sesiones bizantinas se han encrespado las controversias al respecto y surgen ya movimientos antisistema que abominan con virulencia de esas dos líneas maestras de la ortodoxia, a las que califican como paradigmas de decadencia, obsoletas y despreciables señales residuales y ancestrales (ya digo) de una civilización que irremediablemente se extingue.
De forma periódica, todo ese tumulto académico resuena en los oídos del público, torturados ya en exceso por los programas de insolente mixtificación musical que la televisión, con frecuencia tosca y desdeñosa del arte, incluye dentro de sus habitualmente deformantes y torpes iniciativas.
 

jueves, 8 de marzo de 2018

Tanques y mequetrefes

Nada extraño es, Rogelio, que como vuestra facción lleva demasiados, y lamentables, años acostumbrada a la mansedumbre que con intimidación ha impuesto a los ciudadanos verdaderamente pacíficos, te tome por sorpresa que los rotundos empresarios germanos te canten las cuarenta, con una destemplanza menor, fíjate, que la que mereces. Porque reclamar respeto, gente como tú, ufana de desobedecer las leyes con la contumacia de los forajidos, no es más que otra de las muestras de cinismo que subrayan tus gestos de desabrimiento, contrariedad y ridícula soberbia consternada.
Ante el chaparrón que se te venía encima, parecías el patético títere de guiñol que los feriantes dejan roto en el contenedor de la esquina, cuando se marchan en sus caravanas al siguiente pueblo.
Tú empina la barba, y enarca la ceja, y reitera los mohínes y el lacito amarillo, cómo no; pero te vas a estrellar contra la realidad de granito que el mero sentido común te irá poniendo por delante.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Eco de actualidad II: En la ceremonia de los OSCAR

Tantas reparaciones han tenido
tu estructural andamio y tu figura
que me sentí incapaz de distinguir
tu rostro en ese rastro de imposturas.
Decir que el cirujano te ha compuesto
con la hebra larga de La Marimocos
es quedarse muy corto en todo esto,
es decir poca cosa y más bien poco.

No te reconocía hasta que oí
que tu nombre de siempre pronunciaban,
porque algún milagroso bisturí
tus facciones de antaño transformaba;
y el leve e inseguro tambaleo
con el que, cauta, allí te sostenías
en tu blanco vestido, era un mareo
de tu ya desFONDAda lozanía.

Hipocampo: ¿Qué fue de tu energía?
Jane: Lo que queda del tiempo y de su espuma.
H: ¿De toda aquella ilustre dinastía?
J: Apenas una bruma...

martes, 6 de marzo de 2018

Coplilla inaugural, al modo castizo

La actualidad se mueve
con un rápido paso, ligero y breve.
A veces, si la pillas de carambola,
te da un furtivo beso; otras, ni eso.
Si después queda un eco,
del mantoncillo tiene sólo los flecos.

Eco de actualidad I: Anécdota turgente en las elecciones italianas. 

No creo que don Silvio Berlusconi
se asuste, a estas alturas, con tu gesto
que, reconócelo, es un poco "choni"
y, como de costumbre, descompuesto.
Pero se dio la vuelta de inmediato
para evitar la foto que querías;
que eran, en la porfía,
muy poco cascabel "pa" tanto gato
tu sindicato y sus alegorías.

Al aire tremolando la pechera,
las chicas Femen dan su manifiesto,
mas es posible que con tal bandera
-- el mundo, por montera --
el objetivo quede mal expuesto.

¿Son de rigor tamaños arrebatos,
un pelín alejados del recato,
para considerar vuestras protestas?
Tanto graffiti en el desnudo torso,
¿no será bucanero inconveniente
o pirático y corso?

No servirá si en tan altas señales
os toman por bacantes garbanzales;
ni que vuestra razón sólo defienda
la sola sinrazón de una contienda
que se erige con vuestros pectorales.