domingo, 18 de febrero de 2018

Las palabras del final

Supongo que el reclamo de las numerosas nominaciones que vaticinan el éxito de "La forma del agua" ha debido ser la causa de que el público, en la matinal de este domingo, fuera inusualmente nutrido. Y desde luego la película contiene elementos que con seguridad lo justifican.
El Sr. Del Toro, cuya trayectoria es notable, toma el mando en los aspectos más relevantes de este cuento hermoso e inquietante, que encantará a los ecologistas y a los que no lo sean, envuelto en imágenes, sugestiones, fantasía y otros méritos que, mientras retratan comportamientos y personajes que nos van señalando puntales notorios (desde el sórdido egoísmo materialista y depredador al delicado y aun erótico/onírico romanticismo), nos hacen llegar, entre los bellos temas musicales de acompañamiento, a la frase que cierra la historia del sireno y su chica, con unas palabras en la voz del relator que calarán -- más vale que sea así -- en la sensibilidad que nos queda a los espectadores.

Porque las entretelas del corazón también están para ser tocadas.

sábado, 17 de febrero de 2018

"La mulata Soledad"

En el álbum, único e inédito, del grupo que con Ortuño y otros colegas diseñamos, tiempo ha, y que bautizamos de modo pomposo y aventurero El rumor de la tripulación, figuraba esta "MULATA SOLEDAD" de hoy. Otro intento también la dejó en espera sine die en los estertores de postrimerías de aquel delirio que llamaban CRAG.
De condición cálida y tropical, añorantona del Caribe, no reniego de su paternidad, de su música; ni de su letra que, aquí y ahora, para vosotros, surge así:

Va moviendo las caderas la mulata Soledad:
de verdad que enciende en mí la borrachera.
Un turbante en su cabeza, un pañuelo de color
la corona de africana realeza.

De la playa al malecón, bajo el sol que la acaricia,
mi deseo crece al son de su malicia...

La sonrisa se le marca con burlona perfección,
que por poco si me caigo de mi barca.
Equilibrio de bandeja: redondel rimado con
esos aros que le adornan las orejas.

Vendiendo mangos, vendiendo piñas,
te compro todo lo que tu vendes, querida niña...

(Seguía, y sigue, en esa línea, con alguna estrofa más que queda pendiente quizá para otro día.)   

viernes, 16 de febrero de 2018

Una ley para reformar

Nuestra discutible y contrahecha ley electoral parece en parte un apaño que se formuló para complacer/favorecer intereses sesgados, a pesar de teorías que pretenden explicar sus motivaciones, proporcionalidades, etc. y "justificar" el despropósito de que para nada tengamos eso de un hombre, un voto. Con propiedad, una persona, con los requisitos correspondientes, un voto.
Ahora, redondeando su fallida excelencia y procurando, como suele, animar el desorden, el partido del pintoresco rollo temerario y disolvente propone extender el ejercicio de las papeletas a los chavales de instituto o casi; y en el futuro quizá considere, con estelar simpatía, incluir en las decisiones democráticas a los parvulitos y las parvulitas de las guarderías, no veo por qué no.
Comprobados los inconvenientes, las componendas descaradas, las chapuzas del actual sistema, ¿cuándo nuestros costosos gestores se pondrán a solucionar decentemente la tarea?
¿Deberemos consentir la permanencia indefinida de unas normas que a tantas distorsiones se prestan, con frecuente y abusiva ventaja para los más frescos y los más canallitas del patio?   

jueves, 15 de febrero de 2018

Nomenclaturas y vocabularios

Llamarte compañera no termina
ni de gustarme ni de convencerme:
me suena socialista y demasiado
escéptico me han vuelto tantos chascos
y tantos cuentos chinos que proclaman
ésa y las demás ideologías.

Pero tengo otros nombres, más palabras,
más códigos que están entre tú y yo
y que, como señales,
encargaré a esa médium transmitirte
cuando sea que sea que el futuro
haya modificado este presente.

En todo caso, ahora
que afortunadamente todavía
permanecemos juntos
a esta orilla del lago,
lo cabal viene siendo repetir
esta especie de támdem de ciclistas
encajados de forma paralela
sobre el cual se da, en íntimo consenso,
la metafórica designación
y la reconfortante sensación
de -- en versión cariñosa --
"hacer una sillita".

miércoles, 14 de febrero de 2018

La madurez de los productos Malpaso

Con la maestría de un más que demostrado oficio y la sobriedad sabia que caracterizan al Sr. Eastwood, la cinta que se proyecta ahora (la del Tren a París), es un ejemplo de cómo hacer cine prescindiendo de alharacas, de efectos especiales y de oropeles al uso, o sea controlando eficacias y artesanías de primera división.
Unas referencias, unos trazos sencillos y suficientes nos cuentan que hay personas normales, corrientes que, enfrentadas a situaciones de peligroso compromiso, nada improbables en estos tiempos, son capaces de reaccionar con el decente comportamiento que todavía queda.
Eso, y el deliberado tono bajo de turismo gregario, de unos usos simplones, adocenados incluso, reservan y preparan el contraste del entrevero en la escena intensa contra el terrorista del tren.
Me ha parecido ver a Mr. Clint en un plano breve, casi instantáneo, intercalado en el desfile final; quizá en otro, de espalda, entre los viajeros de los andenes. De ser así, oportuno guiño familiar, detalle socarrón de este ex-legendario pistolero, detective, etc. que por suerte acumula ya una larga, fecunda y viril trayectoria, un indiscutible "sello de la su casa". Enhorabuena.

martes, 13 de febrero de 2018

Mestizaje

De qué espacios remotos, de qué tiempos
-- antes de los Cortés y los Pizarros --,
de qué lejanas y frondosas selvas,
rumores populosos de animales
que en los tratados jamás figuraban;
de qué ritos sagrados y culturas
que apenas adivinan,
estos días, los más sagaces investigadores.
De qué ríos de sangre, hasta llegar
a aquel silencio,
a las veladas sombras
del tatuado torso; y a la mirada
que, aunque apacible, esconde
la fiereza ancestral, la violencia
de los cruentos sacrificios ofrecidos
en la cima de las escalonadas pirámides
La herencia misteriosa, indescifrable
entre las ruinas,
los restos calcinados de las hogueras,
las truncas figuras que quedaron
-- pinturas, estatuas --
representando a sus dioses...

Antes de todo aquel y este quilombo:
de esta propia, singular palabra que aquí evidencia
su acaso trivial y pintoresca sonoridad.

lunes, 12 de febrero de 2018

La "otra" cantera

Los satinados y los fariseos de la "ternura blandiblú" manifiestan a coro lo inconveniente que puede resultar el posible encierro en la cárcel de esos prematuros, precoces DELINCUENTITOS, porque el trato con adultos de su ralea, seguramente contagioso, los terminaría de echar a perder, los volvería irrecuperables.
Eso sí que es hilar fino: irrecuperables son las víctimas, las personas de buena o meramente normal conducta que viven con temor y zozobra el irrecuperable peligro de esos salvajes sueltos, o mal controlados en instituciones mucho más elásticas que rigurosas, cuyos arriesgados experimentos no hacen más que aumentar la indefensión y la estupefacta y asustada congoja de unos corderos que permanecen a veces silenciosos o, en vano, desolados, balando/clamando en el desierto.
A lo mejor, lo irrecuperable debe empezar por aquí.

domingo, 11 de febrero de 2018

... aleja las pasiones y su descripción, que hoy se diría desmesurada y más bien ingenua

Se enreda mi cerebro como un juego de ajedrez,
vencido en las raíces del recuerdo de tu piel.
Sé que el vino del deseo no me quita ya la sed
a la luz confusa y vaga de este amanecer.

Me esfuerzo en comprenderte y no puedo comprender:
un sentimiento amargo me envenena con su hiel.
Sé que no me perteneces y a pesar de mi razón
la locura de los celos quiebra ya mi voz...

Quiero saber quién te ha tenido esta noche,
quiero saber quién me robó tu pasión.
Quiero saber quién acaricia tu cuerpo
y siembra el odio dentro de mi corazón.

Te siento fría y lejos, con tu risa de cristal;
te siento sola y ebria, inconsciente de mi mal;
y hay un vértigo en tus ojos, en tus manos y tu voz
que nos hunde y se interpone entre los dos.

Mi insomnio me da espuelas, cabalgando la distancia;
mi amor, la caracola de tu verde resonancia.
Sé que no me perteneces y a pesar de mi razón
la locura de los celos quiebra ya mi voz... 


(¿1978? ¿Creeréis que me cuesta reconocerme?)

sábado, 10 de febrero de 2018

De esos distantes calendarios

No penséis con inadvertencia que este Hipocampo desmedrado que aquí véis fue siempre, como ahora suele, cáustico y algo escéptico/amargo de talante.
Sin descartar del todo la tendencia irónica y medio afilada que claramente condicionó su carácter (genio y figura, dicen), vivió los años de su mocedad y algún otro en las nubes de diversos sueños que se alcanzaron o no, y que ocasionalmente convocaba o conjuraba con el sortilegio, no del todo prudente, de su oficio de trovador.
De esos distantes calendarios (de cuando ni se enteraba de los líos de los políticos) proceden canciones que todavía, en general, permanecen inéditas y algunos de cuyos textos quizá se vayan reproduciendo en este "blog" mientras tarda (lo que tarde) el revés del final.
Mañana, si Dios quiere... (¿por qué seguiremos confiando en el margen disponible, con la evidencia en contra de esta ruleta rusa, de esta estrafalaria y despiadada lotería que nos va señalando de uno en uno?) y para no alargar esto de hoy, irá una "letra", modesto ejemplo de cómo la perspectiva del tiempo...  

viernes, 9 de febrero de 2018

¿Serán los mismos?

La gente que ampara, concede, incluso aplaude y festeja, con su bula para la "libertad, o el libertinaje de expresión", la mofa y el escarnio de las religiones y las creencias ajenas (ejemplos recientes; también aquellos semanarios panfleteros previos a los atentados de París; tantos otros casos):
¿Es la misma gente estreñida que se indigna y llora, y se rasga infinitamente las vestiduras cuando a alguien, hoy día, se le ocurre emplear la palabra -- por otra parte, de extendido casticismo, rotunda y acreditada sonoridad, véase CJC -- maricón?
¿Es la misma gente, hipócrita de "pudores" discriminatorios, a la que una misma tea sirve para arrimarla al ascua de su sardina generalmente tóxica y para quemar de paso a "los otros"?
¿Es la gente que ya va recomendando eliminar la palabra coñazo y quizá mantener todavía gilipollas, con la escarlatina del lenguaje sexista? ¿La del pensamiento único y la corrección/estolidez política?

-- Me acuerdo de Trabuchelli, cuando decía ¡Qué país, qué paisaje y qué paisanaje! 

jueves, 8 de febrero de 2018

El granito de arena

-- Con una mezcla de convicción y cautela, afirman los científicos que el hombre, desde Adán o así, es mas bien una estructura o andamiaje que con diverso éxito, otras veces con fracaso estrepitosísimo, actúa conducido o predestinado por factores químicos y eléctricos que a lo largo de la vida deciden sus resignaciones.
A pesar de su condición, transitoria y abocada al telón final, el hombre suele poner un ilusionado -- y acaso pueril -- empeño en "dejar huella", como si en el fondo no tuviese el papel de granito de arena que tiene: en el fondo. En el fondo del océano, o dí tú, por las dunas de cualquier desierto.
Y así vamos.
-- ¿Y la mujer?¿No "te suena" un poco bipolar?
(MARIANO: No entremos en eso.)
(El HIPOCAMPO: Todos tenemos mucho que resolver; incluso las "PORTAVOZAS".)
-- Desde Eva, o así, ha ido siendo otra cosa. Creo que ha hecho bien en remontar la fase de costilla bíblica y abrirse paso en la selva, con una firmeza y en ocasiones una ferocidad que la acreditan como un fenómeno diferente, desengáñate.
-- Ya me dirás, estas metafísicas.
-- No sé, me dio por barajar obviedades mientras, después de la ducha, estrenaba uno de los calzoncillos, clásicos/talla L, que compré el otro día en el antiguo PRYCA.
-- ¡Formidable!   
 

miércoles, 7 de febrero de 2018

Miradas "que matan". (Detalles en la "tele")

Ese ceño fruncido, de asesino,
y esa mirada que advierte puñales
son, de momento, las armas fatales
con las que el pertinaz mosso excedente
amenaza y, al enseñar los dientes,
defiende en los presentes carnavales
la casita especial del "inquilino".

Así se tiene a raya
toda la bulliciosa faramalla,
la típica conducta impertinente
de los reporterillos impacientes,
con su torpeza de no hacer distingos
(ni siquiera en domingo)
entre cotillear al "famoseo"
y el fisgoneo al reo/presidente.

La renta mensual del dicho inmueble
se estima en cantidad nada modesta.
Los que pagan la fiesta,
¿han incluido en ese dineral
un presupuesto claro e indeleble
que, mientras blinda al "ilustre" vecino
con su siesta de horario vespertino,
también ordene el trámite y la gesta
del tropo caza al corresponsal?

Ya veremos qué pasa,
en lo que el frío hace tabla rasa.

martes, 6 de febrero de 2018

El simulacro

Para estar más al día con lo del temporal,
lo que mejor te cuadra es "muñeco de nieve";
pero, en tan alocado ridículo espectral,
no se debe omitir tu condición aleve.

Has llevado a los tuyos a un barrizal tan grande
que no saben qué hacer para que el burro ande:
¿tirarle del ronzal o darle una colleja?,
¿ponerle un pedestal, darle un tirón de orejas?
Así que se discurre una "digna" salida
que dore tu ambición, tu bochornosa huida:
un parche que soborne y "premie" tus caprichos,
o una lápida en mármol que señale tu nicho.

Asombran tus desplantes de vidente/espantajo,
mamarracho indecente, disfrazado de andrajos.
¿Un simulacro al biés? ¡Valiente caradura!
¿Un sí es y un no es de primogenitura?
¿Y a enredar tanta gente
para que al fin te nombren
mandarín impotente?

lunes, 5 de febrero de 2018

Otro 5 de febrero

Cada vez que me acuesto,
a dormir, sobre todo,
y cuando me despierto (todavía)
en esa maniobra ritual
del lado acostumbrado de la cama,
siempre contemplo en la pared de enfrente
nuestro emblema de osos;
que será, quién lo sabe,
ingenuo en demasía,
porfiado o menor en simetrías
y simple y todo lo demás que cabe.
Pero quiero seguir
sintiendo que no es eso lo que importa
en esta vida mayormente corta;
sino que permanece
incombustible, en su ser y en sus trece,
este asunto, de veras cariñoso.

Un almanaque más y un cumpleaños:
contra el típico frío del invierno,
ponte ropa de abrigo.
Y que nunca te roce el desengaño.
Muy tuyo y tierno y padre, este Rodrigo.


"Fueraparte": Enfadadísimo con la tecnología, nuevos y más graves trastornos alteran el "disfuncionamiento" del Plegablito. Así que os advierto de estos presente y futuro inciertos.

domingo, 4 de febrero de 2018

Maldades elegantes

Una digresión preliminar: estaba cantado -- se veía "de" venir -- que el enredo de las palabras con género terminaría por encallar en algunos arenales de la confusión y el absorto titubeo, sobre todo después de que lo invadiesen y saquearan las ideologías perversas y manipuladoras.
Así que (casos hay) de la juez o la jueza. Pero ¿qué se está haciendo cuando se nos presenta la ocasión de nombrar a una instrumentista del helicón o (para que no se nos acuse de malintencionados) del anemocordio, por ejemplo? ¿Música? O a una ciudadana que, ingresando en las Fuerzas Armadas, corre el albur de ser llamada ¿soldado?, porque lo de soldada... 
Sostenemos que el oído ya sufre bastante y no conviene retorcerlo más allá de Eurovisión.
Una fórmula no exactamente salomónica pero sí airosa, fue la de diseñadores para los modistOs de moda y sus singulares o plurales debilidades.
Y ya estamos aquí, Tarradellas: "El hilo invisible" retrata con maligna eficacia un ambiente rayano en el sadismo, principalmente a cargo de un trío de personajes de peligrosa y cruel parsimonia, dentro de un innegable marco de refinamiento, tiranía, obsesiones, dependencias psicológicas tan inquietantes como odiosas, sometimientos especulares y, en fin, un desarrollo de argumento e imágenes que se van espesando hasta el horror de boa constrictor que tiene lo ominoso. Todo rebozado en predominante y pulcra luminosidad, sofisticación y lujos reverenciales.
La presencia de la banda sonora, con su alto protagonismo, subraya por su parte el carácter de este film, y el relevante papel de sus actores.     

viernes, 2 de febrero de 2018

Entre la rigurosa actualidad y el descafeinado...

Estamos en el buen camino:
Purificados con nuestros escrúpulos de conciencia.
Liberados con pulcritud de nuestras hipocresías y cinismos.
Santos antológicos, almas inmaculadas que han lavado con lejía (Conejo, Los Tres Sietes) las que eran incontables manchas del pecado.
Dejando ATRÁS no sólo excesos a lo Diego, el Cigala, su profusión de oros y otros presumibles tambaleos del comportamiento, sino sublimados, en suma, por nuestras altas exigencias y decisiones definitivas.

Porque, superado que ha sido el listón, la durísima prueba ermitaña que ha supuesto la eliminación de las azafatas en la FórmulaI, lo siguiente, que esperamos con fervorosa impaciencia, será la sustitución inapelable de los correspondientes bólidos por unos carritos de cartón y madera para que los pilotos (Hamilton y los demás) tiren de ellos con unas cuerdecitas, de forma que la mansedumbre inocente de esta variedad de competición internacional nos redima, suprimiendo el escandaloso derroche de gasolina y sus efectos nocivos y contaminantes.
Así, ya se nos podrá facturar directamente al Cielo, dentro de impolutos envases de vidrio transparente que antes habremos repasado con Cristasol.

jueves, 1 de febrero de 2018

Será esa cosa oriental

que tiene el karma o, si no, nuestro más cristiano San Martín, a quien de vez en cuando citamos por aquí, pero ya es casualidad que unos reporteros de la "tele" del máximo cotilleo (ayudados o no por el tal Comín) te hayan ido a sorprender los mensajes del telefonito, equiparando tan imprudente falta de previsión con el temerario y casi póstumo baile por sevillanas artríticas del Sr. Muñoz o con el caudaloso aunque intermitente llanto estremecido de la Srta. LaPiedra; y desatando ahí la vorágine del notición, tus inconfesadas e íntimas MENTIRIJILLAS... ¡sorprenderte precisamente a ti, tan pinturero, jaleado y totémico figurón de la "causa"!
Ana Rosa (cuyo remoto plagio siempre evocaremos con afectuosa ternura) y su equipo no paraban de felicitarse por la primicia, cruzados de la información, adalides insobornables de la libertad.
En consecuencia, despojado con crudeza y escarnio de tu máscara o careta, de tan simplona y escandalosa manera, será difícil que ahora recomiendes su uso a esos manifestantes tuyos, tan a menudo separados, o bien soldados indisolublemente, por la línea sutil que a toda velocidad suele transformarlos en plebe y luego en horda, de todo menos "pacífica": esa línea, evaporada con frecuencia, y sobre la cual posamos los más variados eufemismos con su estafadora vaselina.
¿A que sí?

Post Scriptum: han aparecido de nuevo en Facebook los textos de cuyo extravío poco ha dimos cuenta. ¿Habrá quien lo explique? 

miércoles, 31 de enero de 2018

A Irenísima

Desconciertos insospechados
contienden con el "Plegablito":
son solfeos deliberados
siempre puestos por escrito.

Entre preguntas y respuestas
la Almendrita, paciente, me presta,
a través de Internet misterioso, 
una eminente ayuda externa.
Desde ese espacio sideral
-- inabarcable para el Oso
que, arduo, estos meses hiberna --
el horizonte no está mal.

La doble nomenclatura
se desliza por cauces dispersos:
hay extrañas arquitecturas
en los sustantivos diversos,
en los símbolos asaz abstrusos,
ignotos, oblicuos, confusos;
en las intrincadas disyuntivas
de conjeturas alternativas.

¿Son los caminos del Señor
con su fama de inescrutables,
o la rebelión de las "maquinitas"
y su comportamiento inestable?
A la Dama interpela Cyrano
con sus versos descoyuntados;
con su espada de acero afilado
corta en la RED los nudos gordianos. 

martes, 30 de enero de 2018

¡Ay, Rogelio, qué revoltoso nos sales!

En el guiñol del "Parlament"
ya se aprestan para la función:
¿habrá tablao, habrá vaivén
si vuelve CarlAs Puigdemont?

La policía lo vigila
esperando un chiste de Eugenio
o una "guerra" de las de Gila,
o una carta de "la" Isabel Gemio.

Atentos, queridos todos, 
a la pequeña pantalla
que hoy toca, codo con codo,
un ensayo para las Fallas.

Así que, siguiendo con tu insolente ejemplo de llamarle Soraya a quien sabemos, yo te diré Rogelio, por qué no: tirando a bravío y rígido que no quiere apearse del burro, le acabas de poner un humo de aplazamiento a tus ínfulas con esa retórica falsorra y trillada de soberanías (troceadas a capricho, por lo que se ve) y "mandatos" inexcusables para gente como tú, díscola y aficionada a la desobediencia, dada a inventarse "órdenes a medida de la propia conveniencia".
Venga ya.

lunes, 29 de enero de 2018

El almuerzo

La compasión que siento al contemplar
esa estampa correcta y ejemplar
de esas niñas tan rubias y educadas,
fingiendo que esa sopa les agrada,
da al corazón muy honda puñalada.
¿De quién fue tal idea?:
ese color oscuro, esa textura,
ese aciago flotar de añadiduras...
¿Por qué tal disciplina, tal rigor,
tan decidida inquina en un potaje
y, encima, agua, por todo brebaje?

Sólo Felipe cataba un "culín"
de vino blanco y más bien escaso.
Y tanta austeridad y sobriedad
para acercar la imagen de Familia,
¿aporta claridad y reconcilia
a los más refractarios
opositores y contestatarios?
¿O más que un éxito es un fracaso?

¿Tan necesario ese infeliz detalle
resultaba para que el Hipocampo
se deprima, se agobie y se desmaye?

domingo, 28 de enero de 2018

"Pepito Sardá Grillo"

Desde los tiempos en que se dedicaba al entretenimiento de "Crónicas marcianas" (que terminaría agotándose y agotándonos con la rampante reiteración de lo que fueron siendo ordinarieces, hipérboles y chocarrerías) a su más contemporáneo reciclaje como tertuliano presuntamente versado en política, Sardá ha recorrido su camino, repartido entre condición, imagen y medro profesional.
Asíduo, cómo no, de la Sexta, y enhiesto corifeo de ese presentador que manotea y vocifera a lo energúmeno, tanto lo conocemos en su papelón de Pepito Grillo (no exclusivo: más de cuatro se lo disputan) que no sorprende su propuesta de que, al ser el asunto de la Cataluña separatista algo excepcional, se le deba dar trato de excepción, que malsuena a privilegio: Rajoy dice no estar en eso, ni para sentar precedentes indigestísimos y absurdos, ni para contentar a los protagonistas mesiánicos que, precisamente, han originado los abusos "excepcionales" y las actitudes enloquecidas de una "democracia" farsante cuyo protuberante hervor habrá de rebajarse y resolverse con la normalidad de que el trato regional/autonómico (lamentable ya por fallido y por demasiado desigual) se empareje con mejor rumbo y decentes decisiones.
Nada, por cierto, en la línea de los papagayos.

sábado, 27 de enero de 2018

Quienes vienen leyendo

mis palabras ya conocen mi declarada antipatía, mi casi repugnancia por y mi incomprensión esencial de las caprichosas "maquinitas".
Que las inercias y las exigencias actuales nos vayan sometiendo a una dependencia de ellas cada vez mayor, no hace otra cosa que aumentar mi rechazo y mi rebelde irritación interior.
Ayer os dejé un aviso en Facebook, acerca de un contratiempo que se ha atravesado en el acostumbrado fluir de estas líneas y que procuraré subsanar por medio de lo que para el Hipocampo son espinosas fintas ante el impío resorte enemigo que borró varios meses de textos de la casa; aunque, al parecer, la totalidad de ellos sigue encontrándose a salvo por ahora en el buen recaudo de este burladero del blog de las Reflexiones.
A él, con tanta prioridad como insistencia, os remito, temeroso de no acertar con unos mecanismos cuyo misterio incomodísimo -- cuya inquietud -- no me ha permitido dormir arriba de tres horas la pasada noche.
Y siguiendo:
A la cruda y maldita realidad de la existencia, y la vigencia, de las guerras se opone la visión -- en estricto sentido -- de la utopía pacifista y sus mundos "disney".  
Y como a nadie le gusta morir en el frente, es natural que los ciudadanos se encrespen si uno o varios de sus gobiernos deciden la intervención en conflictos a 15.000 kms. y además ocultan gran parte del entramado interno correspondiente.
Así que la Prensa descubre los líos gracias, mira por dónde, a un tremendo chivatazo, y se ve entre la espada y la pared de las leyes, el derecho a la libertad de información y la pasta gansa que editorialmente necesita la empresa de turno.
Dentro del argumento, de polvareda fácil, contra la mediana decepción de "Los archivos del Pentágono" debió prevenirme el reparto: Tom, ni fu ni fa, o cumpliendo discreto; y Meryl, tan desbordada y titubeante como su personaje, habitualmente rancia de aspecto, deprimente en ese desvaído registro doméstico de reivindicación feminista al bañomaría.
Ni el propio Spielberg está a su acostumbrada altura.
Y cómo ha cambiado la digitalización todo lo que fueron aquellas máquinas de escribir, aquellas "lipotimias" y demás férreo estruendo de guerra de los periódicos clásicos con sus convulsas redacciones, sus cadenas de montaje, impresión, distribución...

viernes, 26 de enero de 2018

La oferta

Por si te ayuda a endulzar tu vida
(como aquel día de la Caja Roja
en la calle de Ayala
del barrio postinero de Madrid),
cuando vengas te haré un "café-bombón"
y, atusando las plumas de tus alas,
voy a darte un abrazo
hondo y largo, de todo corazón,
que venga a compensar nuestros atrasos.

jueves, 25 de enero de 2018

Reciclaje

Mira que si regresas en patera
y en playa clandestina, y aun desierta,
desembarcas, y la Guardia Civil
te envuelve en roja manta de acogida...
O si volvieras a pie, caminando
cual peregrino que a Santiago va;
o vestido con traje de flamenca
y una peineta como La Martirio...

O untado el rostro de oscuro betún,
o haciéndote pasar por "oriundo"
y pintoresco as del balompié...
O disfrazado de lagarterana
u otro exótico traje regional;
o trovador y paje de Occitania,
o de payaso, cómo no, de circo,
o travestido en indio con la "pluma"...

Con tan diversas posibilidades
esperamos tu vuelta ilusionados:
sobre todo, te aguardan tus cofrades,
¡Juana de Arco, charlatán pirado!

miércoles, 24 de enero de 2018

El "honor" de los maleantes

La otra noche, reponían por alguna de las "teles" una cinta de mafiosos titulada "Uno de los nuestros", que recrea los manejos clásicos (en la vida y en la ficción cinematográfica) de lo que suelen llamar "bandas criminales perfectamente organizadas" y que son, con mucho, anteriores a la frasecita contemporánea y medio doméstica que reiteran con énfasis nuestros conspicuos comentaristOs.
La coincidencia de esa emisión -- poco inocente quizá -- con los numerosos desaguisados que políticos y empresarios corruptos pergeñaron aquí durante años y que se ventilan en los tribunales, no deja de ser llamativa. Claro que, estando mucho y diverso equipo en el "pelotazo", se insiste más a fondo en los desmanes del PP, como si lo de Filesa, los Pujol, los discretos encantos de la burguesía vascongada, y las marcas olímpicas del "sUcialismo" andaluz, etc., etc. fueran pecadillos veniales, cuestiones de menor monta: que no. Pero las pirañas unidas rara vez se dejan vencer, ya lo ves, Mariano.
Y claro que a los delincuentes no cabe pedirles, ni esperar de ellos, demasiado "honor". Pero puede que no haya miseria superior a la delación de los chivatos para acogerse a las componendas con una Justicia que, en algún aspecto, también sale manchada de ese tufo tan elástico e impresentable, según el cual, el fin justifica los medios.
Basura repartida, vaya.

martes, 23 de enero de 2018

Con el propósito

de darle un descanso a los dos o tres monotemas que hogaño enturbian nuestros aires, transcribo aquí la letra de una canción que compuse a finales de los 70 del siglo pasado, por Dios, cómo pasa el tiempo, y que correspondía a otras visiones quizá algo frívolas pero de una cierta sustancia que someto a la aprobación de Vuesas Mercedes.
No descarto recurrir alguna otra vez a este expediente, en aras de la oxigenación de las neuronas sobrevivientes.

Cuentan antiguos libros de aventuras
que algunos navegantes se perdían
y que eran seducidos con finura
por unos suaves cantos que se oían;
y afirman los que vieron las sirenas
que no hay una mujer que se compare
(rubias o pelirrojas o morenas)
a aquellas criaturas de los mares...
Que ya se sabe qué es la fantasía
y el llenarse el caletre con los sueños
imaginando que la Luna, un día,
se te enamora y que eres tú su dueño.   

Risueñas, las sortijas de tu pelo
al júbilo en tus ojos hacen marco;
tu voz de terciopelo funde el hielo
y pone velas nuevas en mi barco.
A pique de perder hasta la sombra
y el propio rumbo de la singladura,
Sirena, por tu canto que me nombra,
tu derramada gracia y tu dulzura...
he de seguirte donde tú me lleves
buscando los rumores de tu senda
en las olas del mar en que te mueves,
volviendo* ciertas todas las leyendas.

*(Es la única palabra que sustituye a la original.)

lunes, 22 de enero de 2018

Desde nuestra redacción en Chiclana, suponemos inminente el plomo pesadísimo de tus siguientes fanfarrias

A Dinamarca has llegado,
"caganer" nuestro, fugado,
rodeado
de reporteros con cámaras
que te preguntan ansiosos
-- siempre urgentes y chismosos --
cuáles serán al presente
tus planes de ex-presidente.

Esponjando la sonrisa
no sueltas prenda; eres mudo
con tu ancho del embudo.
Y al mantener indivisa
tu vena de testarudo
te otorgan protagonismo
macerado en fatalismo
en cada telediario:
un héroe de cartulina
ruidoso entre bambalinas
como un carnaval canario.

¡Cuando se apague tu luz,
pobre "víctima inocente",
siempre vamos a añorarte,
atormentado en tu cruz,
dándonos tema frecuente
y estos versos recurrentes
al glosarte!

domingo, 21 de enero de 2018

La burra, al trigo

Alrededor de la figura histórica, política y pintoresca a su manera de Winston Churchill, viene insistiendo el cine con una dedicación que terminaremos por calificar de morbosa.
Lo último que nos llega es "El instante más oscuro", para recrear esas jornadas en las que el primer ministro -- mucho genio y mucha figura --, contra la opinión acobardada/prudente de algunos que recomendaban la diplomacia de vaselina y las concesiones al Tercer Reich, optó por plantar cara, a riesgo de que le saliese lo mismo, y resistir mientras desde USA pretendían aún la no intervención en una guerra que, como se vio, no iba a dejar títere con cabeza y cuyo desarrollo no se estaba deteniendo con el desentendimiento y la siempre elusiva neutralidad (¿a que nos suena?) ante un proyecto megalómano que no se habría calmado hasta un dominio y un sometimiento de dimensiones planetarias.
Cuando tan a menudo se nos replantean esos acordes bélicos, ¿añoramos el pasado, incluso en sus más tenebrosas facetas? ¿O sólo el relieve de dirigentes como el hombre del permanente cigarro puro y la pródiga, generosa "ingesta"?
¿Lamentamos quizá este tiempo presente y mediocre de tecnologías + enanitos?

sábado, 20 de enero de 2018

Detrás del decorado

Cuán verdad es, donoso Pionono
tu fina observación del gesto huero
con el que nuestros próceres fulleros,
para dar énfasis a sus necedades,
inclinan con furores almohades
y con impetuoso y bravo encono
el micro que entre toda la Nación
colocamos a su disposición
en las tribunas, pupitres y escaños,
para que, año tras año,
nos endilguen sin pausa su tostón
y ese eñgaño de apolillado paño:
"del caño al coro y del coro, al caño".

Y cuán verdad que, tras el decorado
del teatro de nuestros Parlamentos,
la mayor parte no vale un pimiento.
Con estos diputados
que claman, áticos, en sus estrados,
la paciencia se estraga
y, tembloroso, el galeón naufraga.

Dicen que en el Cantábrico las olas
miden ocho o diez metros.
¿Y no habrá maremoto o cabriola
que enmiende de una vez a estos catetos?

viernes, 19 de enero de 2018

La horma de ese zapato

Sólo que con un sesgo de cachondeo, de "guasa" propia de los carnavales gaditanos, os ha salido el remedo casi inevitable del colosal disparate que os aqueja.
Ahora, con el alto contraste de TABARNIA, que ni siquiera amplía sino que refleja todo el ridículo y el absurdo que tanta obstinada intoxicación ha sembrado, envolviendo con una bandera postiza y sobrevenida lo que no son más que maniobras para distraer al rebaño de expolios como el que en el Palau y en las demás triquiñuelas se vienen ejecutando; ahora, ya digo, lo que será más distintivo de esa cansina revuelta vuestra va a ser la antipatía avinagrada de unas ínfulas mentirosas y paletas, la terca manía de un fingido complejo de superioridad mal camuflado con la palabra diferencia, que los "analistas finos" de las tertulias inanes últimamente han dado en llamar supremacismo. (Eso, por si no teníamos bastante.)
Es la exageración en el desvarío y el fantástico salirse de madre de la realidad, lo que acaso os hacen tan irrenunciablemente españoles: sin remedio, chatines. (Porque ¿se dice así en el valioso BABLE que se avecina?)

jueves, 18 de enero de 2018

"Tres anuncios en las afueras"

es, directamente, una muestra de cómo hay que hacer buen cine, entretenimiento inteligente, análisis del carácter de unos personajes cuya veracidad no encontramos con frecuencia en la cartelera.
La tesonera mezcla de venganza y justicia de la madre; la honda sencillez de las cartas de despedida del jefe de policía, resuelto a enfrentar con valentía su destino; la torpeza racista de otros; el espesamiento de comprensión pero hipocresía del pueblo; la tensión de las disputas familiares, los complejos de culpa, etc. cuajan este film de convicción y de realismo, de verosímiles conflictos personales que al final optan por una moderada y algo fatalista decencia en la marea de lo que más o menos somos todos.
Un inesperado detalle: del fondo del olvido, medio siglo (se dice pronto) puede hacer de la última vez que escuché la canción "Walk away Renée"; un fragmento de ella que "Tres anuncios..." incluye, ignoro por decisión y antojo de quién, me asaltó con un pellizco de soterrada e imprevista nostalgia. La música, con sus magias inexplicables y misteriosas, nos remueve con frecuencia los más remotos sedimentos que la memoria y la sensibilidad van depositando en sus arqueologías.
Contemporánea, y algo remolcada, víctima de Internete, acato las más facilonas inercias y consulto el pozo sin fondo, la sima vertiginosa de los datos incesantes: eran Left Banke, año 1966. Acaso me gustó entonces, y ahora, porque algo sonaba aquello a cadencia de los Byrds, favoritos míos a través de las historias.
(También en la, para esto, cochambrosa "red", la traducción de la letra no parece al castellano sino a algún dialecto rudimentario propio de bárbaros y de caníbales.)