sábado, 26 de mayo de 2018

Artilugios

Aunque es eléctrica, y ahí se ve naturalmente el relativo grado de servidumbre que hasta los clásicos debemos a la tecnología, no tiene mi tostadora el aire desafiante, misterioso, de cápsula interplanetaria y futurista (o "presentista" ya) que otras que se exhiben con gallarda ufanía en los establecimientos del ramo de los electrodomésticos y otras pingües maravillas.
Rectangular, con la parrilla a cielo abierto que ha de dorar las caras alternativas (el haz y el envés) del pan, incorpora un cable de corriente y un botón o rueda minimalista que determina el encendido de las "resistencias" y el tiempo de duración, otrosí marcado por una suerte de tic-tac de reloj cuya evolución finaliza noblemente con jubiloso y claro timbre de parada, similar al de la bicicleta de Irene. Su comportamiento la capacita para piezas de diverso grosor, incluidos molletes y croissants, etc.
Y no dejaré de citar su otro componente, de elegante y funcional cometido: la bandejita del fondo, aluminio pulido y extraíble, que en ocasiones hace viajar mi fantasía, zángana y trivial, con la evocación de la guillotina o de la plancha con la que conspicuos prestidigitadores fingen la cruel sección de un ayudante o "ayudanta" quien, por lo general (aunque se han dado casos), aparece al final con su entera, triunfante, ilesa integridad. 

jueves, 24 de mayo de 2018

Camposanto de última generación

Las cruces amarillas que en las playas
van plantando los díscolos tunantes
vienen a ser la fúnebre quincalla
de ese fascio rampante
que parece que ver quiere el cotarro
ardiendo como valenciana falla.

Así que, entre ocurrencias y desgarros
y abolengos de mapas trasnochados,
de tal modo revuelven el tinglado
que la ciudadanía
que calmada y paciente parecía,
de estarse rebotando ya da muestras;
y calientan motores los diarios
con una edición extra
en la que el eminente corrosivo
de alguna bronca entre el vecindario
termine en crónica de "rotativo":
-- "En los enfrentamientos callejeros
que han tenido lugar en estos días, 
competentes y pulcros camilleros
transportaban contusos viajeros
y unos cuantos heridos, tíos y tías."

(Que a todo llegaremos,
manejados por demasiados "listos"
y demasiados memos.) 

martes, 22 de mayo de 2018

Los delicados predicadores

De vosotros, no menos se esperaba,
mendaces demagogos bananeros.
Rojos cual atún rojo de almadraba,
más bien golfos, más bien aventureros,
el cancionero de los "compañeros"
(donde unos pringan y otros, siempre a flote,
uno, el cómitre, los otros, galeotes)
os camuflaba apenas el plumero.

Y azote de "los ricos,
esa infame y decadente casta",
al incauto y menguado personal,
vendiéndole la burra iconoclasta
se os iba la fuerza por el pico
y en tangos de arrabal.
Pero es un carnaval falso y postizo
y al cabo queda sólo el compromiso
de daros, como todos, la gran vida
y que los mansos sigan la corrida.

¿Un pisito modesto?
¡Venga, cuates,
que después del chalet ya vendrá el yate!

domingo, 20 de mayo de 2018

Las cosas de palacio...

Con el concurso sutil, aunque algo impaciente, de las habilidades de Lady Taladro, ha quedado visto para sentencia el tercer artilugio o adminículo que asegurará (¡Alá es grande!) los gallardetes que por un prurito de desconfianza el Clavileño Estelar había dejado de lucir como solía, desde que, más de dos años hará, sucedió aquello de abril.
Arduas deliberaciones han precedido a su elección: circunloquios, soliloquios y otros loquios han abundado en cálculos y teorías, en pros y contras, en avatares, fantásticos pormenores y sinsabores funambulescos hasta que laboriosamente se han ido decantando las conclusiones y decisiones pertinentes y héte aquí que (toquemos madera) "hemos llegado a puerto".
Entre la acreditada parsimonia del Astronauta y la vertiginosa velocidad que por lo general espolea la conducta de Rita, la Rápida, queda por fijar la inminente fecha de la rentrée de esa parte ilusionada y esteticista de nuestros compartidos devenires.

martes, 15 de mayo de 2018

Quim de la India

Se dice que la cara es el espejo
del alma -- como quiera que ella sea --
y cuando contemplamos la que tienes,
de gesto como hipócrita y añejo
y más bien antipática que fea,
en nada nos parece que conviene
para que se mejoren los esquemas
de tu gente y de ti y del "monotema".

Y es que el rictus de asco en tu sonrisa
rígida y permanente y estreñida,
fácilmente anunciaba tus premisas
y el rumbo tuerto de tus embestidas.

Las directrices y la bendición
pides como un pelele a Puigdemont
quien, explicándote cómo es la cosa,
puede que te regale
un libro de Petete y una rosa,
pues sois tal para cual y ya os vale.
Conque si no es seguro, sí es probable
que hayas dado señales
de ser vulgar, petardo y miserable.

lunes, 14 de mayo de 2018

De cómo hacer penitencia

La erótica textura satinada
del mejillón goloso y al vapor
no es el impar manjar que nos agrada
en estas, ya, jornadas de calor.
A su seducción suma, va y se suma
el gambón generoso y al ajillo
que en su cazuela, intenso, nos perfuma
y al presente menú confiere brillo,
con su aceite dorado y virgen extra,
la guindilla atrevida de relieve
que al complacido paladar secuestra
por su profundidad picante y breve.

¿Y qué decir respecto al salmonete
que, enharinado, en la sartén se fríe
y parece oriflama en minarete
cuando a satisfacción Ud. sonríe?

Luego, de sobremesa,
el delicioso aroma del café
anuncia su sabor. ¿Habrá sorpresa
que sobrepuje tanto minué?
(Correremos un velo de misterio
que no precise y mantenga la duda,
y habrá que resolver sin mucha ayuda
y a veces con ecléctico criterio
si un tocino de cielo
o un tembloroso flan al caramelo.)

domingo, 13 de mayo de 2018

Cuando me desvanezco de metáforas

y oblicuo rumbo cual joven canéfora,
despierto sin querer las inquietudes
de aquestas que lo son, no multitudes
sino finas y atentas minorías
que, a modo enjuto de feligresía,
me progresan modosas los renglones
siguiendo el ritmo, que es asaz aciago,
del cabotaje de los corazones
y misteriosas prosas que propago.

Por eso, Pionono
enristra en ocasiones su teléfono
e inquiere nuevas sobre mis andanzas
por si una deleznable destemplanza
enrevesara mis humildes métodos.

Yo aprecio su interés y por ahora,
si demoran las pausas este "blog",
no es porque la guadaña destructora
esté cortando el hilo a este reloj.
Que al tronco de los árboles me abrazo
para tocar de contino madera,
mientras el amarillo de los lazos
insiste con su traca y su quimera.

viernes, 11 de mayo de 2018

Un maldito asunto

No afirmo nada pero ¿pudo ser
una movida de jugar con fuego,
un tensar de la cuerda para ver
qué resultados se producen luego?

¿Y, al ver que se torcía la partida,
rompías la baraja y enseguida
fuiste a salir de naja,
y al querer levantarte de la mesa
escuchaste decir "Ahora, princesa,
va siendo un poco demasiado tarde
porque, ya ves, la cosa está que arde"?

(Lo pringoso, lo sórdido del caso
es que suena a ruina,
a trance lamentable y a fracaso.)


jueves, 10 de mayo de 2018

Superando

(si ello era posible) la predominante línea de sopor y decadencia que caracteriza a nuestros dizque "representantes" en Eurovisión, la insulsa, gazmoña y descolorida parejita de este año hará sin duda las delicias de un público para el que tenemos palabras, aunque piadosamente vamos a omitirlas.
Es tan grande nuestro desaliento que quizá salgamos huyendo a tiempo cuando les toque exhibir su virtuoso talento durante ese festival que, con intérpretes así, está cada vez más destinado a disolverse entre el descrédito y una creciente imbecilidad.
Hasta las capas de paño de Béjar, de muy merecido prestigio, tendrían dificultades para combatir tanta frialdad y tan trivial y redomada tontería.

lunes, 7 de mayo de 2018

Rimas desde Chiclana (y son tan sólo unas frágiles seis de la mañana)

(A estas alturas ya no es mi memoria,
que nunca buena fue, fiel instrumento
con el que hacer recuento
medianamente bien de las historias.)

Los que me han visto -- depuesto el escudo
y rendida la espada y derribadas
las máscaras para mi protección --
ya saben que debajo de la piel
está mi carne viva. Que el barbudo
compositor antaño de baladas,
y que en tantas insomnes madrugadas
se aventura y expone el corazón,
no es porque ha renunciado al moscatel
que va eludiendo a veces el saludo,
sino por timidez o indecisión.

También quienes me han visto
algunas lágrimas impresentables,
ya saben que no soy invulnerable
y que, como Teruel, también existo.
Y que no debería,
antes que mi salud se resquebraje,
dejarme seducir del centelleo
y del frecuente y terne devaneo
de los vocabularios y sus gajes,
que en el principio de tantas jornadas
ya me desvelan desde la almohada.

-- ¿Y qué dirás a los que no te han visto?
-- Que no es nada importante: con la edad,
a veces me despisto. 

domingo, 6 de mayo de 2018

Claves y meandros

-- ¿Una segunda oportunidad?
-- Ni pensarlo.
(Ya sé que su vanidad herida, que también algo implica de elitismo aristocrático, pone a flor de piel el más femenino y elegante de sus despechos.)
-- Bueno, me gustaría que reflexionaras con mesura acerca de lo sucedido. Porque con frecuencia te he señalado lo inconveniente del adocenamiento y las incomodidades inherentes a toda manifestación multitudinaria, ya sea deportiva, política o folclórica, incluso los sanfermines de Pamplona, las fallas en Valencia y las verbenas populares de la Villa y Corte.
-- No omitas la feria de Sevilla, aunque tú seas nacido en esa ciudad y tanto te guste llamarla Ixbilia, oblicuo y arcaizante que te pones.
-- Ahí le has dado. Y ("tú, como tu puñetero padre") que lo que se hereda, no se roba, no dejarás de darme la razón cuando repito que como en casa, no se está en ninguna parte, o que ahí hay una casa que parece un barco y se llama Residencial el Ancla, etc.

Difuminadas sendas divergentes solicitan el fluyente discurso de las neuronas y sus meandros. Hoy, decretado hace años un caprichoso aggiornamento del Día de la Madre (que no había causa decente para quitarlo del 8 de diciembre), doña Carmen acaso sonríe comprensiva, ante el legítimo, innegable y creciente parecido, que ella siempre notó, supo y quizá quiso, de RGB y RGF.    

sábado, 5 de mayo de 2018

"Easy rider", un año más

Como si te sacara del serrallo
para darte un paseo y que te admiren
los envidiosos jeques de otras tribus,
los cadíes, emires y sultanes...

Pero salimos tú y yo temprano
(y la gente no suele madrugar);
conque con esta atípica liturgia,
casi nadie nos ve por esta fecha
tan señalada, tan particular.

La multitud se encrespa en el Circuito
y están allí apiñadas, numerosas
las asambleas ternes de la rueda
que caerían rendidas mayormente
al mirar con lujuria y con deseo
tu brillo, la hermosura
de tus anchas caderas;
tu audaces insignias perfiladas:
la más azul, sin duda,
de todas las princesas de este cuento
que transmigra, oliendo a gasolina. 

No te importe, que en este caballista
tienes tu más ferviente apologista.

viernes, 4 de mayo de 2018

Más o menos

-- ¿Qué estás leyendo?
-- Un breve ensayo sobre el fenómeno de los estados alterados de conciencia.
-- Cuéntame.
-- No lo he terminado de leer aún; pero, en general, analiza el asunto desde diversas perspectivas: causas, procedimientos inductores, objetivos perseguidos y/o logrados, etc.
También hace un recuento relativo de antecedentes en diferentes épocas y culturas. De siglos atrás, consta que hubo experimentos individuales y colectivos con, por ejemplo, las drogas, que en absoluto han sido una moda del siglo XX sino que fueron utilizadas siempre para trascender lo que entendemos, algo alegremente, por normalidad. La nómina puede abarcar desde los brujos de las tribus remotas hasta el opio que, en la fascinación por el exotismo oriental, incorporaron con manifiesta preferencia los más sofisticados exponentes del arte y la literatura, de la bohemia cultural o no tanto, y que luego, ya en tiempos recientes y populares, dieron nombres como Hendrix, Joplin y otros tenebrosos figurones excesivos del espectáculo que, entre evasión y ansias, exploraron con rabiosa curiosidad dimensiones insólitas a través de cocaína, heroína, LSD y la larguísima lista de sustancias que en demasiadas ocasiones se les llevaron por delante la cordura, la salud y la vida.
-- Ya dirá algo sobre el alcohol...
-- Bueno sería que no. Los devotos de su sabor, sus efectos desinhibitorios (sobre todo, en los grandes tímidos) y la desenvoltura creativa que puede proporcionar junto con el estímulo a las fantasías, a la inspiración y sus sinónimos, también conocemos su otra cara, su condición peligrosa de "arma de dos filos".
-- Y esto de la conciencia alterada, ¿será también la insufrible tomatera que tienen los separatistas?
-- No sé qué te diga. Ahora, lo que yo no descartaría como resorte para alterar la conciencia es el éxtasis de los amores.
-- O sea, el científico y celestial orgasmo.
-- Más o menos.   

jueves, 3 de mayo de 2018

En cuarentena

Todavía (bajando los peldaños de la escalera, a la postre inútil, que iba a colocarla en la consecución de sus criminales objetivos y sus propósitos totalitarios) anda esa gente poniendo teatrales parches de cinismo, de declaraciones capciosas, sesgadas, plenas de intención tendenciosa, en sucesivos comunicados que anuncian cosas tardías y cuya credibilidad parece escasamente garantizada.
Fanfarrias de heroísmo falso, luces caprichosas de vanidoso autobombo protagonista, regateando con cicatería mafiosa los reconocimientos inexcusables y escondiéndose, con la inversa cobardía de los matones, tras las boinas, los rancios puños en alto y las mortíferas máscaras blancas que ocultan la "boca pequeña" con la que nos sueltan los, por ahora, últimos embustes.
Va a ser difícil creérselo, con tanto daño acumulado y tanto tonito redicho/velado, de advertencia.

martes, 1 de mayo de 2018

La toga ecléctica

Parece muy preocupante
el subjetivo talante
de la Justicia española.
(Se me dirá con motivo
que no es el único caso:
países con más vitola
de "carácter reflexivo"
no tienen más lleno el vaso.)
Mas coincidiréis conmigo
en que hay inseguridad
porque premios y castigos
dependan de una verdad 
aquejada de neblinas
que a veces son tan cambiantes
que, aviso a los navegantes,
ponen carne de gallina.

Y claro que el personal
sale a la calle y protesta
si le parece anormal,
para dirigir la orquesta,
tanta variopinta testa.
Que hay tribunal que resuelve
un tema de un cierto modo;
mas cuando el litigio vuelve
a soldar sus electrodos
de una manera distinta,
corre de nuevo la tinta
del juzgado superior 
que va enmendando la plana
a la sentencia anterior
y suena todo a macana.

"Pleitos tengas y los ganes",
dice un refrán cauteloso
atribuído a gitanos.
¡Dioses penates y manes,
que no caigamos al foso
de un magistrado malsano!

domingo, 29 de abril de 2018

¿Y qué os cuento hoy?

Este jardín parece un campo de batalla
que azotaron los vientos tenaces de este invierno;
y como un estratega erguido en la muralla,
evalúo los daños con desaliento interno.

El ficus ha perdido centenares de hojas
caídas en combate, defenestradas bajas
que han dejado las ramas en mísera congoja,
presintiendo un final de cumplida mortaja.

Los hibiscos acusan el clima antagonista
y están extenuados de una furia exorcista
geranios, margaritas, el jazmín, la palmera...
que ni parece ya sombra de lo que era.

La primavera habrá de establecerse ahora
-- Más vale.
-- Ya os digo, señores y señoras,
y, como cada año, traerá las alergias
y las divagaciones que rima Javier Bergia.   

viernes, 27 de abril de 2018

Expresiones

¿A veces se le dice "ten con ten"
o alternativamente "toma y daca"
a este privado y lúdico vaivén
que la pasión de los cuerpos aplaca?

Los estudiosos de sagaz criterio
convergen, cuando el tema se analiza,
en el dictamen de que ese misterio
al alza casi siempre se cotiza:
una piel que recibe de otra piel
las amorosas, cálidas caricias
como el lienzo recibe del pincel
el esmerado trazo que el pintor
-- en su quehacer callado, en su primor --
imprime a sutilezas y delicias.

(Que quede en el secreto
de la penumbra de esta habitación,
este momento tenue, este boceto
gentil o tierno, desde el corazón.)

miércoles, 25 de abril de 2018

Encaje de bolillos

Como suele decirse de las meigas, haberlos, haylos.
Y fuera de aquella expresión medio castiza que mencionaba lo del "punto filipino", y que hoy acaso se va declarando en retirada, adumbrada de nostalgias coloniales y otras sentidas decadencias que se ven barridas por la pedestre y atropellada urgencia de nuestros días, otros empleos corresponden a la palabra que nos convoca en esta ocasión.
Porque en la redacción aplicada del colegio ya se nos ofrecían los suspensivos, propios para la intriga, la duda, las sugerencias veladas y elusivas; el seguido, para separar "ma non troppo" determinadas oraciones; o los dos, tan de utilidad en el momento de inaugurar las enumeraciones; el a parte, de acreditada contundencia independiente; y desde luego el final, tirando a drástico en los debates y también en las crisis despechadas y sentimentales.
Una marca de calcetines dispuso con valentía de él; otra, de ropa, que auguraba célebre "vedette" (hogaño se diría que retirada de las luces fastuosas del espectáculo), lo asociaba con la Ciudad Eterna para así salpicar de sutil encanto y glamour la línea de sus prendas. Y claro que en esta relación no ambiciosa, sería imposible olvidar cómo la DGT nos vapulea con mucho menos miramiento que ansia confiscatoria, y omitiendo con desdén el decepcionante estado de muchas de nuestras vías de la plata o del material que sean.
En fin que, en estas fechas, ya clausurada la Feria de Abril con sus gozos y sombras, la variedad que ha impuesto su presencia, con predominio no lejano de las experiencias tenebrosas e indeseadas, ha sido la de los puntos de sutura, cuya inquietante eliminación señaló la jornada precedente, para los espíritus temerosos, con tintes indelebles de desconfianza, inseguridades y otros trasuntos del ánimo, que sólo y apenas se vería consolado por el chocolate con churros que, en Chiclana de la Frontera, sirvió de bálsamo a ese esforzado trance que las huestes femeninas de las Encajeras ignoraban con inocencia durante su pública y rumorosa demostración en la plaza, a orillas del Mercado Municipal de Abastos, entre la calima y una brisilla algo fresca que era lo que tocaba ayer.      

lunes, 23 de abril de 2018

Brújulas y sextantes

Némesis desatada. Permanente
empuje que no cesa ni en festivos;
proyectos a menudo intuitivos
que causan el asombro de la gente.
Enérgica y extensa fantasía
que elucubra diversas soluciones:
un sobresalto que en los corazones
instala una zozobra cada día.

¿Qué rumbos, que sorpresas nos depara
la aurora con el nuevo amanecer?
¿En qué instantes sesgados el TALLER
programará un recambio de mamparas?

Es toda una aventura marinera
cuya experiencia con esmero adquiere
atravesando innúmeras fronteras
el Hipocampo junto a Maritere.

sábado, 21 de abril de 2018

Un comportamiento singular

No osa sostener el Hipocampo que al modo de Walter y Jack compongan otra extraña pareja.
Aunque sí afirma que los transeúntes que en reducido número deambulan por la acera de enfrente de la casa, los contemplan con redoblado y renovado asombro, sacan conclusiones, formulan conjeturas y toda clase de cábalas acerca de la insólita estampa que con algo de temerario desparpajo ofrecen a la vista.
O acaso, ¿qué podría pensarse de ellos?: perfilando abstrusos quehaceres desde las terrazas, casi siempre a deshoras o, cuando menos, en momentos que no nos atreveríamos a calificar de oportunos, sin una grave modificación de los diccionarios...
Laboriosos y concentrados, realizan esotéricas mediciones, anclan puntos de apoyo cuyo recóndito propósito permanece a menudo oculto en un insondable misterio. (Tanto él como ella son manifiestamente "seniors", lo cual redunda en el aumento de la perpleja incomprensión de los casuales espectadores.)
Y es que, la mayor parte del tiempo, sus idas y venidas y la frenética actividad del "bricolaje" desarrollada, apenas dan muestras visibles que proporcionen la ansiada explicación para la curiosidad pública, aunque algún atisbo de malla protectora y apliques luminosos ya ha sembrado infinita desazón en los círculos de estudiosos de la metafísica aplicada y levantado tenues sospechas entre los adeptos de las corrientes más desvanecidas y desorientadas de la astronomía.

viernes, 20 de abril de 2018

La versión

A pesar de nuestra común pertenencia a un mismo y pintoresco gremio, no es tan raro que nunca coincidiéramos, que no hubiese ocasión de "ser presentados". Y no poca parte en ello quizá tuvieron mis costumbres retiradas, la deriva que por lo general llevé, primero en aquella torre urbana y urbanita y ahora, anclado voluntario al costado del mar.
Pero Enrique y yo jamás nos encontramos. De su carrera, indirecta y superficial noticia tuve; tampoco me llegaron mayores detalles de su muerte. Me gustaba su modo de cantar, seriote, desasido, como que transmitía sombras y sesgos de cierta amargura. Y algo debió moverlo a realizar su personal versión de ese ensueño mío sobre el pintor que se demoraba en su obra, enamorado absorto ante la hermosura de la mujer que le hacía de modelo.
Días atrás, volví a escucharla: un dejo solemne, inesperado, en los acordes que acentúan el acompañamiento; la tensión de costumbre en su voz. Y me conmovió sentir de nuevo el asombro de los puentes que, algo caprichosamente (o acaso con fundamento), tiende la casualidad entre personas desconocidas, entre sensibilidades menos lejanas de lo que una observación distraída puede revelar.
A través de distancias, tiempos, órbitas, va y viene una inaprehensible y seductora vía láctea de belleza, emociones y sentimientos que no todo el personal (lástima grande) sabe percibir.
-- ¿Y eso de la igualdad?
-- Menudo cuento, "oyes". 

jueves, 19 de abril de 2018

Los mimbres del cesto

Alternando previsibles notas de humor y de ternura veterana, "El viaje de sus vidas" nos relata de manera cómoda la "aventura" final de un matrimonio de abueletes que se pondrá a prueba en el recuerdo de los buenos tiempos pasados, la costumbre edificada con la sensatez, los agravios y celos (sin digerir del todo), los proyectos, la familia, etc. valores y usos de gente normal que, como el resto, enfrenta la decadencia inevitable, la nostalgia y las limitaciones compartidas que ensombrecen, tarde o temprano, nuestro horizonte.
Con hermosos exteriores, referencias de canciones que fueron emblemáticas, guiños sociales, entre personajes secundarios que acompañan las anécdotas con curiosidad y/o asombro de espectadores, Donald y Helen resuelven desde su acreditada maestría, sabia experiencia, carácter y oficio, esta cinta generacional y hecha a su medida de grandes intérpretes, este cesto con mimbres de considerable y asumida proximidad.
La entereza de la decisión final, tiene algo de decencia o, si se quiere, de castiza salida porque a la fuerza, ay, ahorcan. Pero también es lo que hay.    

martes, 17 de abril de 2018

Don Limpio, como una patena

La canción de aquellos días,
¿qué decía?
"Manolo mío, Manolo de mis amooores..."
Y en calendas más recientes,
cuando tanto te aclamaban
a tu alrededor las gentes
y todos te echaban flores,
¿qué olvidaste, "presidente"?
¿No te enterabas de nada?
Tan ocupado que estabas
en gastarte, según dicen,
generosa millonada
en reformar y adecuar
(me suena que en La Palmera*)
el palacete elegido
para tu alta dignidad
y tu empaque presumido
de faraón andaluz
-- aunque, al cabo, transitorio --
y ahora no alumbra tu luz:
que tu ámbito no era
vigilar la enredadera...
ni ponerte de verdad
a corregir los desvíos
de tu leal consistorio,
¡venga, tío!

Generaciones futuras
habrán de estudiar tu caso,
tu insólita caradura
y tu flagrante fracaso.

*(Célebre y aristocrática avenida del Parque de María Luisa en Sevilla.)

lunes, 16 de abril de 2018

La normalidad

Consciente de que su carácter lo situaba de forma permanente en LOS antípodas del valor físico y de que era de suyo el paradigma de la hipocondria y de que su umbral del dolor casi no merecía tal nombre, tuvo que someterse al quirófano, al ambiente gélido y sobrecogedor, repleto de instrumentos, artilugios, mecanismos, todos ellos impresionantes y de desconocido propósito y, en su mayor parte, de apariencia temible, con alto predominio del acero inoxidable y los inquietantes diseños.
La espera previa que se prolongó semanas (desde la primera noticia necesaria hasta las casi dos horas ya en la antesala, luego en la camilla de operaciones, bajo la luz múltiple e intensa de los focos) consumió sus de por sí ínfimos arrestos y menos mal que accedieron a colocar una almohada bajo su cabeza durante la intervención.
Las frases de aliento, los gestos de ternura, las bromas deliberadas que, con un fondo supersticioso, procuraban disminuir el mal trago con un humor exagerado y negro, de tinta china Pelikan, a lo largo de la jornada anterior, y de las horas precedentes, se desvanecieron en la última media. Y no tuvo la mente en blanco, sino en un suspendido calderón; en un difuso estupor de íntima soledad.
Ahora, de vuelta a casa, hay distensión, paella, café y besos de Isadora, que viene teniendo el capricho de pedir y comerse el extremo suave del clásico croissant relleno de chocolate...
De vuelta  a casa, la normalidad hace parecer este pasado inmediato como otro sueño incómodo que comienza a desvanecerse.

sábado, 14 de abril de 2018

La comprensión de Vuesas Mercedes

Cuando algunos de los asistentes a la reunión iniciaron la despedida, también él decidió que era hora de irse. Y empezó a inquietarlo el hecho de no encontrar su chaqueta. El anfitrión sugirió que quizá había llegado ya en mangas de camisa, aunque no era lógico, con el tiempo, aún frío, que tenían esos meses.
Sin resolver aquel inconveniente, lo acompañaron al coche y al no recordar dónde lo había aparcado horas atrás, su aprensión y su desasosiego fueron en aumento de forma vertiginosa. Desorientados, increíblemente cesaron en la búsqueda, desistieron.
Luego, recuerda, se encontró remontando los peldaños de aquella sala de cine, sintiendo un pánico creciente porque iba teniendo ya la espantosa certidumbre de haber olvidado su nombre, su identidad.

En eso estaba, en el instante en que un movimiento del adorado tormento que dormía a su lado, lo despertó, recobrando así la realidad con un alivio que Vuesas Mercedes no dejarán de comprender.
Como para eliminar del todo la molestia de esa pesadilla, ahora se ha sentado a escribirla, a conjurarla, mientras el café y las tostadas ajustan un poco su destemplado diapasón y han parado, por ahora, el viento y los aguaceros.

miércoles, 11 de abril de 2018

Mientras Alaya os contempla desde su pirámide

Entre los 300 del paso de las Termópilas y el número similar de "héroes" que florecen en el banquillo andaluz como consecuencia de los ERE y así, los analistas han observado ilusionantes diferencias.
Resumidas las crónicas, tal parece que éstos, frescos numerosísimos, dieron comienzo a esas libidinosas andanzas en 2001. Y como se emplearon a fondo, durante una vistosa ristra de años, se fundieron (con insólita y desmadrada alegría y más o menos indebidamente) 800 milloncetes a repartir con los amigos del taller, fruslería indigna de consideración y cuyas desvaídas explicaciones es posible que no basten a resolver un laberinto que ya se va desmoronando con los previstos trucos de la prescripción del delito y/o la asunción de responsabilidades dizque políticas.
En los lugares de honor de este friso de artistas figuran con méritos indiscutibles Manolo y Pepe, presidentísimos y, a la postre, precursores de nuestra impar Susana, personajes cuyo poderío no cabe negar y cuya incidencia en tan taurinas tardes de apogeo no renunciará a sus antecedentes histórico-literarios del Patio de Monipodio, símil que quizá ya ha salido con anterioridad en este "blog", siempre aquejado de perplejidades y otros ribetes de la decadencia.

En Ochoa, en la Campana o en el Horno de San Buenaventura, merendando entre discretos conciliábulos, los cadíes de nuestra Ixbilia departen y dilucidan cómo han de quedar mejor las conclusiones: ¿como torrija espesa, tierna y melosa, o como soluble, delicado e inconsistente azucarillo?

martes, 10 de abril de 2018

Rimas desde el porche y arenga final

Con breves intervalos de receso
prosigue el temporal. Tiene el gramón,
traspasado de agua con exceso,
un punto de incipiente inundación.
Los geranios, con sus tronchados tallos, 
en los dos macetones de la entrada,
ya están dudando si llegando mayo
podrán sobrevivir a esta andanada;
al loco viento que esta temporada
agita con furiosas bofetadas
las plantas demediadas del jardín:
el pittosporum de cuyos detritus
hago acopio diario con la escoba;
y los cientos de hojas que del ficus
se van cayendo en cadencia sin fin
mientras que la esterlicia hace corcovas. 
El jazminero azul y los hibiscos
no sobrellevan bien estos mordiscos
que da el clima, tan desacostumbrado
en esta primavera
que parece un invierno trasnochado...

En fin, sillón, lectura,
¿hábitos sedentarios y gordura?
Si el tiempo, de momento, no acompaña,
entre truenos y estrenos...
¡Todo sea por los pantanos, llenos,
y por el Rey, por Dios y por España!

lunes, 9 de abril de 2018

Nevada y retablo de primavera

Cifuentes se tambalea
entre la urdimbre confusa
de una mal jugada baza
que tiene todas las trazas
de una superflua chapuza
que, oportuna, desmenuza
con encono la platea.
¿Qué necesidad había
de más lustre aparentar?
Metiéndote en tal porfía,
¿llegaremos a aclarar
los detalles, la leyenda,
la trastienda
de tamañas componendas?

Se nos pudren las manzanas
en casi todas las cestas;
y mientras cada semana
en España hay una fiesta,
"los jefes", siempre a lo suyo
y nosotros, contemplando
-- avive el seso y despierte --
cuántos pasarán al trullo.
Que en este burla, burlando,
y por el Valle del Jerte
van los cerezos en flor
y se retrasa el calor.