viernes, 22 de septiembre de 2017

Uno de esos

Como de un faro en lo alto
de algún acantilado solitario;
de un serio gabinete
con sabios diseñando calendarios;
de ermita ensimismada
en simples oraciones de breviario;
de Biblioteca grave,
de absortos estudiosos y lectores
y pendolistas finos,
miniando lo profano y lo divino;
de Camposanto anclado
en el medio del campo, con las flores:

Hay un silencio de esos,
cuando regreso
a la casa sin ti. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Opciones de la interpretación

De siglo en siglo, raptos repentinos de inspiración iconoclasta producen el fenómeno de la eliminación profusa de trastos y enseres de índole casera que proliferan en las estanterías del olvido y el desuso: platos, tazas, soperas, vasos de vidrio coloreado, quizá tengan aprecio y nueva proyección en la vida de los mozos de una generación nueva, transhumante y provisional cuyos objetivos incluyan la confección laboriosa, a veces discontinua y siempre aventurada de ajuares futuros y otrosíes.
Desde las plateadas playas del Sur, caravanas corsarias de cosarios trasladan en ocasiones estas muestras del devenir humano para que, transfiguradas, traspuestas en un trasunto de metamorfosis o metafórica reencarnación, cursen su renovada e impredecible existencia en órbitas diversas y elusivas.
-- Y te creerás que te interpretamos en recto sentido...
-- Porque la escritura tiene también vetas de adivinanza caprichosa; del entretenimiento que concede la pirotecnia gratuita y juguetona de las palabras.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

De antiguos líderes y conductores

Del profundo pilar que quisieron representar en China las lentas dinastías hasta llegar al Último Emperador, hubo uno de ellos a quien el pueblo ensimismado e inacabable llamó Tachán, que fue, sobre algunos otros, célebre por sus arduos laberintos transparentes que, a modo de celdillas de panal de abejas, suscitaron en el tiempo de su gobierno la admiración de las gentes que los visitaban y cuyas alabanzas han perdurado hasta nuestros menguados días.
Pródigo y laborioso, nuestro Tachán fue impulsor de las artes minuciosas de la tinta y el fino pincel sobre seda y papel de arroz y, por otra parte, de prosaicas y funcionales investigaciones científicas, aunque algunos de sus detractores lo tildaron de sospechoso de prácticas de ocultismo y brujería, y de sembrar la discordia y la animadversión enconadísima entre sus ministros y edecanes, con el propósito de menoscabar su poder e influencia que él quería reservar para sí de modo absoluto e inapelable.
A su muerte, los diseños originales de sus obras parsimoniosas y los manuscritos que defendían su pensamiento, hermético y nebuloso, fueron sin misericordia dados a la hoguera.

martes, 19 de septiembre de 2017

Epístola moral a Pablo

Me ha estremecido, Pablo, ese rumor
que corre como ágil riachuelo
según el cual se acabó el caramelo
de tu desvelo idílico y tu amor.
Por descontado que el temperamento
que esa "ex-parienta" tuya va exhibiendo
es bastante señal y es escarmiento
para que, entre tus huestes,
cunda el ruido y cunda el estruendo.

Me hago cruces, me llevan los demonios
con tal noticia y tan singular caso:
¿otro sentimental nuevo fracaso
y otra vez sin llegar al matrimonio?
¿Y cómo dejaremos el Destino
en manos de galán tan inestable
que más parece un punto filipino,
corniveleto, en términos taurinos,
por mucho que él se sienta indispensable,
tanto que aspira a ser de la Moncloa
un durable inquilino,
siendo más bien una constrictor boa?

Pablo del alma, de mis entretelas:
los tortolitos que -- cinco millones --
has cautivado como clientela
quizá no aprueben tus indecisiones.
¿Tanta novela avala
a este "varón insigne"
que se postula nuestro centinela?

lunes, 18 de septiembre de 2017

Vericuetos y vicisitudes

Del ansia de escribir de lo que sea
cuando no me visitan las ideas
va el "blog" de hoy. Dirán Vuesas Mercedes
que, de un tiempo a esta parte, no aparezco
con la frecuencia que otrora solía.
Y reconozco que, aunque nunca adrede,
me dejo ir como no debería.

¿Son cosas de la edad, son del oficio
inevitables gajes?¿Son indicio
de playera ataraxia veraniega?
¿Acaso la refriega
del trepidante y firme bricolaje
que invade con denuedo estos parajes
ha ocupado mi mente inconsistente
extraviando el verso y el lenguaje?
¿Esta epopeya de libertinaje
de vericuetos y vicisitudes
es la actual versión de un abordaje
morigerado y pulcro de virtudes?

Preclaros precedentes me disculpan:
"Un soneto me manda hacer Violante..."
Que he dejado a Juanito Caminante
y, alternativo, me atengo al sextante
de los zumos con pulpa. 

viernes, 15 de septiembre de 2017

Convendría renovar la moqueta de los vestíbulos

Dependiendo del caso, y si tenemos en cuenta esa carita de aventurero, hombre de acción semicanalla y galán relativo, o sea, de chulito versátil, a Tom Cruise le van dando papeles en el cine para su mayor y más fantasioso lucimiento, aunque por lo general echamos en falta un cierto grado de convicción, de ese fondo que nunca está ausente de, por ejemplo, Al Pacino o Robert de Niro, por no hacer larga la lista, y con los que no cabe comparación, claro.
Con lo cual, en "El traficante", repite más o menos lo de siempre, dentro de un argumento que con profusión tira del sustancioso asunto del narcotráfico y la grandísima escala, la dimensión internacional que desarrolló en unos años de prodigio, encumbrando como leyendas del delito a Ochoa, Escobar y Lehder, entre otros destacados capos. Los tiempos gloriosos del cartel de Medellín (la gente decía cartel, como si de una tarde de toros se tratase; me da que la confundida pronunciación yanqui es la que ha dado origen al extendido cártel que los muchos y más súbditos del imperio han terminado por adoptar con las clásicas fruición y sumisión). 
En fin, que Tom mantiene su discutible marca y su cartel; pero con menos honor que el Profidén y el Colgate.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Serenatas

Las tenebrosas armaduras medievales que defienden el cuerpo de los grillos (¿el exoesqueleto, que dice Sheldon?) muestran su resplandor negro entre el gramón, como cada vez que el otoño otra vez viene de camino. Trovadores desdeñados deben ser, porque su serenata no se extingue a lo largo de la noche, que eso es señal de canción sin éxito, de conquistas fallidas de las cuales me parece haber escrito ya por aquí.
Al regar, saltan huyendo del agua abundante y fina, abierta en abanico, como si fuese otra versión de la esterlicia que se adueña del rincón en el arriate, buen arrimo entre la casa, contra el levante y los otros vientos de la tierra y del mar.
Como si fuese la legendaria cabellera de Berenice; o como el sedoso tapiz cobrizo y rizado que compone el armonioso marco para el rostro de mi Isadora particular: la que durante el sueño no se da cuenta de que inicia, brazos en alto arco, su danza elegante y secreta. 

martes, 12 de septiembre de 2017

Los virtuosos de la escatología

Comprendidos  en el ancho catálogo de la especie que con generosidad llamamos humana, se encuentran los individuos a cuya inverosímil categoría alude el epígrafe de hoy.
En ocasiones, los tratadistas se refieren a ellos en forma críptica, sosteniendo un remoto vínculo que los ennobleciera de metáforas y greguerías, aunque tales discutidas similitudes siembren la desazón, el desaliento y el desacuerdo entre los discípulos, los émulos y los admiradores más fervorosos del genial Ramón. No obstante, hay un considerable fundamento estadístico que avala su existencia y una evidente dimensión y logros que haríamos mal en negar.
Con su peculiar y simbólica nomenclatura, su "argot" y sus congresos periódicos donde se analiza la evolución del colectivo y donde se perfilan las sabias directrices de su discurso, los tramos felices de sus teorías y la influencia pública de sus enseñanzas, no cabe sin desdoro omitir a esta ilustrada minoría a la que, por un prurito democrático, debemos dar su sitio y facilitar canales para la cabal expresión de su ideología y métodos. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

La "estrella" de la "cadena"

Ufanándote de tu insuperable vulgaridad, con la condición patética que tu inmerecido éxito "mediático" te ha concedido (que ya sabemos cómo respira la masa), se ensanchan tus muy retocadas facciones en un gesto de postiza prepotencia, de autocomplacencia satisfecha, por demás ajena a tu verdadera y escasa estatura de persona y aun de personaje.
Una y otra vez, si por alguna razón volvemos a encontrar el padecimiento de tus públicas inconsecuencias, tus exabruptos y tus destemplanzas, nos afirmamos en la conclusión de que anda el mundo al revés y en la apreciación de que sólo (advertid el clásico acento ortográfico de cuando la decencia y el buen tono eran cualidades respetadas y encomiables) el rencor y el despecho te hacen revolverte contra los desdenes de tu toreador, muy harto ya seguramente de tus peroratas de lo que la gente "bien" siempre calificó de verdulera, aunque ahora campe el disimulón encogimiento por mor de la elusiva corrección política, cuando tánto se echa de menos la corrección poética, véase tu ejemplo.
Mofándose de ti, tus palmeros te apodan princesa, por más que sólo seas una farota histérica y vociferante.

martes, 5 de septiembre de 2017

Plata y marfil

Se despertó temprano y estaba ahí, enfrente, iluminando con su magia esa anchura del mar, rizada plata.
El desvelado reanudó la lectura de Foxá y luego, sobre las siete y media, cuando apagaron la eléctrica comparsa artificial de las farolas, ella había cambiado ya de color y era la redonda y perfecta medalla de marfil encendido que iba cayendo camuflada por las plantas del jardín, hasta perderse por el horizonte en un pálido resto de luz que se disuelve en las aguas ya verdes y volverá mañana, si Dios quiere.
¡Qué hermosura de luna, ahora por septiembre!

Divide y vencerás

Para poner en práctica la comprobada y funesta eficacia de esa máxima, no son necesarias la inteligencia ni la decencia, ni la nobleza ni la buena intención. Por el contrario, son los intereses desatados de los carroñeros y de los ambiciosos sin escrúpulos los que con más energía procuran que ese viento malicioso sople a su favor.
Así que aprovechando el posible mal rollo latente en el personal (egoísmo, insolidaridad, desidias e indiferencias de la inercia) no había más que resembrar y abonar a fondo las envidias, los rencores, los complejos y toda esa infecta morralla, para lograr que, contra la unión que hace la fuerza, se instalara el virus de la desunión, el germen que, al debilitarnos, nos vuelve presa fácil de las diversas mafias políticas con su insaciable estela de abusos y expolio de los ciudadanos; con toda su deriva previsible hacia un rancio y anacrónico remedo de los peores enfrentamientos tribales.
El planteamiento de las Autonomías, vicioso de suyo, chorrea una podredumbre carísima que la maraña de los "beneficiados" y las "beneficiadas" va a prolongar hasta la ruina de la Nación.
Igual es ésa la gentuza que nos merecemos. ¿Qué?

lunes, 4 de septiembre de 2017

El tiempo que se nos pasa

Con cierto grado de excentricidad que algunos observadores exigentes calificarían de frívola, en ocasiones tendemos a establecer el cómputo de los años basándonos en las "desbandadas", término sugerente y en parte descriptivo que, contra lo que parecer pudiere, no hemos tomado de manera precisa de los informes que nos hacen llegar con puntualidad irregular y dispersa los notables integrantes de la rociera Hermandad del Laberinto Sutil, con sedes en Zahara de los Atunes y en Baracaldo, entre cuyas actividades menores se encuentra el confuso análisis de las migraciones veraniegas que tantos tortuosos trastornos originan en el litoral, cuando escudriñamos sus tercas y temibles teorías totalmente tributarias de las actitudes cívicas más desventuradas y deprimentes, si bien su componente proletario nos lleva a reflexiones sobre la lastimosa condición humana, la fugacidad e inutilidad esencial de nuestras vidas y la arbitrariedad con la que los vientos cambiantes hacen volar las sombrillas, etc...
-- ¿A dónde quieres ir a parar? Porque escudriñar es nueva en este blog...
-- A la "desbandada" de los turistas, metidos ya en la primera semana de septiembre.
-- ¿Y no se te está yendo un poco la olla?
-- Eso.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Disyuntiva abstrusa

Al sátrapa coreano,
erizado de misiles,
la cabeza le ha perdido
como si hubiese cogido
una "tajá de moriles
tan grande como un piano".

La comunidad pasmada
de Naciones Desunidas
primero pensó -- No es nada,
tan sólo bravuconadas,
temporales embestidas
de un tirano gordinflón
que se ha pegado un pasón.
Mas no ha quedado en ruido
el mal rollo que se trae
este levantisco cuate:
con tales visos de orate,
ya hay quien propone que sea,
envuelto en semicorcheas,
Presidente de la SGAE;
o de la CUP, honorario
miembro sin sueldo ni horario.

Veremos lo que el futuro
nos depara: si el cianuro
o una ducha con mampara.
 

sábado, 2 de septiembre de 2017

"El otro guardaespaldas"

Contra aquella "peli" romanticona y medio almibarada que protagonizó Kevin Costner, ésta de ahora, brillante y divertidísima parodia, hace reír con ganas y es miel sobre hojuelas que no suele prodigarse.
Alto nivel de actores, de producción y con la dirección que corresponde a la eficacia del género, la incesante sarta de palabrotas, el caudal que otras veces presuntuosos "ocurrentes" menores vomitan con ordinaria falta de gracejo, están aquí tan milagrosamente encajados en el carácter desaforado de los personajes y de la propia situación que ni saturan ni estorban.
Procede hacer mención especial del meritorio trabajo del estupendo doblaje al español, que redondea con tono o altura, intensidad y timbre (las cualidades del sonido, según las definían los métodos en el Conservatorio de Música) y cuaja con énfasis esa relevante faceta del film.
Acción, dinamismo y gran entretenimiento: un respiro, vaya, un alivio en medio del levante, a la carga de nuevo. 

viernes, 1 de septiembre de 2017

Las "tonticias"

-- Pues llevas unos diítas que vaya...
-- ... de la playa. Qué quieres; "fueraparte" de que, como expliqué oportunamente, he sido un mero transmisor. Por otro lado, cuando me asomo a las "tonticias" me pongo enfermo con las falsedades y las puercas demagogias de los cansinos que sabemos. De tal modo han ido echando a perder las cosas que ya es un asco.
-- La verdad es que dan ganas de meterse en una burbuja y que les den. Por muchas camelias, gardenias, magnolias, orquídeas y dalias que tengan en los puestos de flores, aburren a las piedras, tú, y no hay en el mundo gente que esté portándose de manera más tramposa ni con más méritos para la medalla de honor a la antipatía. Pero es lo que pretenden: que les demos "la perra gorda" por cansancio.
-- Con decir que el propio Borrell les ha cantado las cuarenta varias veces y no hay forma de que se bajen del burro.
-- Tienen la piel de lija, ya te digo. 

jueves, 31 de agosto de 2017

Final

Se harían cábalas sobre el móvil, que pudo ser el robo. El ladrón, sorprendido, con la cara descubierta, su reacción exagerada pero que evitaba con seguridad ser identificado posteriormente y preso... Para ello, encontrarían la casa revuelta, la caja de seguridad, forzada; un estuche de joyas, reventado y vacío.
Y los comentarios de la gente, los vecinos:
-- No escuchamos ruidos, nada. Pero qué manía de la gente rica de no guardar las cosas de valor en los bancos.
-- Pero si no las tienes a mano, las joyas ¿cuando te las pones? Y además, a los bancos también los atracan.
-- ¡O son ellos los atracadores!
-- Qué horror, pobre señora.
-- Antes no pasaban estas cosas por aquí. Es todo este desorden de mierda que consienten los políticos, los jueces, la propia policía.
Las joyas, había que deshacerse de las joyas. Se las tragaría el mar, que tantas cosas se ha tragado ya. Un buen bolso de lona, fuerte y bien cerrado, y algo de lastre: el salitre y los peces hacen siempre la tarea, por los siglos de los siglos.

(El relato acaba ahí. El hombre que lo refiere subraya el final con una sombría mirada indescifrable mientras se aleja, un verano más, envuelto en el sonido evocador y bucólico que de costumbre precede y acompaña sus visitas. El Hipocampo apenas ha retocado algún matiz de la sintaxis.)

miércoles, 30 de agosto de 2017

El acto: penúltima parte

En los atónitos ojos de la víctima hubo horror, infinito pánico, pero también reconocimiento, una como tardía comprobación de alguna remota certidumbre: si le hubiese dado tiempo a expresar la idea, la habría oído decir que, en el fondo, siempre lo creyó capaz de aquello. Pero el tajo fue rápido, profundo, dictada su eficacia por el instinto y azuzada su saña por el rencor, la desesperación, la venganza ante el despojo injusto y cruel pretendido y que, de ese modo, ya no podría llegar a consumarse.

Lo roció todo con gasolina.
Mientras quemaba las zapatillas, los guantes de goma, la camiseta, el pantalón (todo su atuendo de puntual ejecutor) en una cubeta metálica para cenizas de chimenea que, fechas antes, había comprado en la ferretería de la rotonda, le sobrevino la primera basca y vomitó el alcohol abundante, ingerido para darse el valor que podría haberle faltado. El revuelto líquido salió a impulsos, a latidos, con un movimiento no muy diferente del de la sangre en el cuello de la mujer, ya sin vida. Con movimiento similar al de las mareas...  

martes, 29 de agosto de 2017

Continuación

Ya se sabe, la gente frivoliza y el tema de los signos del Zodíaco, que tan frecuentado y agotado fue, en los años sesenta y setenta, como recurso pseudoesotérico para descongelar tertulias y otros menesteres, ya había perdido vigencia, más por pasado de moda que por falta de una entidad de la que seguramente siempre careció.
Con todo, el suyo natal era como un emblema célebre, inevitable y severo, de que su carácter no padecía con mansedumbre los agravios ni los dejaba sin reparación, de estar en su mano; y esta vez, la reparación en su mano tenía la forma impecable e implacable de la hoja ancha y afilada, resplandeciente y algo curva, la cacha de madera pulida, veteada, de tacto lleno y contundente; la longitud cumplida que iba a dar cumplida cuenta de todo el venenoso embrollo... 

lunes, 28 de agosto de 2017

Primer fragmento del relato

No había sido difícil dejarse fascinar por la estética y la atracción aventurera y legendaria de las armas blancas: ya, desde la niñez, el cine y las tempranas lecturas de novelas de Dumas y otros, habían impresionado su imaginación. Luego, de mayor, algún impulso atávico (atizado por los cuentos de Borges sobre una literaria y acaso verosímil violencia orillera y medio heroica) lo acercó sin esfuerzo a la admiración por los cuchillos. Ni esta reflexión ni otros recuerdos distrajeron esa mañana su mente, en la determinación de aquel momento.
Claro que, días atrás, urdiendo planes, llegó a concebir otra posibilidad que atenuase la repugnancia esencial de matar: aquel navarro ex-colega suyo, con licencia de armas, como aficionado a la caza y socio de un club de tiro, quizá hubiera podido mentir para él la desaparición de una de sus pistolas de colección, cedérsela en secreto sin hacer preguntas y... Pero eso significaba tener un cómplice inseguro, y nada convenía dejar desatado.
¿Y por qué, repugnancia de matar? Lo había leído como una disculpa premonitoria un par de semanas antes: en "Justine" se sostiene que a la Naturaleza le es indiferente el acto de la muerte, ya que no redunda en otra cosa que transformación y ésta es independiente y prevalece siempre sobre nuestras vanas pretensiones de trascendencia, sobre nuestros bobos protagonismos... 

domingo, 27 de agosto de 2017

El perfil y el acero

Pasa por estas calles, a finales de cada verano, el afilador.
De edad incierta, de surcos en el rostro de barba entrecana que pudieran significar tenebrosas vivencias y arcanos saberes, cuatro años hará (al principio de este "blog") que ponderó por primera vez alguno de mis cuchillos que le encargué afilar. Dio pie su comentario a otras consideraciones y, al saber de mi afición por la literatura, pidió y obtuvo mi permiso para comenzar el relato de un suceso que él sabía y que, en demorados plazos anuales, y según su promesa, iría trasladándome, como así lo ha cumplido.
Hoy llega el relato a su final, o al menos a la parte de él referida. Me propongo en pocos días (que no son años) daros noticia de su evolución, de sus provisionales conclusiones, más impaciente yo, dentro de mi consuetudinaria parsimonia, que este grave señor que perfila mis aceros.

¿Querrán Vuesas Mercedes conocer
los flecos y detalles de este cuento,
qué hay de verdad y cuánto de ficción
escondidas al fondo del invento?...
  

sábado, 26 de agosto de 2017

El calor, que va a acabar conmigo

Lo mejor de la otra tarde fue la continuidad que el "bricolaje" ha implantado por estos lares, logrando que la visita a ese centro que sabemos no haya sido del todo infructuosa sino que vuelvo a casa con los estigmas de una relativa, aunque no estéril, compulsión compradora, dejando a la par visualizado alguno de los elementos que redondearán planes y proyectos pendientes.
Lo mejor de la otra tarde ha sido el itinerario a contracorriente de los bañistas "jartibles", con escala en el súper de turno para añadir alguna dosis de colesterol a las tentaciones cotidianas.
Y previamente ese café con hielo del despejo; la tarifa de abuelillos en la taquilla del cine y...
-- No esperaba gran cosa. Pero este afán de exagerar la fantasía hasta el desquicie no es ya de recibo. Vale que la eterna lucha del bien y del mal y bla, bla, bla. Pero "oyes","La torre oscura" no pasa de ser una magna memez de diseño; una manera de malversar el oficio de actores acreditados, tirándolos a un abismo de hondas tonterías.
Y mucho más boba, frívola, insustancial y excesiva resulta "Valerian, la ciudad de los mil planetas", muestra alarmante de lo que la industria está llevando a cabo para reducir con firmeza la sensibilidad y la inteligencia que se le supone a un público de niños cortitos y adolescentes con escasos alcances, de cuyo incierto y patético destino sólo suenan señales de malísimos presagios.
-- Te lo dije, que iban a ser un rollo.
-- Ya: debe ser este calor, bochornoso, criminal, que va a acabar conmigo. 

viernes, 25 de agosto de 2017

De lujo

No permitan mi honor y mi conciencia
que descanse mi alma atormentada
si dejo que termine esta jornada
sin alabar tu arte y tu excelencia.
Que el sueño de mis ojos se retire
si no gloso de forma literaria
tu diligente mano extraordinaria
con unos versos que tu cocido inspire:

Magistral monumento que degusto
apreciando su firme consistencia,
la equilibrada y sabia preferencia
de exactos ingredientes, sabor justo.

Mitad romano y mitad fenicio,
frente al jardín vecino de la playa,
la transparente, acristalada valla,
tengo un aire patricio.
Y fingiré, ya que la vida es corta,
que nada, que la báscula no importa.
(Sólo por hoy: mañana haré ejercicio
por mantener estables sus indicios.)


jueves, 24 de agosto de 2017

La Ceremonia

Con la noble pompa y solemnidad que tan alta y afamada ocasión requiere, le ha sido impuesta a Cleopatra Saint Trike la muy ilustre, señera y prestigiosa Condecoración de la Orden de la Flor de Lis, por los méritos que el Cabildo Crepuscular del Horizonte y la Archicofradía de la Mar Océana han tenido a bien considerar y establecer en su ejecutoria, en sus hazañas y en su nunca discutida sino, antes bien, con fervor unánime aplaudida y reconocida hermosura, que es ejemplo de resplandeciente donaire, garbo, majestuosidad y de cuantas calidades y virtudes puedan darse por la redonda faz de la Tierra.
El acto, subrayado por una selección de fragmentos de obras de J.S.Bach, tuvo lugar en el templo recoleto y barroco que acoge el reposo de la homenajeada, manteniendo entre litúrgicas preces y volutas aromáticas de incensario su forma corpórea, su entidad de ídolo sobrenatural del que la Posteridad conservará memoria sempiterna y reverencial admiración.

miércoles, 23 de agosto de 2017

¡Pues qué bien!

Así que para la higiene mental y el conveniente descanso de los más variopintos agobios, Ud. va y omite, durante algunas jornadas, la masoquista asistencia espectadora de los telediarios (y, en términos generales, toda la estólida cuando no infecta programación de la "tele"), dedicándose a otros menesteres de índole bucólica y doméstica como regar el jardín -- voluntario y frecuente empeño --, repartir esporádicos trocitos de pan que, sobre todo en las tres primeras horas de la mañana, devoran encantados los pequeños pájaros del vecindario; preparar el vistoso desayuno; ahuyentar curiosos gatos no solicitados ni de la casa; releer a Cela, Umbral, Salvador Pániker y sus galantes, lucidas cenas de mundanas celebridades y frivolidades; dormir algo mejor, contagiado de la amorosa compañía...
y cuando indaga con tanta cautela como imprudencia temeraria la marcha del mundo, se encuentra con que los espurios bufones horteras de la prepotencia, los venenosos envenenados, los observadores marinados en su mala ralea, toda la mancha de los cabrones sigue ahí, procurando incansables echar a perder lo que queda de la vida. Que, por lo que parece, no habrá lejía bastante en la Galaxia para quitar tantísima porquería.
¡Pues qué bien!  

martes, 22 de agosto de 2017

Cuento de mucho peligro

Suponiendo que Ud. guste del cine lento, lento, lento, no tiene mas que pasarse a ver "La seducción", amplio y fecundo paradigma de dicha cualidad, a la que no salva ni el detalle de la estética en la ambientación, ni los brumosos, hermosos, entreverados haces de luz romántica y sugerente por los bosques y jardines, ni el estilo del señorío sureño y confederado en el trato educadísimo, ni la correspondiente y respetuosa amabilidad del cabo yanqui quien, elogioso y múltiple y oblicuo en la cautela ajedrecística de sus diversificados anzuelos, no se da cuenta, el muy infeliz, del temible destino que le aguarda en manos de esa afilada caterva de latentes arpías, de encandiladas féminas, catálogo vistoso y ominoso de tan reprimidas calenturas.
¿La Coppola no tenía nada mejor que hacer?
¡Como me la encuentre un día por Logroño...!

lunes, 21 de agosto de 2017

De las luctuosas y fúnebres ceremonias

Sin ingresar en la lujosa y heráldica categoría de insecto rebozado en ámbar, por los pertinentes servicios forenses y funerarios ha sido definitivamente retirado el momificado cadáver del moscardón intruso que, meses atrás, invadió con manifiesta imprudencia, con insolente osadía, la casi doble malla protectora de la ventana de la cocina en esta casa marinera y que, a guisa de agorera y severísima admonición, había permanecido expuesto de forma indirecta a la curiosidad pública, tan a menudo insana, como pedagógico ejemplo de que es muy fea costumbre acudir sin invitación a cualquier lugar o predio, y de que no por mucho madrugar, amanece más temprano.
Viérais agora con sutil deleite, con regocijo sin par, los movimientos alternativos y cadenciosos con los que una fina aguja de ida y vuelta ha restaurado la que, de ahora en adelante, recibirá con todos los honores el apelativo de Malla Inexpugnable, o casi, de Frankenstein, cuyo defensor cometido se prevé de larga y fructífera, feliz duración.    

sábado, 19 de agosto de 2017

El pregón

Una nutrida y psicalíptica representación de los beligerantes colectivos de marras ha convocado una manifestación ciudadana para protestar contra el pregón que a mediodía se deja oír, aunque sin demasiado estruendo, por las calles paralelas y también perpendiculares de la urbanización, matizando el veraneo pintoresco y múltiple con los sonidos clásicos, con las reminiscencias del tiempo en que Baelo Claudia era remoto enclave pesquero y suave paisaje, dependiente del Imperio Romano.
-- "Niñas, mujeres, melones, sandías, señora, etc...", en variopinta y surrealista salmodia, poco ambiciosa de sintaxis, prosodia ni, acaso, cumplida y ortodoxa grafía.

Porque un machismo de esa espectacular dimensión no puede ser otra cosa que cursi e intolerable agravio para los delicadísimos oídos de las procelosas huestes de los elegetebés.

viernes, 18 de agosto de 2017

Compás de espera

Crisálida envuelta en las sábanas de flores pequeñas y azules, la mujer dormida en la habitación de arriba se da un respiro en sus numerosos quehaceres, plenos de actividad y proyectos, en sus históricas preocupaciones, en sus profusos parloteos, haciendo acopio de la energía que, incluso dispersa en ocasionales encrucijadas y bifurcaciones (que coloquialmente denominamos "Y griegas", sin mayor referencia ni conexión semántica con los yogures ni con Platón), empleará a lo largo y ancho de una jornada más, para ir poniendo orden en nuestra vida y milagros y paulatinamente reanudar este camino que, con meandros y todo, sabemos nuestro.
De paso, contribuye con arte a deshacer predestinados trombos en mis arterias desmedradas, como no dejan de reconocer y señalar los más acendrados analistas de diversas y abstrusas logias de la Alta Masonería. 

lunes, 14 de agosto de 2017

Una suerte de semblanza

El Hipocampo observa con atención de filigrana el gesto concentrado, profundo, adumbrado que asoma por el noble rostro aristocrático y prócer del Marqués de los Cien Metros de Velcro, título que obtuvo un antepasado suyo (del Marqués) en la épica época de las Guerras Carlistas, en cuya ocasión la tuvo de demostrar sus altas dotes de estratega y las no menos virtuosas de varón católico, diplomático e intérprete transitorio de obras musicales memorables debidas al estro magistral de Pablo Sarasate.

Nuestro Marqués, hondamente conmovido por la creciente sensibilidad de sus muchos años (que la edad acentúa con frecuencia según qué ternuras y desfallecimientos sentimentales), contempla, entre la admiración y la zozobra, las disposiciones con las que "el Torbellino" modifica, influye y en suma altera la corriente de sedante y sedente sosiego característico de la casa solar, sujeta ahora a diversidad de asombrosos y no muy previstos aconteceres.

domingo, 13 de agosto de 2017

Dimensiones

Extraordinaria y de notable perfección técnica, soberbia como espectáculo y redonda de efectos y música, también efectista, "La leyenda del Rey Arturo" que acaban de estrenar es una pintoresca, recreativa y por momentos divertida versión que con audacia parte de las referencias literarias y mitos conocidos para darles un sesgo de aumentada y prominente ficción que sorprende por lo inesperada y que puede alardear de singular eficacia.
Que el Hipocampo se queje en ocasiones de la perversión y de los sofocones tecnológicos, no empece para que reconozca de forma paladina lo muy talentoso de los especialistas en la materia, que están catapultando al cine/espectáculo contemporáneo a una nueva y maravillosa dimensión.
-- Dices tú de dimensiones. ¡Como si no fuera ya asombrosa la que implica el magisterio que anda desplegando la Condesa de las Mosquiteras, a poco que vence la resistencia del parsimonioso redactor de la Barrosa.  

jueves, 10 de agosto de 2017

Gacetilla de actualidad

Ante el negociado correspondiente de la Junta de Andalucía, se encuentra en fase de trámite la respetuosa solicitud de Denominación de Origen para la zona de actividades nombrada como "Talleres de la Ilustración en la Playa de Chiclana" cuyo vigente programa ha reelaborado sus diversos eventos, delegando en especializados comités la puesta al día y la realización de objetivos, en un importante propósito de aggiornamento que ya ha suscitado el respaldo y la favorable consideración de solventes sectores de la vida financiera, empresarial y artística de la pintoresca y acogedora ciudad gaditana.
Los paseantes que, llevados de lógica y expectante curiosidad (sumada a la temporada de ocio estival y notable molicie), se han acercado como observadores, experimentan un indeciso asombro cuando perciben los aromas de alta cocina que emanan de los talleres, la sección laboriosa que pergeña eficaces y logradísimas mallas que impedirán el ingreso invasor de las diferentes especies de insectos y otrosíes y, en paralelo, el subrepticio sonido que rasga históricos silencios y que al parecer surge de la vertiente redactora y algo literaria del entero y singular enclave.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Sendas azarosas de la cibernética

Rodeados, asediados por la tecnología, vivimos, ni que fuéramos Leónidas y los Trescientos en el paso de las Termópilas.
Entre esos postes cada vez más enrarecidos de arcano tormentoso que llaman parkímetros, ahora con nuevas pantallas ("displays", qué modernos semos) cuyo resplandor hace ilegibles las instrucciones a seguir por el sufriente usuario; entre máquinas perversas que en la entidad bancaria de turno te comprometen y someten a la cibernética elemental para conseguir (si hay suerte y habilidad) el numerito correspondiente con el que el impersonal, artificial, obsequioso a medias, empleado te orientará/desorientará en tus perplejidades e incomprensibles simas financieras, adobando su pedagogía con lenguajes técnicos, esotéricos, pelín displicentes, como contemporáneos doctores y sacerdotes de la sabiduría ante el neófito y humilde homínido que a ellos se acerca en procura casi insolente de conocimiento, pobre cliente pardillo, etc.
Y sin embargo, hay reductos de pintoresca rebeldía mediante la cual los cepillos de dientes electrónicos (¿o eléctricos?) son incapaces de detener la conversación, de interrumpir los apasionados discursos de Lady Taladro, cuando procede a sus abluciones, tras arduos pulsos con el bricolaje extremo.

lunes, 7 de agosto de 2017

El aprendiz y los borradores

Hago mis borradores en el dorso
de unos folios ya previamente usados:
facturas, analíticas, extractos
de bancos, de hospitales del pasado;
de las liquidaciones disponibles
(que, en mi caso, prosiguen impasibles)
de "Intérpretes y Artistas", y de "Autores":
son los más inspirados y mejores.

Más por superstición que por ahorro
me niego por sistema a emborronar
tanto papel en blanco que recorro
habiendo tantas cosas que mirar.
O puede que proceda por contagio
del fino cordobés de Brazatortas
que en uno de sus célebres adagios
ha mentado también esa costumbre,
extendiendo el presagio
a una esfera especial de certidumbres.

El Hipocampo, mero aficionado,
tan aprendiz de tantos escritores,
se atreve apenas a pedir prestado
un céntimo de tales resplandores.

domingo, 6 de agosto de 2017

Tapiz en el museo

Con valerosa determinación, aves canoras de terso plumaje vuelan hacia el Sur, remontando los rigores del calor, las desplegadas distancias, las vicisitudes que todo traslado, viaje, migración implican; desafiando inclemencias y cansancio; firmes en su íntimo objetivo, resuelto el rumbo, las alas describiendo audaces líneas en la oposición de los aires, los montes, las arboledas y las hélices imponentes de los molinos esos de las costosísimas energías renovables, ya te digo.
Mientras, en la fronda abrupta de los pinares, plantígrados moderadamente hirsutos aguardan con la mirada puesta en un horizonte que tardará en oscurecer, porque ahora la luz y la temperatura creciente programan, con el caprichoso cambio administrativo semestral, horas que se dilatan hasta las inverosímiles "diez de la tarde".
Cuando los relojes avanzan con un ritmo estable que jamás se permitiría las veleidades surrealistas del zorcico vascongado, elaboran pensamientos sesudos y graves discursos, y con la conciencia clara de su peso, difieren lógicamente del balanceo que el lento y verde * camaleón exhibe al cruzar, con evidente desdén aunque peligro inminente para su integridad, la circunvalación de Chiclana de la Frontera, cerca ya de los viveros.

*¿De todos es sabido que la palabra verde, desmenuzada, equivale a viva el Rey de España

sábado, 5 de agosto de 2017

"Carbohidrato"

Al Hipocampo llega en la Caleta
este rumor que brilla con las olas
como lo hace en la cola
el polvo sideral de los cometas.

Aunque diversos institutos de investigación han explorado durante años las más variadas pistas y han recabado, de fuentes por lo general fiables, opiniones que pudieran arrojar luz sobre el asunto, a fecha de hoy prevalece el desacuerdo y no se han establecido conclusiones solventes que certifiquen los pormenores y el origen, siempre inciertos, del sobrenombre con el cual se le conoce todavía ahora, cuando su leyenda comienza a difuminarse en las confusas nieblas con las que el olvido teje su erosión incesante.
La metodología de exégetas y panegiristas sostiene con sospechosa frecuencia que, en vida, era activo participante de las chirigotas y comparsas clásicas en los carnavales de Cádiz, de honda tradición auténtica, en contraposición con esos pringosos festejos ("tomatina" y otros) que reclaman con tanta falsedad como vana presunción unos antecedentes que apenas alcanzan las más recientes, y decepcionantes, décadas del pasado siglo. Situado así, en las raigambres y entretelas de la hermosa y antiquísima ciudad atlántica, Carbohidrato (que de ese modo se le nombró y nombra) extendió su fama de patriota, sirviendo en el Arsenal de la Carraca y siendo promovido con honor al grado de sargento.
De temperamento algo rebelde, no obstante, hay quien refiere una anécdota según la cual se negaba a pegar en el parabrisas de su vehículo el preceptivo sello indicador de haber superado la ITV, actitud en la que hizo hincapié hasta los años de su bien entrada madurez que le fueron sosegando el humor y el espíritu mordaz que siempre habría de caracterizar las colaboraciones con las que su pluma ganó cierta notoriedad en los más firmes rotativos de la provincia.
Su noticia, luego, se pierde entre hipótesis tan sinuosas como extravagantes, dando lugar a numerosas diatribas y a textos apócrifos que a la sazón contribuyen a propagar un inextricable misterio.

viernes, 4 de agosto de 2017

Las huellas y la memoria

Parece que los Hados, al final, decidieron burlarse de ti, con esa muerte de la que seguramente estás el más atónito.
Cuesta muy caro aprender, encajar, que la implacable hora a todos llega, alardeando a menudo de su condición repentina, arbitraria, improvisadora. Y que luego de las jornadas presentes, con su ruidosa algarada de ditirambos y exequias, las huellas dejadas se irán borrando a no mucho tardar, a salvo sólo en la memoria de quienes con mayor lealtad y veras te han querido.
Aunque en tu caso, los Hados, esos cabrones, no podrán quitarte el temple, el talento, los merecidos laureles que con dignidad adornaban la nobleza de tus setenta años, motero.

jueves, 3 de agosto de 2017

Los pétalos

Si Mozilla Firefox no me responde, ¿cómo podré trasladar a tu conocimiento el curso que he dado a tu encargo planchador de pétalos de rosa?
Empero, has de saber que oportunamente los he situado entre papeles y, siguiendo tus instrucciones, he colocado encima dos profundos tomos que respectivamente compendian (Espasa/Clásicos) el uno las comedias y tragicomedias, y las tragedias el otro, del florido y confuso William, del noble y otras veces grotesco y chocarrero William, a los que tengo abandonados tras una no muy intensa incursión, y en espera de tiempos con más concentración y menos sueño.
Con daltoniana indecisión del alma, me he sentido como un leve alquimista durante las sosegadas maniobras de ese trasiego (de ese "afterblind", que decíamos en la Habana los absortos vigías náuticos en nuestro predilecto mirador) y quizá me plantee un futuro con esporádicos ribetes de nigromante que incluyan transitorios y eclécticos titubeos, constitutivos de una naturaleza de flor que se marchita entre nostálgicas nieblas y bodoques de parsimonia, o de un cactus que el sol del desierto de Mojave abrasa, sin el consuelo misericordioso de un mínimo tequila.
Y ya sé que estoy retirado de las copas; pero de lo que no quiero retirarme es de mirarte a los ojos, como aquella madrugada, después de cenar en la Trattoria.

miércoles, 2 de agosto de 2017

De la existencia extrema y otras conspicuas consideraciones

Con el café, centrifugado a mano,
me sobrepongo apenas cada tarde
a los duros rigores del verano:
sofá, sopor, televisión, ¡qué vida,
abstrusa sin alcohólicas bebidas!
Como siempre, la cosa está que arde.
El "parte" de la meteorología
de fuxias y de rojo tiñe el mapa
y es de temer que en todos estos días
en Béjar no se venda ni una capa.

¿Y diréis que acobarda a los turistas
el sol abrasador de estas jornadas?
¡Derretidos desfilan en manadas
como helados de menta y chocolate
los suicidas e intrépidos bañistas
gustosos con tamaño disparate!

No seré yo, en el porche sentado
quien, insensato, ceda a tal orgía,
mientras me quede alguna frigoría,
por el "split" Fujitsu aconsejado.

martes, 1 de agosto de 2017

Dices tú de...

Habrá que volver algún día por Asturias, esa tierra hermosa y feraz desde la cual se inició, según se cuenta, la Reconquista, en la época en la que los moros recibían ese nombre sin que hubiese imbéciles que se rasgaran las vestiduras porque se les denominara así y que a tanta incomprensible andana se llaman ahora, con unos escozores pusilánimes de improbable explicación.
Se conoce que había cosas importantes en las que pensar y por las que actuar, en vez de estas chorradas contemporáneas de poner el grito en el cielo con cada tontería de nuevo cuño que los "escrupulosos" del lenguaje políticamente correcto (aunque demasiado a menudo con faltas de ortografía, que por lo visto es lo moderno) andan inventándose, menuda caspa.
De todas maneras, "dices tú de reconquistas"...

lunes, 31 de julio de 2017

Luz indirecta

Adornada con sartas de perlas geométricas e industriales y con otras singulares y caprichosas preseas, Cleopatra* luce su resplandeciente belleza triangular, describiendo elegantes curvas ampulosas, ufana de caderas y exhuberancias.
Y gustosamente sometida al estilo sosegado y parsimonioso del Astronauta, avanza con cortesía su comentario:
-- Te noto como otro pulso, más inspirado, no sé...
-- También yo he creído sentir una histórica alegría en tus evoluciones: ¿quizá la piernita de atrás...
-- ...del otro día. Por cierto, no va a haber quien nos aguante, ahora que hemos coronado la cima de las gamas del color azul, tan de nuestra predilección.
-- Dices bien.


*Curiosamente, es de otro modo conocida como el Clavileño Estelar, majestuosa ambigüedad que se da el lujo de permitirse, con los vientos a favor de tanto artista que viene saliendo del armario, y de tantos otros de los que la suspicaz sabiduría popular sospecha que un día harán lo propio, en contra de unas apariencias de legendaria seducción y lances casanovescos.  

domingo, 30 de julio de 2017

Palabras desde el acuario

Nada descarto y a nada me ciño:
como el Guadalquivir y como el Miño
consiento que las aguas diletantes
de las palabras libres, abundantes,
restauren los tapices de mis sueños,
danzando en una órbita sin dueño
que abandona el rigor del naviero
y arriesga en una apuesta de arponero
(desoyendo el sextante) todo empeño.

De las rimas y ripios yo me apropio
si las veo pasar frente a mis ojos;
de "Famas y cronopios"
puedo afirmar que tengo los antojos.
Y seducido en este laberinto
que pinto con azules acuarelas,
me embromo con un brillo de teselas
y, como Umbral decía,
consumo "Mis placeres y mis días". 

sábado, 29 de julio de 2017

Ante la mesa

Envuelto por la niebla consistente
que en el paseo esta mañana había,
caminaba con grave continente
y un ácrata pirata parecía.

El ímpetu, notorio en Maritere,
nunca jamás había sido suyo,
pero se resistía con orgullo
a volver a la curva decadente
de esa panza en pujanza prominente
que despierta, inclemente,
críticas y miradas y murmullos.
Conque después de unos días de asueto,
caballerosamente ha regresado
a descontar con estilo discreto
los gramos que de más ha incorporado.

Ahora, ante la mesa
sembrada con apuntes y papeles,
evoca con asombro en su cabeza
la última sorpresa,
afinando despacio los pinceles;
y anda pensando para sus adentros
en la cambiante vida y sus historias,
los giros repentinos que esa noria
nos ofrece, sin muchos miramientos.