lunes, 16 de julio de 2018

Del traslado de apliques y otros inesperados comedimientos

Coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen, notoria patrona de navegantes, y al efecto de que sirva de guía o referencia para los variados bajeles que participan en la procesión o romería acuática correspondiente, celebrada por estos mares, se ha procedido a la instalación de preferente y artístico farol en la fachada del Santuario.
Esta decisión, de carácter singular y acaso levemente inexplicable, ha desencadenado otras reubicaciones que, de paso, daban lugar al estreno contemporáneo de un globo que los más fantasiosos denominarían "romántico" y otros, quizá con ponderación mejor atinada, "decadente".
Aventureros veteranos, impulsados por modestos destellos de inspiración, llevados de atávicas y no siempre bien definidas querencias, Lady Taladro, prodigio de precisión y exigencias, y su bienintencionado aunque excéntrico ayudante, han dado cima a un propósito, azaroso y nebuloso en su origen, como tantos otros, que no dejará de causar lógica inquietud y cábalas desorientadas entre los eventuales y contemplativos espectadores, tanto aborígenes como foráneos, ajenos en su totalidad al debate proceloso que, en el esencial congreso interno, suscita el tono amarillo y aprobado con escasa unanimidad, de esa suerte de luminoso y fijo, "de tierra adentro", mascarón de añorante y nostálgica proa. 

sábado, 14 de julio de 2018

Con el encierro de los toros de Miura, tiene lugar la "ceremonia de clausura"

del jaleo de San Fermín 2018.
Televisión (provisionalmente española) tiene la gentileza de hacernos llegar con profesional eficacia las imágenes siempre hermosas, impactantes, de esos animales espléndidos, con un alarde de pormenores y perspectivas que por fortuna nos proporciona la más vigente tecnología.
En tumultuosa mezcla, también podemos contemplar la tradicional chichonera de los animales humanos, probablemente ignorantes en su mayoría del alcance hondo de ese rito ancestral que cada año convoca el fervor de la jadeante y arriesgada multitud, con todas sus positivas y negativas consecuencias.
Alguna corriente de hipocritona y melindrosa "sensibilidad" por lo accesorio anda clamando contra toda o parte de la fiesta, en procura de su eliminación o tergiversación, con tramposos enunciados ideológicos y ya se verá en qué queda.
De momento, el jefe de los médicos de la situación, pobrecito, ya va contagiado (¿contagiado, un médico?¡Vaya!) con la gilipollez (o el coñazo, vale) de los compañeros y las compañeras, dando preocupantes indicios de un cerebro que, aunque no fuera en lo más esencial, se va reblandeciendo.
¿Llegaremos a la siguiente edición? Eso esperamos.
Para disfrutar de nuevo de un festejo tan navarro y español, con tan profundas y legítimas raíces, que la miseria de sus detractores va a tener que esforzarse mucho para desmontarlo.   

jueves, 12 de julio de 2018

El patio

Los rencorosos. Los revanchistas. Los envidiosos. Los vengativos.
Que no hay enemigo pequeño, Sire, y muchas pirañas encarnizadas pueden aunarse para devorar la presa que se tercie.
Había ansia, impaciencia por el relevo, al precio que fuera. Para recuperar de urgencia los avinagrados objetivos de siempre, para volver a la persecución, la saña, el odio, las ruindades. Sacar a pasear la basura que, unos más y otros menos, ¿quién no tiene?
No importa el tiempo pasado, por mucho que transcurra: el encono es el rayo que no cesa.

Como no sean los chivatos y los traidores (cuando ya no participan), veo difícil encontrar otra gente que se iguale, en la condición malsana y despreciable, con los arriba enunciados.
A lo mejor, la gente que tira la primera piedra es la única que merecería ser lapidada.

martes, 10 de julio de 2018

Terminología coloquial

Con su innegable cazurrería de menestral, el rústico te trae, intacto, su desahogado repertorio de propósitos abusivos e ilegales y (gesto, símbolitos y rabiosa bravuconería) te los echa encima tal cual.
Porque viene observándote y ha calibrado tu fuste relamido de metrosexual amateur o así, y ya en la confusión y la fusión del carnaval grotesco y orgulloso, ha pensado "a éste, se la meto yo doblada".
Lo que quizá le ha faltado, en su análisis, es ponderar mejor tu demostrada conducta de bocachancla falsorro y tirando a traidorzuelo, propenso a disparar adjetivos hirientes, acostumbrado vicioso a reservar con cobardía lateral lo demás para ¿cuándo?
Rebozados en maloliente hipocresía, archivando con cinismo insultos previos, ambos andáis a trajinaros recíprocamente y no será imposible que una reacción, incluso tardía, se os lleve por delante, que no estará de más.

domingo, 8 de julio de 2018

Eran otros tiempos

Puede que tengan algo de idealización exagerada las situaciones que "En la playa de Chesil" se plantean. Y claro está que ahora las coordenadas que regían las vidas comunes en 1962 parecen inverosímiles, irreales, después de que el mundo se vaya quedando irreconocible, certidumbres y convenciones, pactos y acuerdos y sobreentendidos inclusive, arrasados por el furiosísimo viento de mudanzas, a menudo brutales, que el Tiempo impone o acarrea.
Por eso, si el espectador es muy joven (cosa improbable, que tienen muy otro paladar), caerá en la incomprensión y quizá en la burla al contemplar conductas más que en desuso hoy, porque las recientes décadas nos han cambiado la vida de una forma que -- aquí sí que no hay que exagerar mucho -- podríamos llamar salvaje.
En todo caso, la construccióm fragmentaria y sucesiva de esta historia de amores románticos e inocentes, se deja apreciar con agrado, tiene su particular eficacia, y los pasajes de música clásica, bellísimos, redondean las imágenes, también cuidadas y, en algún momento, conmovedoras.
En una cartelera empecinada en estúpidas chorradas infantiles, "pelis" de horror y violencia y "comedias" de imposibles carcajadas, esto de Chesil llama la atención y queda como excepcional.  

viernes, 6 de julio de 2018

¿Y esto es todo lo que hay? ¡Caray!

No muy sobrada de talla,
Soraya,
pasa en la primera vuelta
por encima de Casado,
quien no está muy desolado
porque no hay gran diferencia
entre una y otra ciencia
de entrambos, en realidad.
Cospedal, quizás más "light"
-- ¿demasiado sosegada? --,
queda un poco postergada.
Y como era de esperar,
a Margallo no lo aprueban
porque sabe demasiado,
entre tantos inmaduros.

Y ante un incierto futuro,
el odontólogo friso
que el tal "Joserra" exhibía,
¿de repente se ha cerrado,
inestable e indeciso?
Luego, el proverbio que reza
que nunca es el quinto malo,
al quinto aspirante apenas
le deja como remesa
pocos votos de regalo.

Qué pena que en los partidos
(éste y los otros, también)
sólo hay líderes de saldo:
viajeros desorientados,
rezagados,
pasmados en el andén.
Monos de feria y de noria
que manejan nuestra Historia.

  

jueves, 5 de julio de 2018

La consecuencia

Entonces él bebía y en las copas
a veces encontraba la soltura
para quitarse el lastre, la armadura
de tanta ingobernable timidez.
Y ella, que no era abstemia,
lo siguiente, como se dice ahora,
quedaron varias veces, varias horas
en un lento camino de tanteo,
de un modo que tenía
aquel incierto ensayo, 
una parte inocente e indecisa
y otra porción de atracción y sonrisas.

De los "pubs" iniciales y casuales
y las cafeterías vespertinas,
una noche se vieron más de cerca
-- Chianti y mantel de cuadros --
en una trattoria del castizo
y envolvente Madrid de los ochenta.
Después del camarero con la cuenta,
del parloteo y de las miradas,
se embobaron en esa madrugada 
ya en silencio y sobre la almohada.

Entonces no sabían
la entreverada consecuencia tierna
que asoma todavía
en las pausas que dejan las galernas.
 

martes, 3 de julio de 2018

Exactamente

Lo tenías meridianamente claro:
Que abundan los canallas y que te iban a ayudar en tu chapuza. Chuleándote y chuleándonos.
Exactamente lo que a ti te conviene, tío mierda.

lunes, 2 de julio de 2018

Fariseos y energúmenos

De entre los diversos medios de comunicación, la televisión es, con harta ventaja sobre los demás, el que mayor influencia ejerce en la sociedad de nuestro tiempo.
Eso significa, en otros términos, que su poder de captación para conducir al personal por determinados derroteros y conductas, maneras de pensar, ideología, etc. es tan formidable como insuperable: una auténtica arma de manipulación (¿de destrucción también?) masiva...
El máximo champú para el lavado de los cerebros.
De ese modo, nada extraña ni sorprendente la salvaje arrebatiña de los políticos para hacerse con su control, al precio que sea y muy seguramente con los peores fines.
Lo escandaloso, lo irritante es la inútil farsa de hipocresías en unos, y los descaros indisimulados en otros, con los que fariseos y energúmenos se proponen conseguir dicho control.
No descubro nada. Pero, de verdad, repugna; y cuando aún no se nos había impuesto arteramente la corrección política, a todo ese intento de llevarnos al huerto quizá se le habría llamado, a lo castizo, una cobarde y tóxica y mafiosa mariconada.

domingo, 1 de julio de 2018

Del Toro

(don Benicio) trae larga ejecutoria de actor con garantía, y como una cosa lleva a la otra, desde unos personajes contundentes y peligrosos, le han ido encargando otros que tal bailan, lo que quizá termine acarreándole un cierto encasillamiento del que seguramente, talentoso como es, sabrá evadirse. Mientras, le cunde mucho el timbre de voz, deliberadamente oscuro, para redondear al aura que decimos, y un físico que no desmerece.
Así que en este reciente "Sicario" lleva a cabo una interpretación resuelta y sobria, muy en la línea, que tampoco está exenta de un remotísimo matiz de (la palabra es arriesgada) sensibilidad hacia una chavala secuestrada y asustada con conocimiento de causa aunque de carácter inicialmente bravío y desfachatado como hija de su casta prepotente y maleante.
Eficaz reflejo de crudas realidades, la "peli", que impresiona bastante, muy asistida de una banda sonora perfecta para transmitir la tensión, tiene el talón de Aquiles que supone la casi resurrección inverosímil del personaje de Benicio, detallazo que igual viene de un humor escondido que habría que achacarle al equipo gestor de la aventura.   

sábado, 30 de junio de 2018

De talante casquivano

Cuando Echenique Podemita,
desde su trono infortunado,
lanzó su cántico procaz,
nos pareció un desaguisado.
¿Una enconada calentura,
un vulgar rapto de machismo?
¿O un excedente de basura
en una pausa de marxismo?
Un resbalón, cualquiera tiene,
no hay que tirar la primera piedra
aunque, ante el público, la higiene
mental conviene a aquel que medra.

A lo mejor, arrepentido,
un confiteor reza en su garita,
lamentándose del mugido
de su grosería inaudita.
O se flagela cuando siente
las salmodias de Becky "YI"
(sus gorgoritos y oratorios
y cantigas de tono irrisorio),
planteándose astutamente
un taquicárdico otrosí:
¿Accedería esa prima donna
a un contrato de carnaval?
¿Con pijamas o sin pijamas?
¿Y SIN seguridad social? 

viernes, 29 de junio de 2018

¿Sí se puede? (anarcos, okupas y fantasmas diversos)

Sin descartar la enorme malversación y el frecuentísimo choriceo que soportamos de nuestros dirigentes (unos con otros, prácticamente todos los que venimos viendo), en España, al parecer, estamos sosteniendo el farolazo ese del "estado del bienestar" muy por encima de nuestro auténtico alcance.
El esquema sale visiblemente caro, carísimo, y no tiene aspecto de que se tendrá en pie a poco que se hagan las cuentas sin aspavientos ni demagogias, sin altisonantes declaraciones para que el rebaño crea que sí, que se puede sacar pecho y que no, que no estamos siendo nuevos ricos; que puede que más bien, sólo que falsos.
Se puede querer y pedir la Luna. Pero incluso si llegásemos a corregir al máximo lo que decíamos al principio, ¿somos capaces de pagarla? ¿Están nuestros demediados bolsillos y nuestra escarmentada voluntad dispuestos para contender en tan desigual batalla? ¿Hasta la victoria - o la derrota -, y más allá

jueves, 28 de junio de 2018

De perlas

En "Madera de Boj" -- esa suerte de friso o cosmogonía experimental -- CJC bromeaba insistiendo en que aquello iba bastante, o muy, revuelto, etc. Pues bien...
-- ¿Tú, esto, cómo lo ves?
-- A mí todo me parece de perlas.
-- ¿Incluso las consignas y las iniciativas?
-- Singulares y colectivas. Por ejemplo "el dolor no prescribe". Llevan razón. Tampoco prescribe el de las demás víctimas, por homicidios diversos (terrorismo, accidentes de tráfico, atracos con violencia de diferentes grados y resultados, secuestros, intoxicaciones dolosas), estafas, líos de todos los colores. Igual habría que eliminar completamente la prescripción de cualquier tipo de delitos. Pero las polvaredas van por barrios, sucesivas y a veces simultáneas, y así como los taxistas las pían por lo suyo, los pensionistas por lo de ellos, los funcionarios, esa casta mártir, tan de continuo sacrificada, etc, un infinito etc. que ése sí que parece que no prescribe.
-- ¿Y los músicos?
-- ¡Ay, pobrecitos! ¡Pero si están tan a gusto con sus juguetes!
-- Tampoco se quedan atrás las quejas de los familiares que sufren la distancia de sus seres queridos en prisiones algo a trasmano. Claro que convendría no delinquir, que eso no veas cómo mitiga el sufrimiento de la parentela.
-- Y fíjate que también andan por ahí protestando los periodistas, cuando algo no va como les gustaría, y qué le vamos a hacer: ¿escribir una carta para que la lea Ana Rosa (presentadora de raza, camaleónica y versátil, que lo mismo hace un "magazine", que te plagia con espesa luminosidad y estilo elástico unos párrafos, sin visibles estremecimientos musculares, nadando y guardando la ropa en esa emisora amiga, nada morbosa ni frívola), para que la declame con entonación sentida de actriz dramática en ciernes? ¿Así va el patio?
-- No sé qué te diga. Es como si hubiera gente empeñada en que nos volvamos todos bufones figurantes de un circo; pero de uno malo, contrahecho por indigentes mentales, analfabetos, bichos venenosos, horteras, una cosa que "pa qué".
-- En todo caso, ya verás como eso, en dos tardes también, lo arregla Sánchez subiendo los impuestos.
-- Ya.
 

miércoles, 27 de junio de 2018

Se busca neologismo

De tal calibre, Quim, es tu cinismo,
tu caradura, tan desaforada,
que será menester un neologismo
para ponerle nombre a tus burradas.

¿Hablar tú de indecencia?
Ni Job, que era un extremo de paciencia,
podría perdonar tus desafíos
ni tus desplantes bordes ni tus líos.

Aunque puede ocurrir
que el petimetre que hogaño se ufana
de oKupar podio y manejar batuta,
te deje hacer lo que te da la gana,
contemple, impávido, cómo te creces
y aunque te lo mereces
no se atreva contigo, h... .. ....

martes, 26 de junio de 2018

Lo obvio es eso que se ve "de venir"

Con la hipocresía de las palabras falseadas, Pedro, actualizando el modelito de José Luis, como sabe que no van a dejar que se retrase mucho, ya va enseñando la patita de los compromisos (nada que ver con el de Caspe, "oyes"), de los sobornos que ofreció ¿y pactó? para que sus turbios compañeros de viaje lo apoyasen en su ascenso, tan legal como maniobrero, al sillón.
Muchas gallinas, de ambos sexos, cacareando para bendecirle y jalearle el baile. Pero los pronósticos se van cumpliendo, aunque nada iba a sorprender en la conducta de este menda, de este jeta que, como todos, sabe que nada sale gratis.
Mientras tanto, y para abrir boca, se pretende que la puesta en marcha de cosas, ni las más necesarias ni las más urgentes, sirva para distraernos y/o cansarnos, gesto va y gesto viene.
Y no cuela; ni prodigando incansable esa sonrisa mecánica, casi rictus ya, que en los Oscar nunca premiarían para que Penélope pudiese repetir su histórico, histriónico, desgarrado grito, sus exultantes y efervescentes saltitos de júbilo ñoño.

lunes, 25 de junio de 2018

"Tully"

dispara más de un torpedo bajo la línea de flotación de distintos navíos, dejando los propósitos planteados o indirectamente sugeridos, un poco balanceándose en el aire o acaso en carne viva.
La "peli" por un lado puede parecer un elogio de la abnegación materna, del ama de casa familiar y sacrificada, que por añadidura está atascada con los restos del espejismo que ahora supone un marido, tan convencional y poco brillante que se aproxima a la caricatura más inane; pero como se sabe, todo ese esquema tiene unos costes muy altos de frustración, inercias, desencanto, etc. que terminan por no dejar apenas posibilidades para el equilibrio, por mucha eventual resignación de última hora que la vida real y los escarmientos vayan proporcionando.
Si ahí se añade la intervención de una sagaz ayudante de crianza, una niñera de diseño sobredimensionado, cuya eficacia entra de lleno en lo morboso/perverso, enseguida queda un nudo creciente, y una no disimulada pulsión lésbica, nada inédita por lo demás en los archivos de la mamá protagonista, que amenaza temible tormenta. La Charlize, bien, como suele. Y los detalles restantes del drama, los sabrán quienes se pasen por el cine a enterarse.
(La Almendrita llama a esto "destripar".)
Claro está que, de momento, las figuras maternas aún son difíciles de sustituir; y las necesitan para venir al mundo incluso los prototipos castradores de última generación, modelo Towanda Rebels y psicópatas envenenadas por indigestiones análogas.
Entre la música que suena de fondo en el film, se escucha con sorprendido agrado una dulce versión de "You only live twice", guiño más bien inexplicable, seguramente antojo de los correspondientes mandamases. 

domingo, 24 de junio de 2018

Los agraciados del sorteo

La interesante revisión de Ron Howard sobre el fenómeno Beatle que TV2 nos ofreció anoche, volvía a insistir en aquella magia que envolvió todo el asunto y la inherente seducción que comportó y que no cabe negar, ni siquiera tanto tiempo después.
Redundante el análisis, cuando no ocioso, que pudiéramos pretender desde estas frágiles y naturalmente perecederas líneas: numerosas facetas deslumbraban en aquel poliedro, mucho más digno de vivir entonces que de contarlo ahora.
Los agraciados en ese sorteo sintieron -- sentimos -- que algo grande y gordo estaba ocurriendo ante nuestros ojos y cuyo alcance fue más allá de lo previsto, de lo que se ha desmenuzado ya mil veces (moda, sociologías y políticas, auge de economía y mercadotecnia, eclosión creciente y sostenida de la industria de la música popular, de la comunicación, bla, bla, bla).
Se dice que el mundo siempre anda cambiando. Pero no siempre ha dispuesto del impulso esencialísimo, del motor de arranque que supusieron el talento, la inspiración y el caudaloso empujón de hermosura de semejantes canciones, la energía vital, quizá algo atolondrada y no del todo consciente, que para generaciones emitió la atrayente personalidad de aquellos revolucionarios y revolucionados trovadores del siglo XX.
Un, confuso también, irremediable velo de fantasía, de sueño de amor que se vive y se desvanece luego; una conmovida melancolía, en la secuencia de los postreros acordes desde la azotea, los cuatro oficiantes del rito, y todos nosotros, a medio cicatrizar, ya siempre, de maduro y doliente escepticismo.

sábado, 23 de junio de 2018

Un portugués gentil

Afortunadamente superados sus graves percances de salud, por "El Hormiguero" pasa Salvador Sobral y nos deja una cordial y deliciosa sensación.
Tiene este artista una extraña (por lo insólita) y desconcertante manera de interpretar y ofrecernos su música, fuera de las coordenadas al uso, personalísima conjunción de talento, ternura y un punto de humor y de discreta, no incisiva ironía, que surge de una evidente sensibilidad.
Ganador con absoluto mérito en su Eurovisión 2017, brillando con luz propia y superior en medio de ese erial de vulgaridades chirriantes y convulsas horteradas, este joven manifiesta su casi bucólico enfoque de vida y su prescindencia saludable de los vicios y estúpidas adicciones tecnologistas, con una naturalidad y una sencillez que ya quisiéramos ver y sentir en tantos exitosos adocenados y vanos figurones de la tarima.
Casi imposible que cunda su ejemplo, si no sobreviene la limpiadora epidemia selectiva que merecemos.

viernes, 22 de junio de 2018

La Beni y sus heterodoxias

Aunque no sostendríamos que es presa de contundentes ataques de epilepsia, no deja de inquietarnos el frenesí, el modo torrencial e incontenible de su logorrea, el volumen apabullante de voz con los que la Beni manifiesta en televisión sus furiosos anatemas y sus puntos de vista, con tal frecuencia descompuestos que sin duda la acreditan como espectacular y ruidosísima polemista.
La más vehemente beligerancia no suele reforzar el recto juicio de las cosas, ni concede verdad añadida a cualesquiera que sean los argumentos que se ventilen en una controversia. Tampoco a los que suenan tan descabellados, vociferantes y discutibles como los que casi siempre esgrimen el insistente genio y la figura imponente de la Beni.

jueves, 21 de junio de 2018

Diferencias en la estatura

Vaya por delante mi desolada certidumbre de que nos ha tocado vivir unos tiempos en los cuales el "listón" de la calidad, en demasiados asuntos y personas  anda bajo; y que tampoco veo prudente "poner la mano en el fuego" por nadie, de frágil arcilla inconsistente unos y otros, unas y otras.
Pero aunque así sea, una cosa es el señorío (bien que te lo puedes permitir con el respaldo de tu profesión cualificada y seguramente labrada a pulso, y refrendada mediante exigentes filtros y oposiciones) y esa sensata decisión de volver a lo tuyo, descartando con sobrio desapego las tentadoras y legales prebendas a las que ninguno (menudos son) se niega.
Y otra cosa es lo otro: lo que jamás te van a perdonar los pringosos igualadores a la baja, los incansables acezantes, ansiosos trepadores de la cucaña; los envidiosos, principales reos de esa misma torcida condición suya; los trincones que a nada material renuncian; los empleados desleales, falsificadores de la verdad y mutantes por capricho a criadas respondonas, un tufo permanente de insolencia y grosería; y los patéticos, cuyo histérico objetivo solamente se cifraba en "echarte". 
Lo de la igualdad, en serio, es un camelo que sólo predican los fulleros. Porque, de momento, por mucho escozor que os produzca, chatines, sigue habiendo clases.

martes, 19 de junio de 2018

Un primor de primarias

Prudente y cauteloso -- buen gallego --,
Feijóo pasa palabra en el PP:
todos pensamos que daría juego
y nos sorprende con este trasiego
de darle a la ambición un puntapié.
¿Comodidad, razones paternales,
alguna sombra de "talón de Aquiles"
podrían ser acaso las señales
de no participar en el desfile?

¿Es Casado la réplica a Rivera
y a Sánchez, todos descafeinados?
Falto de hervor, escaso de madera,
¿un timonel, con tales entorchados?

La Cospedal, de atildada melena,
hizo memoria en su presentación
y alargó tanto la puesta en escena
que nos produjo una cierta aprensión.
Aplausos, en las pausas, de los suyos;
y enumerando el censo de medallas,
parecía mandarle, a lo que intuyo,
de soslayo una nota a la Soraya,
quien, pícara de talle y de risilla,
ex-"vicepresidentA" se encasilla
en el ilustre entorno del Congreso
como aspirante al mando y al regreso.

De los que queden o vayan saliendo
(que no hay motivo de agotar la lista),
sólo Margallo me va convenciendo
como didáctico jefe de pista.
-- Tiene fama de ser un verso suelto.
-- Y ameno, dialogante y desenvuelto.
No lo descartaría.
Desde luego, mejor que este Gobierno
que incrusta entre sus modos subalternos
pañitos de crochet, bisutería... 

lunes, 18 de junio de 2018

Incidencias indeseables

Me hago cruces y mi incredulidad
no tiene límites ante las nuevas
que me han llegado de tu integridad
que en triple frente viene puesta a prueba.
A la sazón no están los esqueletos
para que experimentos desusados
y fieros y mendaces e indiscretos,
nos conduzcan a trances desgraciados;
así que, si partimos de esa base, 
conmigo convendrás que el estupor 
que siento y que comento en estas frases
es más que lógico y perturbador:

Quizás ese percance de escalera
pueda entenderse como fortuito;
y la ciática, que sea una quimera
o gorgona o arpía que da gritos.
Mas ¿esa vocación inexplicable
de un équite tardío en Su Merced?
¿Acaso hay silogismo razonable
para caer en tan expuesta red?

No descarto que, al teléfono fijo
o al móvil, en su caso,
de Vos tendré los dignos argumentos
que ilustren cabalmente esos fracasos.
Y ¡pardiez!, redoblad vuestra cautela
que en estos vanos tiempos de mudanza
ya demasiadas son las tarantelas
y excéntricos compases
que nuestros desnortados mandamases
andan tramando en turbias lontananzas.

domingo, 17 de junio de 2018

"Mundo Jurásico"

Dentro del género de los "films" de monstruos peligrosísimos y extraordinariamente feroces, he aquí un nuevo ejemplo cuya espectacularidad es indiscutible y cuyo catálogo de dinosaurios/dragones diversos da un nivel y ofrece variedad tal que no se puede pedir más.
Como si las escenas trepidantes con tan temible fauna no fuesen entretenimiento suficiente, se añade la destrucción apocalíptica de una isla, sacudida y echada a perder por completo como consecuencia de una magna erupción volcánica.
Y desde luego, entre esas concretas coordenadas, nadie rehusará conceder su sitio a la aportación no menor de Geraldine Chaplin, con su rostro inconfundible y siempre tenebroso de momia macabra.
Música y efectos especiales rayan a considerable altura y potencian, o son potenciados, por impactantes ruidos sobrecogedores y gritos de pavor que con profusión profieren en sus enloquecidas fugas los actores de turno.
En una hipotética guía de espectáculos, no sé si decir a Vuesas Mercedes que no se la pierdan; o que, mejor y más divertido, presten atención a finos personajes como Donald Trump, por ejemplo, o Carmen Calvo, eminentes luminarias, célebres pimpollos del sainete.
Hay donde elegir.

sábado, 16 de junio de 2018

Ejercicios sencillos para el mantenimiento de las frágiles neuronas

Sumergido en los sueños de continuas lecturas
y ajeno a esa otra vida de extrañas estructuras,
donde el Gobierno cambia y en el Mundial se empata
(todo a través de un filtro y todo, a dar la lata).

Cuando sale a la calle para ver lo que pasa,
vulnerando el blindaje del frescor de la casa,
encuentra que el calor, con todo su espesor,
ya llegó de viaje.
Y en una venta amiga, el tráfico contempla
mientras que unas croquetas y el lomo de rigor
-- dieta de Monseñor -- el horizonte templa.

¿Hay nuevas perspectivas a esta suave rutina,
ociosa y frecuentada por la Synvastatina?
¿Tardará tu regreso que con paciencia espero
y volverán tus besos otra vez, verdaderos?

Un gato cruza lento esta explanada al sol.
Yo me enredo y concentro sobre mi facistol.
(Y en verano, estos versos para pasar el rato
dan otra parsimonia al carácter del gato.)

viernes, 15 de junio de 2018

El Hipocampo fantasea

mientras caen los ministerios
y decide que sus corcheas
hoy no tengan un aire tan serio.

A la remota Torre
del lejano castillo
(como un rumor que corre
o un resplandor de brillos)
llega el amor rendido
de unánimes cantores
que no dan al olvido
sus estrofas mejores.
Y tanto sentimiento
tienen sus alabanzas
como en el firmamento
hay estrellas en danza.

-- Y este cuento, ¿a qué viene,
de qué trata el prodigio?
¿Es un tema de higiene,
un viento de prestigio?
-- Se trata de la historia
de una princesa sarda
que citan de memoria
estas rimas gallardas;
de la antigua romanza
de aquellos trovadores
en desigual balanza
y diversos fervores.
Y no interrumpas más
para que no se esfumen
la idea y su compás,
sus ligeros perfumes.

Érase que se era,
cristiana y no moruna,
su tez de primavera,
su tibia luz de luna...

-- Pero ¿a quién te refieres?
Su nombre, al menos, dime.
-- ¡Pardiez, qué pelma eres!
Tu insistencia me oprime.
Pues bien, Altisidora
es la gracia elegante
de la joven señora
de la que hablaba antes.

La fama de sus prendas,
su sin par hermosura
eran una leyenda
sin pausas ni cesuras,
y ponderar sus ojos
y sus negros cabellos
era el común antojo
de los vates aquellos;
e incluso a Salamanca
llegaban los destellos
de aquel portento bello
que eran sus nalgas blancas.

Compitieron algunos
por alcanzar su mano
mas no cedió a ninguno,
ni a tirios ni a troyanos.
Y al final se ha sabido
que destina su miel
a un galán aguerrido
y joven coronel.

-- ¿Se diría que es nieta
de la Abuelita Berta?
-- O un cometa que cae
a una isla desierta... 
   

   

jueves, 14 de junio de 2018

El detalle

Durante años, al insertar el contacto, quedaba vista la cara del llavero que reproduce la muralla imperial, aunque sin hacerle de menos habría quizá preferido la opuesta, con el relieve del caballero célebre del Greco.
Pero sacar las varias llaves para darles la vuelta siempre le pareció engorrosa tarea aplazable.
Y hoy, en un insólito vislumbre de lucidez, cuando había resuelto que "no lo iba dejar más", lo vio de venir: bastaba apenas con zafar la argollita general que suspende el llavero y cambiar (de manera incomparablemente más dócil) la cara...
Ahora, con un estremecimiento derivado de esa revelación, con un mínimo ribete de satisfecho y competente orgullo, se atreve a presentir que esta epifanía inesperada acaso sea el prólogo en un camino que allanaría su comprensión futura de las abstrusas geometrías del "bricolaje"; aunque elige dejar paso a la prudencia, a la escarmentada modestia de los pies de plomo y el no echar las campanas al vuelo que podrían suponer una temeridad arrogante como la que originó aquel suceso terrible que acaeciera a Ícaro, en las antiguas crónicas de la Mitología.
Con este inédito estado de cosas, Cleopatra sentirá que, en lo sucesivo, un detalle más redondea sus heráldicas y un tanto medievales perfecciones: esta suerte de renovado medallón que reposa sobre su falso depósito durante los sosegados paseos que le propongo.

miércoles, 13 de junio de 2018

El poderío de la tentación

Ahí están esperándote, como suele ocurrir, las moscas cojoneras, las alimañas que te acosan con la curiosidad morbosa e insolente, con el pretexto de transmitir una "información" que paladea de antemano la complacencia de la masa, de las audiencias crecidas y rentables, todo el mal olor de un  linchamiento, de un escándalo agrandado que los de a pie apenas sufrirían pero que, siendo quien eras, no debiste minusvalorar.
Pasándote de listo, más tonto tú, al ceder a los impulsos de una innecesaria codicia sin límites, de una vanidad y de una impunidad que quizá llegaste a imaginar como un escudo inexpugnable.
Tus manejos no han tenido mayor salida. El personal, con cierta frecuencia elige aires de plebe y de grosera verbena; y de acuerdo en que el escarnio sobra; pero conviene no dar motivos, ni siquiera "clavos ardiendo", para que se produzca y para que la legión de los buitres desmenuce incansable toda tu peripecia; para que las mofas de los envidiosos y los abucheos del "respetable"  vuelvan a escenificar una estampa que algo evoca a la del jorobado de Notre Dame, puesto en la rueda y sin la gitana.
Y luego: que Dios reparta suerte para que el diablo no nos coloque donde el poderío de la tentación nos ponga a prueba. Acaso nadie podría tirar la primera piedra.

martes, 12 de junio de 2018

No tenemos vergüenza

De toda evidencia, el "parche" del barco a Valencia, y tantos otros remiendos de juguete, están infinitamente lejos de la necesaria solución de un problema gigantesco, desde luego con abundantes raíces y explicaciones, pero al que es de temer no se le pondrá remedio suficiente ni a tiempo.
Y es lamentable que la especie humana, que tan pomposamente se siente y se dice superior, cuando el viento arrecia -- o sea, casi siempre -- no ha andado muy diferente, en la conducta, de los animales, con instinto de conservación, comportamientos depredadores, el pez grande que se come al chico, la ley del más fuerte y toda la correspondiente peste.
Con un añadido muy de tener en cuenta y particularísimo: la hipocresía. Los mil y un pretextos teóricos para echar balones fuera y mirar a otra parte, desentenderse ante el descomunal desequilibrio endémico con el que seguiremos cargándonos la convivencia, los recursos del planeta y el copón de la baraja.
A la Europa y a la América y Asia también, prósperas, si el egoísmo y la ceguera decadente no lo estorbase, les convendría por mero sentido práctico (ya que no por otra cosa) encontrar y llevar a cabo un plan eficaz y realista para que el desastre no termine con nuestras cómodas ferias, brillantes "expos" y sofisticadas pasarelas de la moda. Con nuestro insolidario y podrido de molicie "nivel de vida".

domingo, 10 de junio de 2018

Heroica contienda del Hipocampo y la mendaz tecnología

Ayer, el inestable "Plegablito"
volvió a mostrar anárquicas señales 
de asonada y motin en la pantalla,
con repentinas toses y pruritos
que, como un mar de males,
cuando asoman y dan terne batalla,
aproximan mi depresión al grito
y ponen mi paciencia tan a prueba
que pretendo, y así lo solicito,
la digna concesión de una medalla
resplandeciente, a ser posible, y nueva.

Hice un par de llamadas de socorro
a mi "taller francés" y de inmediato
esa gestión que subsanó el engorro
supo poner el cascabel al gato.

Hoy reflexiono en el abismo arcano
del "ordenata" y sus despeñaderos.
¿Son lo mío los cantos gregorianos
en vez de este lenguaje de marcianos?
¿De este atroz crucigrama de acertijos,
de este confundidor atolladero,
relleno de escondrijos
y turbulentos trucos inhumanos?

sábado, 9 de junio de 2018

Sin contar los que desertaron

por agotamiento o contrariedad parecida, los más veteranos y tradicionales seguidores de este "blog" quizá alcancen a precisar, en los anaqueles del recuerdo, alguna referencia acerca del misterioso "caso de la portuguesa muerta".
En relación con aquel ya remoto y desvanecido asunto, los nuevos y concluyentes informes de la INTERPOL han arrojado al presente luz y simultáneas sombras sobre el expediente que venía acumulando administrativas desidias, incurias y telarañas, causando grave deterioro a la correspondiente investigación.
El análisis de los restos de una mujer momificada cuyo ADN coincide de manera inestable y oblicua con los datos que obraban archivados en un destartalado hórreo sito en localidad de nombre todavía amparado en el secreto sumarial, ha inducido a la Comisión Encargada del Asunto a dar por finalizada la cuestión, prohibiendo de forma expresa cualquier otra y posterior pesquisa, y desestimando toda extenuante conjetura residual que pretendiere añadir la imaginación popular (con frecuencia calenturienta y zascandil) a todo el espinoso tema, volviéndolo aún más turbio y de consecuencias poco menos que estériles.
Las Autoridades, fuerzas vivas, moribundas y/o indecisas, de la Comunidad Internacional ordenan fastos luctuosos, banderas a media asta, réquiems diversos y funerarios botafumeiros para las numerosas ceremonias (exequias y así) que tendrán lugar en fechas próximas, con la asistencia y participación de las más altas jerarquías de cuanta religión asome por el ancho confín del horizonte.  

viernes, 8 de junio de 2018

Sonidos y chirridos

Harta convulsión y zozobra deben imponer estos tiempos desorientados a la conveniente aunque debilitada serenidad de nuestros académicos de la lengua.
Los desafueros y la demagogia que la "ideología de género" va infiltrando como un virus en el castellano no parecen darse un instante de pausa. Y en el fondo, lo que se cuece quizá sea un asunto de complejos, de rencores y de ignorancias.
Retorcer las palabras, con lo desconsiderado y horrísono que resulta, para amoldar la realidad y el buen uso a la beligerancia atroz de los ceporros descontentos, no debiera ser una solución entre tantísimos problemas que andan sin ella.
Por mi parte, dudo de que un oído sensible y civilizado pueda acostumbrarse con decencia a la machaconería grosera y a las herejías fonéticas con las que se nos va poniendo el idioma "patas arriba". Y es difícil (hay ejemplos de sobra) esquivar la tentación de que ministras nos suene a menestras, de verduras o no que ellas sean.
De rondón y tal vez con cauteloso cachondeo, en alguna empresa ya se han agarrado al "clavo ardiendo" de los trabajadores/as, en Andalucía, siempre tan folclórica, tan vistosa de hipérboles y en cuyas escuelas parece que se viene haciendo especial hincapié con el empeño de echar a perder la gramática y los vocabularios, mientras los bárbaros del lacito amarillo, muy sutiles y pacíficos, se ensañan con escritor tan inalcanzable como Cervantes. Vaya tela.   

jueves, 7 de junio de 2018

Del desvelo y otras azarosas solicitaciones

Al clásico desvelo de cada madrugada
acuden las palabras de mis rimas inquietas:
conozco sus caprichos, sus giros de veleta
impidiendo que el sueño regrese para nada.

Con las claras del día y frente a mi ventana,
algún velero blanco lleva mi fantasía
hacia rumbos lejanos, por otras travesías
de indianos exotismos, que aplazo hasta mañana.

Y sé que no soy dueño, en este teorema,
de este tiempo que paso devorando novelas
y pintando en la mente corteses acuarelas,
guapas ortografías, resplandores de emblemas.

A las cosas pendientes voy a poner sordina;
me declaro culpable de ser contemplativo
y, si no es ejemplar este modo en que vivo,
al menos no aconsejo seguir esta doctrina.

(Tú tienes "buen dormir", lo sé de buena tinta
y también es verdad que todo se contagia;
cuando retorne aquí tu cariñosa magia,
dormiré de otra forma:
distinta.)