sábado, 21 de octubre de 2017

Cables y clemas

Hoy tuvo lugar el enfrentamiento heroico con ese artilugio inexpugnable, incorruptible, incomprensible que es la CLEMA.
Pieza de delicado tránsito, invento diabólico y sofisticado, gestor de situaciones complejas en las que toda metafísica se desvanece y toda teología pierde su encaje, esta especie de puente no siempre necesario ha sido la herramienta torturadora para el desorientado tándem instalador, compartida nebulosa de pruebas y errores, sima peligrosísima de intrincados manuales y abstrusas descripciones que nos condujeron a las más insidiosas dudas, a los más afilados desfallecimientos y a zozobras sin límite hasta comprobar con estupor nunca visto que el fallo inédito residía en un interruptor, tras 27 años de funcionamiento sin tacha y que, mire Ud. por dónde, hoy estrenó su desidia, su primera huelga general, su impresentable rendición.
No hubo cáculo previsor, sibilina desconfianza, espesa y correspondiente cautela que nos alertaran a tiempo del fenómeno, y en fin, la dilatada sesión de bricolaje se resolvió con una victoria final, quizá algo pírrica, y desde luego agotadora, pero de la cual nuestro carácter ha salido reforzado y ya se plantea futuros y conspicuos retos, valiosas iniciativas y horizontes tan azules como lejanos, pero seguramente a nuestro alcance.
Si Don Pelayo o Viriato podían con lo suyo...
¿habrá empresa que nos amilane, curva del camino que venza nuestro equilibrio, espejo iluminado que se nos resista de ahora en adelante? 

viernes, 20 de octubre de 2017

Buenas tardes

Estamos
unas veces confusos, otras, conformes.
O gustosos, cómodos, incluso prudentemente satisfechos. O meramente resignados, porque no tenemos otra más que ésta.
Que en ocasiones se tensa, se enfría, se dilata, se acalora: casi diríamos que le pasa de todo.
Y que como es sensible, a rachas, según la época, tiende a combinarse, a aproximarse, a sentir en compañía. A fundirse en otra, de libre elección, con la delicia del cariño anexo, de la vida que asombrosamente, asombradamente, prosigue.
Escribo hoy con modestia acerca de la piel. Debe ser cosa de esta puesta de sol que civilizadamente nos llega desde el mar.
Buenas tardes. 

jueves, 19 de octubre de 2017

Estas nubes de octubre

Temprano, el paseo, esa cosa disciplinaria con la que la conciencia se tranquiliza a medias y se dice a sí misma que ya ha cumplido, que se merece el desayuno, claro que menos sensato y saludable de lo que las teorías, las dietas, los médicos áticos y herméticos en sus consultas y despachos urbi et orbe recomiendan.
Y todavía es de noche, ahora que entra el demorado otoño. Así que prendo el flexo de la lectura en el porche y continúo con el libro de turno. Al poco, un cacharrito que programa alguien, quien sea, con su sabiduría y oficio incomprensibles para mí, determina que es la hora de apagar las farolas de la calle, y queda ahí...
... esa primera luz tierna del lluvioso comienzo de este día que disfruto, cerrando el libro, apagando mi propia luz eléctrica y halógena, y mirando el jardín, los recientes cristales, los restos del agua que afortunadamente ya vienen y van soltando (para nuestra bendición, otras veces para nuestras inoportunas inundaciones) estas nubes de octubre.

miércoles, 18 de octubre de 2017

La perplejidad en el cine

Entre el remotísimo humor de la condición, "gafe" en extremo, de la familia protagonista y un argumento a medio cocer y a medio explicar, ocurre "La suerte de los Logan", cinta pasmosa y pasmada, con personajes que parecen flotar o desenvolverse entre una calma de caucho y un suspendido estupor.
-- ¿O sea?
-- Nada, que el cine es una fuente de sorpresas. No hay más que ver la situación delicadísima a la que sin consideración que valga han expuesto a Harrison Ford en la última suya, con ese maltrato de inundarle el entorno, cosa peor que un despido improcedente, con lo que anduvo ese hombre por las montañas aventureras y los desiertos calcinados de la Antigüedad, vaya por Dios.
-- Y con la edad que tiene, tan lejos de la primera comunión.
-- Por eso mismo, no es plan.
-- Al menos, ya ha empezado a llover, qué alivio.
-- Y que lo digas. 

martes, 17 de octubre de 2017

Otras variedades de incendiarios

-- No me sorprende nada: es más, ya me parecía que estaban tardando.
-- Pero siempre los ha habido...
-- Desde luego, pero andaban como al ralentí, a fuego lento. Y eso no era gran cosa, vas a ver cómo empiezan a proliferar y a ganar presencia.
-- Bueno, es lo propio. Décadas y décadas, en las que apenas se predicó otra cosa que el catecismo en diversos grados del rojerío (esa cantaleta de flautista de Hamelín con camuflaje de demagogias progres) y las masas, tan ruidosas en sus filias y sus fobias, en sus pasionales bandazos de péndulo, en su casi inexistente sentido de la ponderación, del sabio término medio, de los equilibrios virtuosos, acaban por saturarse y salir por la petenera alternativa.
-- ¿Y no te parece que habría que prohibir esa ultraderecha emergente y fascista?
-- Ya lo creo; en cuanto se haga exactamente lo mismo con los comunistas que, a pesar del éxito de su embaucadora propaganda, no son sino un fascismo proletario, la otra y disolvente cara de la misma bárbara moneda.
-- ¿Y qué hacer con los catetos que sabemos, tan ufanos de su astucia como la mejor cualidad inocente de sus manipuladores cacareos?
-- Que los guarden en el congelador, tú. 

lunes, 16 de octubre de 2017

La misiva

La sarta de mentiras que has vertido
deliberadamente en esa carta
ni por su longitud ya nos asombra,
ni por sus evasivas de lagarta.

Lo curioso del caso
es la enajenación y el fanatismo,
y la epidemia de sarampión
con etiqueta de separatismo,
que en una parte de la población
(que controlas comprada o sometida)
se ha instalado con tintes de pasión
y de tensión mendaz y fratricida.

¿Un "mandato", aquella charlotada?
¿Una "proclama" que nace abortada?
¿Una ley de conejo en la chistera?
¿Con longaniza ibas a atar los perros
y, al adorar el oro del becerro,
estarían encantadas las empresas,
entre algodones, dichosas, ilesas,
satisfechas, dentro de tus fronteras?

Dignas del más glorioso frenopático
se muestran tus chapuzas delirantes,
y a este paso resultas ya antipático
incluso a tus secuaces y ayudantes.

¿Te dará Dios salud
cuando descanso dejes,
deponiendo algún día tu actitud,
tus redacciones tramposas de hereje?

domingo, 15 de octubre de 2017

La onomástica y los buenos propósitos

En estos días asomó por la playa un camión con una grúa incorporada, que se ha ido llevando la torreta del vigilante en la que ondean las banderas que con el viento señalan el estado y el riesgo cambiante del mar, para los bañistas, sean temerarios o prudentísimos; las casetas/vestuario, el caminito de listones de madera para transeúntes remisos y de parca afición, las duchas provisionales, y poco antes, es de suponer que con otro encargo de índole particular, el quiosco blanco y azul de los refrescos, las "chuches", etc.
Si el próximo verano seguimos por aquí, quiero decir pasablemente vivos todavía, asistiremos con el permiso de la Autoridad y si el tiempo no lo impide, a la recuperada instalación de esas estrafalarias y socialistas estructuras. Y de todas maneras, en el "entremientras", tú y yo bajaremos a pasear para que la arena invencible vuelva a traspasarme los zapatos y los calcetinOs, en esa secuencia de ingreso siempre exacta y metódica, qué plan, Maritere.  

sábado, 14 de octubre de 2017

Despiste subsanado

Tu oportuna advertencia me ha salvado
de confundir tan memorable fecha,
de cometer tan impropio pecado
tratándose de Santa tan derecha.

De las murallas muy nobles y altas
que en Ávila vigilan impecables
debió llegarme la señal que exalta
la fama de esa SOR infatigable;
pero ya mi memoria, con los días
y las tribulaciones que acontecen
y que turban la paz de nuestra España,
en ocasiones harto desmerece,
más confusiones tiene todavía
y se engaña y la engañan.
(A la memoria aludo,
que de tu atenta lectura no dudo.)

A tiempo surge la debida enmienda,
el equilibrio, a tiempo, recobrado;
y mañana, en la veraz calenda
publicaré lo que tengo aplazado. 

viernes, 13 de octubre de 2017

A lo mejor, vas y dices que eres el convidado de piedra; pero algunos no terminamos de creerte, "oyes"

Urkullu ¡quién te diría!

Un urogallo enhiesto y satisfecho,
con gesto adusto y serio, sacas pecho,
y tienes parla sobria y el provecho
de dirigente hábil y aparente;
de históricas ventajas, privilegios
que la cautela ajena ha concedido
se articula tu atril en los arpegios
con los que tienes contenta a tu gente
y con eso, cumples tu cometido.

Observando con rasgos impasibles
la deriva ruidosa y levantisca
con la que unos pretenden imposibles
de tramontanas y demás ventiscas, 
mantienes el acecho,
almacenando acaso aquellas nueces
que dijo el otro que eran los pertrechos
de las balas, los panes y los peces.

Según vengan la mar y las galernas,
si se encarta, saldrás de tu caverna
a defender los intocables fueros,
las "inocentes" herrikotabernas
y, cómo no, el mando y los dineros.

jueves, 12 de octubre de 2017

Jean Rochefort,

cada vez que he sido espectador afortunado de tus interpretaciones en el cine, una conclusión firme, definitiva me venía al pensamiento: la notoria evidencia de tu insuperable cara de francés, con un dejo de displicencia y de orgullosa "grandeur", no siempre justificada ni justificable, y que también exhibía con mérito equivalente tu colega y predecesor en la muerte Philippe Noiret.
De ambos admiro el oficio y la maestría, puede que de otro estilo y condición que los que caracterizan a los todopoderosos actores del cine hegemónico, pero dando muy mucho y tanto como los que más, la talla, y dejando claro que puede haber de todo en la viña del Señor.
Tan es así esto último, que quizá, ahora que Caronte te ha dado el postrer paseo, puedas encontrar desde tu actual mirador o atalaya la explicación de que ande suelto, en las ratoneras más excéntricas, veleidosas y centrífugas de nuestra península, tanto mierdoso hi de puta que llega a opinar si debería suspenderse o al menos mitigarse la Celebración de hoy, no fuera a ser que ofendiese o irritase a los escocidos e hirsutos rebeldes, a los herejes relapsos, partidarios y defensores de la causa cansina.
Porque, a otra cosa no sé, pero a manicomio, tal parece que no nos gana nadie.  

miércoles, 11 de octubre de 2017

Un "iluminado" en sombras

Dicen quienes conocen tu carácter
que eres un terco y duro cabezota, 
de siempre empecinado en tu deriva
y pegajoso incluso en la derrota.

Por lo que vamos viendo,
tu obstinada intentona de "mesías"
se hunde en un pantano de utopías
y palabras confusas, y estruendo.

Yo en tu caso, ya puestos, probaría
un corte contundente de cabellos
que oree e ilumine de destellos
la espesa sombra de tu día a día;
tu embestida, atolondrada y torpe,
tu rencor de cateto acomplejado, 
todo ese enredo enorme
de escándalo y mentiras que has sembrado.

¿Y va a ser por cansancio
que ganes ese pulso miserable?
¿Por discutir, al modo de Bizancio,
con sofismas huidizos e infumables?

martes, 10 de octubre de 2017

Con las claras del día

Demoraré mis besos en tu escote,
en el cálido encanto de su aroma.

La íntima armonía de tu espera
y el asombro de la insólita hora
harán que los deseos veteranos
florezcan renovando las caricias
sensibles y amorosas de mis manos.

Es la rendida magia de la vida
que todavía muestra sus señales;
y que nadie nos diga que no estamos,
a estas alturas, en nuestros cabales,
por darnos todo el tiempo y el esmero
para decirnos bajito te quiero.

lunes, 9 de octubre de 2017

Referencias y decadencias

La afirmación con la que se cerraba el "blog" del otro día viene de aquella fórmula con la que Violeta Isabel Bott -- ricitos, hoyuelos, temprana tiranía femenina -- manifestaba su imperiosa determinación y su poder omnímodo y seductor sobre el capitán de los Proscritos, como algunos nostálgicos identificarán, si se ponen a remover los enseres acumulados en los desvanes de la memoria.
Pues bien, de nostalgias y melancólicas referencias se nutre la actualización de aquella película (mítica, legendaria, quizá sobrevalorada y desde luego ejemplar de vanguardias y diseño) que causó la delicia de numerosos y fascinados espectadores, entre la "movida" y la cocaína postinera de unos años más presuntuosos que auténticos.
Ahora airean su secuela, impresionante de música y escenografía, apocalípticos futuros de maxihipermegatecnologías, milagrosos hologramas y, ay, elementalísimo y minimalista argumento, para servir de pretexto a los recuerdos un tanto desvanecidos y otro tanto apolillados del mencionado film de aparatoso culto, y a las sugestiones de una esquizofrenia entre lo que vendrá a caballo de las ansias de la más moderna modernidad del mundo mundial, y el inevitable pasado, única realidad disponible que guiña a Sinatra, Marylin y Elvis, a los casinos de toda la vida, los bares "retro" y la decadencia en la que nos han pillado a todos, se reconozca o no, queridos.
Con eso, ya se puede repetir la ocurrencia de "Blade runner", con el año que Vuesas Mercedes se dignen elegir. 

domingo, 8 de octubre de 2017

Ya me imagino, President, que te han dado el día...

Aquello, ¿cómo era?:
una coña habanera,
con la que a Castro en remota entrevista
embromaron con trucos de sofista,
desde alguna emisora "tapadera".
Pillado por sorpresa
el barbudo tirano,
respondió a las traviesas
preguntas del paisano;
y cuando comprendió
la befa inesperada
soltó el MARICONSÓN
y oyó las carcajadas.

A solas en mi mesa,
miro con delicada desazón
la rima que ya viene en tu apellido.
¿No habrá radio que escuche tu latido,
ni burla que desate tu bufido,
ni, ya que estamos en lo que es la cosa,
tu ilustre y "honorable"
y pueril y pomposa indignación? 

sábado, 7 de octubre de 2017

Tratamiento de desintoxicación

He cambiado, por motivos de higiene y de salud, de espectáculo, pareciéndome que el que contemplamos estos días era ya más que reiterativo, y decidí volver al cine, que con toda seguridad tiene más arte y menos mala uva.
Y así, ocurre "Detroit", donde se expresa de forma contundente lo que es DE VERDAD una actuación policial, alejadísima, tú, de lo que por aquí tanto pavor origina, porque la memoria y la intención son hipócritas y pusilánimes, y nadie la lía así de parda cuando también en estos recientes tiempos y en las demás democracias de Europa llueven las cargas y los palos, varias veces más numerosos que en nuestro ruedo ibérico. Pero es aquello de la viga en el ojo, etc.
Por otra parte, "La reina Victoria y Abdul" es un cuento tierno y de inocentona nostalgia que, con un enfoque suavemente crítico y algo de humor, pinta sobre todo el encanto de épocas pintorescas y más guapas que la que atravesamos, épocas de pompa y boato, de protocolos y señoriales palacios.
Luego está "Kingsman-El círculo de oro", para dejar claro que no sólo el brexit es lo que demuestra la chaladura de los ingleses. En este jaleo se superan a sí mismos, deudos irreversibles de la saga de James Bond y otras desaforadas aventuras que, como las actuales, son con harta dificultad superables.
Como un alfa y omega, la "peli" comienza con unas secuencias y acaba con otras, en todas las cuales no cabe una sola trepidación más. Y por medio, un relleno de acción asombrosa que en ningún instante desmerece del hiperbólico desarrollo, aunque últimamente ya estemos curados de espanto y preparados para casi todo.
Lujo, diseño y elegante sofisticación envuelven este ejemplo de cine de escaparate contemporáneo que no deja un resquicio para el pensamiento, cosa que a sus artífices no parece importarles demasiado.
Para otro día, dejaremos "Blade Runner 2049". "Zabemoz hazerlo". 

viernes, 6 de octubre de 2017

Mientras vuelves y proseguimos con los abrazos

Este azul indeciso que en la mañana asoma por entre los pinares, que recorta las tejas, que ilumina el blanco de la casa con la demora de un verano que otra vez pasó...
... esta calma en el mar, dormidas todavía las sirenas, porque también al día (ahora que es octubre, y esto, el Sur) le va costando despojarse de su pereza de crisálida y parece que quisiera retrasar el ingreso descarado del sol...
... la dulzura de las plantas de olor en los jardines, el tempo lento, de adagio, para este silencioso sonido que los grillos señalan con su contrapunto decadente y en retirada...
-- ¿Vas a nombrar la medalla de enfrente?
-- Hoy, no. Hoy me pregunto si estos sentires los vivían Columela o Lucano, salientes de alguna noche de cumplida, elegante bacanal. Y por cuánto tiempo, el tiempo que nos queda...
-- ... y que descuenta el metrónomo del segundero del despertador en la mesa del porche, entre los libros ...
-- Ahí le has dado.

jueves, 5 de octubre de 2017

Camelos y tenoras

Eres un trípode: una pata de cinismo, otra, de mentiras; otra, de chantaje.
¡Qué bárbaro, tú! Y qué cuadrilla compacta de tramposos, energúmenos y caníbales.
Como una "peli" que repusieran por la "tele", hemos vuelto a ver a tu colega Oriol, siempre orondo y descamisado (por cierto, ¿qué sastre os viste?, porque anda que tú también, o te quedan cortas las mangas de la camisa, o largas, las de la americana: me imagino lo que pensaría Manolito Varela, quien tanto gustaba de que asomara el centímetro preceptivo de los puños, por debajo de sus jerseys de angorina), descamisado, decía, amenazando impertérrito con parar la economía durante una semana y apuntalando su extorsión con los dos millones de seguidores que, según él, habíais sacado a la carretera.
El gesto y la prosodia eran del más estricto estilo de los notorios narcotraficantes de los viejos carteles del Virreinato de Nueva Granada. Un primor, vaya.
Metiendo miedo, habéis tenido callada a la gente que ahora, quizá tarde, va saliendo a denunciar vuestros abusos, resquebrajando la miserable patraña del cuento chino, de la incansable manipulación y las falsedades que, contra toda evidencia, os empeñáis en sembrar. Total, malas pulgas y cutrerío.
¡Qué pena de edificios solemnes, de hermosa e histórica arquitectura, sirviendo de escenario al camelo que largáis, al sonido otrora vibrante de tenora, que tanto echáis a perder con vuestro destemplado desabrimiento!

miércoles, 4 de octubre de 2017

Los perros y la Hidra

No hay que ser ni profeta. Y más que nadie, Mariano, tú los conoces bien: quieren que cargues tú solo con el marrón y así, de inmediato, la jauría saltará sobre ti, poniéndote a caer de un burro. Los enemigos declarados y los infames que te venderán, que son casi peores.
Y con Felipe, lo mismo: si habla, que por qué habla y ¿por qué no habla?, dirían si no lo hiciera.
Son, ya sabemos, los perros del hortelano.
Y la Hidra, que creció demasiado. Así que el lío ya es que hasta las personas normales se van hartando del coñazo infinito que se les echa encima, y van perdiendo los buenos y silenciosos modos, la cordura y la mansedumbre.
Ahora, cuando una manifestación opuesta se encuentre con la que plantea la horda esa, tan cívica, tan democrática y tan pacífica, ¿qué podrá esperarse?

martes, 3 de octubre de 2017

La música esta noche

Vuelvo de Benalmádena y la noche no lo parece, de tan clara y tan tibia.
Pasado el puerto, cerca de Tarifa, dejo a babor la mancha de plata oscura del Viejo Mediterráneo.
Alrededor ya he visto, como grandes fantasmas que voltearan sus brazos, los molinos que el viento del Estrecho hace girar hoy con solemne y sonora intensidad.
Luego estará Vejer, colgado de su monte, y más tarde la casa y la playa.
La música esta noche es el motor, las palabras de los amigos -- el Comodoro, el Pianista -- que están ahí y que, hasta ahora, nunca fallaron.
Un respiro, tal como está el mundo.

lunes, 2 de octubre de 2017

La bufonada

Hasta el contenedor de papeletas
anticipaba la prevista trampa:
¡Vaya chapuza, tíos!
¡Qué pucherazo, cuánta pataleta,
qué desastre de estampa!

¿En unos "taperweres" de los chinos,
por las calles, peleones y horteras, 
para hacer un recuento peregrino
en una fantasmada farolera?

¿Y saltarse la Ley a la torera
como una tribu fiera y troglodita,
mezclando avilantez con florecitas
que fingen buenos modos y maneras?

¿Papeletas de rifa estafadora
de montoneros falsificadores?
¡Qué triste y canallesca mala hora,
qué bochorno, señoras y señores!

domingo, 1 de octubre de 2017

La murga del "suflé"

De los unos ya espero:
el fanatismo excluyente y activo,
el crudo disimulo despectivo
que, camuflándose en la "diferencia"
pretende con manejos de trilero
el ancho de un embudo de indecencia;
la discriminación antojadiza,
el adoctrinamiento envenenado;
la retórica mustia, la ojeriza
de intereses cansinos y creados;
el inaudito "morro por decreto"
de la falsa ficción cosmopolita
con un tufo aldeano y unos vetos
de anacrónico aspecto antisemita.

Y con esto, ¿cuál va a ser la respuesta?
¿Serán apáticos, serán cobardes
los restantes, sufridos ciudadanos?
¿A tan pelmaza y resentida apuesta
contestarán, aunque parezca tarde,
y al final llegaremos a las manos?

No resulta imposible
con tal ruido y gente tan "jartible".

sábado, 30 de septiembre de 2017

La víspera

Muerto el Generalísimo, seguramente había motivos razonables para desmontar los restos de su gobierno.
Y a renglón seguido, los políticos que, unos más y otros menos, se mantuvieron agazapados "valientemente" hasta aquel desenlace, codiciosos del poder y del dinero que con él se maneja, se pusieron a desgobernarnos con las interesadas tensiones que caracterizan sus maniobras.
Los partidos, empeñados en aniquilarse entre sí con el máximo esmero, buscaron prevalecer a base de concesiones perversas a las mafias mercantes y chantajistas del larvado, o descarado, separatismo (al que siempre respaldan los hipócritas y los bastardos pescadores en río revuelto), y mañana tendrá lugar una movida lamentable, grotesca y peligrosa en esa senda de repugnantes chanchullos y descalabros.
¿No había otra opción? Este pueblo ignorantón y manipulable, que no escarmienta y sigue eligiendo gestores que tanto lo llevan al huerto, ¿no es capaz de conseguir resultados menos mierdosos?

viernes, 29 de septiembre de 2017

Caso clínico

Aunque algunas lo creen así, no son muchas en total las personas que, asumiendo el consecuente riesgo, me conocen.
Suelen estar geográficamente dispersas; a menudo, andan desentendidas y volcadas en sus pintorescos y peculiares aconteceres, circunstancia que, como es natural, no favorece sus ocasionales observaciones.
Y no obstante, parecen coincidir con regocijado estupor, otras veces con incomprensión devastadora, en la opinión de que soy un caso clínico en el entendimiento de la física, la mecánica y la tecnología.
-- Por lo menos.
-- Eso es así.
He de manifestar aquí mi esencial acuerdo, reconociendo que fui de los últimos clientes que se lanzaron a la adquisición de una "tele" en color, de un cacharrito que grababa videos, del teléfono móvil (tuve un "ladrillo", célebre entre los que me trataban; ahora, lejos de las mutantes y evolucionadas filigranas contemporáneas, me mantengo con uno, de modelo ya periclitado y elemental, aunque la mayor parte de sus posibilidades me son ajenas, me exceden y desconciertan, con lo cual permanecen para mí inexploradas), de los meandros iscariotes del "Plegablito", etc.
A tanto llega en ese campo mi comportamiento -- que de manera tendenciosa calificarían de extravagante -- que alguna vez me han señalado como errónea y/o insólita mi forma de extender la mantequilla sobre las tostadas, estilo en el que, por lo que se ve, opto por la posición menos adecuada de la hoja del cuchillito de turno.
No paso, en el ámbito del bricolaje doméstico, de poner en azarosa marcha una lavadora veterana o de cambiar una bombilla fundida, y aun así, con cautelosa precaución y vistosas inseguridades. También han sido profusos los comentarios sobre mis frecuentes divergencias con cajeros automáticos, parkímetros y otros entes de ficción.

En realidad, no debería acomplejarme por estas evidentes carencias, siempre y cuando no abandone los líquidos y familiares límites de mi acuario, en el que sin duda me desenvuelvo con moderada eficacia y con movimientos reposados y admirables, aunque la luna me desvela algunas noches y en los amaneceres deambulo sin rumbo aparente.
    

jueves, 28 de septiembre de 2017

Uno de nuestros líderes bienamados diserta sobre sus taimadas añagazas

Cabrón seré de modo porfiado,
felón, a todo viento y todo trance;
tahúr con todo el naipe bien marcado,
contable falso, en todos los balances.

Me sacaré "mis leyes" de la manga
con tanta caradura y arrogancia
que límites no habrá ni habrá distancia
que me impidan seguir con mi charanga.

De mi fanatizada tropa haré
un público que aplauda el desvarío,
engañado con estos desafíos
mientras me quedo con todo el parné.

Hoy miento sin descanso y "de puntillas
para sobrepasar a los demás".
Y que arreen los que vengan detrás
a reclamar hasta esta ventanilla;
porque diremos mi cuadrilla y yo,
que soy el cabecilla,
que, por nosotros, que les den morcilla.
 

miércoles, 27 de septiembre de 2017

La versión menor

Por regla general, soy bastante más adicto a las tortillas con "tropezones" (sean de jamón, chorizo, atún, incluso gambas) que a las otras, sobrias y escuetas, sin ilustrados pormenores.
Aquí, el Hipocampo debe hacer un alto o salvedad para la honorífica mención aparte de la española o de patatas que, con rigor, proscribe la inclusión espuria y apóstata de la cebolla.
-- O sea, que la excluye.
-- Siiiís... Era un circunloquio.
Cuando no concurren los anteriores paradigmas, siempre queda la posibilidad de acogerse a sagrado en la fórmula mística de la tortilla "a las finas hierbas" que, sin llegar a la indecisa categoría de holograma o tortilla alfeñique, se sale por la tangente de la denominación de origen y aporta con modestia mendicante la incorporación de lo que es perejil esencial y sin compromiso.
-- Ya.
En cualquier caso, para la comodidad y la eliminación de riesgos superfluos y rocambolescos fracasos en la estabilidad y armazón estructurales, debe optarse con prudencia por la versión menor que cualquiera conoce como "huevos revueltos", y que piadosamente ampara los inseguros procedimientos de los meros aficionados a la práctica del arte culinario.

martes, 26 de septiembre de 2017

Una entrevista en "La 6ª"

Pareces un guiñapo invertebrado,
un pelele con nulo fundamento,
torpemente enfrentado
al cuestionario y a los argumentos
que Jordi te plantea por la "tele".
Y tan falsos se ven tus oropeles
y tan infieles suenan tus embustes
que no conciertas suficiente fuste
en que apoyar tus rotos capiteles.

Con tan infame cobardeo en tablas
(un cordero que casi pierde el habla)
te hemos visto confuso y marrullero;
¿tu coherencia?: cero patatero.
El Évole, tajante y riguroso,
te deja sin aliento y flatulentos
se quedan tus faroles de tunante
soporífero y plúmbeo y pedante.

¡Qué decadencia, tú, qué desmadeje!
Tu rebelada sucursal de herejes
por más que quieras no es digna heredera
de Wifredo el Velloso.

lunes, 25 de septiembre de 2017

El filtro

El atávico y tan compartido terror por los reptiles y similares lo avisó de inmediato.
Entrevió la forma, ágil, rauda y que, aunque mínima, le recordó como un relámpago de la memoria la imagen del alevín del Octavo Pasajero, la maligna y viciosa criatura que, en su veloz movilidad (y en otros venenosos retorcimientos), ya presagiaba lo peor.
Fue cuando iba a abrir el balcón del dormitorio, antes de dar el paseo matinal que durante los últimos veinte días, con más pereza que cargo de conciencia, había ido aplazando.
Pensó: "no puede ser; está la malla nueva." Y al instante lo tranquilizó la fuga hacia la terraza del fallido intruso, de la cría de salamanquesa que ahora no podía ya penetrar las férreas defensas inexpugnables, el filtro mágico, la obra de artesanía elaborada y minuciosa que unas manos hábiles y una fértil iniciativa han instalado este verano para su euroconfort.

No tuvo necesidad de aproximar entre sí las orejas para que la distendida y victoriosa sonrisa se expandiera cumplidamente de una a otra. Y con satisfecho júbilo y descansado ánimo profirió su anatema en dirección al insolente enemigo en fuga:
-- ¡Que te den!
 

domingo, 24 de septiembre de 2017

Día veinticuatro

Esta pequeña depresión que siento
y que me inunda el alma desolada;
esa duda que pone en movimiento
las cautelas de todas las jornadas;
la encrucijada, honda de pesares,
al comprobar que siempre permanecen
las liebres en el campo y, en los mares,
las olas, las medusas y los peces;
que nada cambia, que diariamente
se nos somete a tanta prueba dura
(como las celosías exigentes
de un convento eminente de clausura),
sabiendo que destino tan amargo
y tan autoritaria disciplina
nos sumergen del todo en el letargo
de una lacada bañadera china.

¿De qué diréis que escribo?
¿Acaso vuestra mente no barrunta
la respuesta cabal a tal pregunta
que el Hipocampo expone persuasivo?
Para el "blog" de este dia veinticuatro
yo os planteo un expansivo trato:
que hagamos sosegadas rogativas,
llenando preceptivos formularios,
para que los sufridos operarios
que hablan del Tiempo en todas las "cadenas"
simultáneos, se suelten la melena,
hagan huelga tenaz y vengativa
y rechacen el sesgo utilitario
de siempre trajecitos cortefieles
con los que, frágiles y rutinarios,
desmerecen su garbo de donceles.

¡Rebelaos, silentes galeotes!
¡Tomad ejemplo de los "catalinos"!
¡Que nadie ose llamaros lechuguinos
o
tontos de capirote!

sábado, 23 de septiembre de 2017

Convicciones y compromisos

Acorazado en su cigarro puro (que Fidel no era el único, ¿eh?), en sus tallados vasos y licoreras de dorado escocés, reloj con leontina y atuendos de elegancia retro y british, nos muestra el cine un "Churchill" impresionante de carácter, experiencia y poder que debe sin embargo plegarse a los compromisos y las necesidades de una coyuntura política extremadamente grave, que lo hará debatirse entre las convicciones y las conveniencias, entre la prudencia y el coraje, y que evidencia ya una época de cambios brutales que había de llevarse por delante demasiadas cosas a las que echar de menos con legítima nostalgia.
Por la estética y el tema, por la nobleza de algunas escenas e imágenes y por la emoción que suscitan, anda esta película muy cerca de ese "Dunkerque" que ya se comentó con justos elogios aquí. Y nos hace reflexionar pesarosamente sobre nuestro tiempo de decadencias y de dirigentes mediocres y paletos, incapaces de verse en el entero espejo de su torpe y presuntuosa ridiculez.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Uno de esos

Como de un faro en lo alto
de algún acantilado solitario;
de un serio gabinete
con sabios diseñando calendarios;
de ermita ensimismada
en simples oraciones de breviario;
de Biblioteca grave,
de absortos estudiosos y lectores
y pendolistas finos,
miniando lo profano y lo divino;
de Camposanto anclado
en el medio del campo, con las flores:

Hay un silencio de esos,
cuando regreso
a la casa sin ti. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Opciones de la interpretación

De siglo en siglo, raptos repentinos de inspiración iconoclasta producen el fenómeno de la eliminación profusa de trastos y enseres de índole casera que proliferan en las estanterías del olvido y el desuso: platos, tazas, soperas, vasos de vidrio coloreado, quizá tengan aprecio y nueva proyección en la vida de los mozos de una generación nueva, transhumante y provisional cuyos objetivos incluyan la confección laboriosa, a veces discontinua y siempre aventurada de ajuares futuros y otrosíes.
Desde las plateadas playas del Sur, caravanas corsarias de cosarios trasladan en ocasiones estas muestras del devenir humano para que, transfiguradas, traspuestas en un trasunto de metamorfosis o metafórica reencarnación, cursen su renovada e impredecible existencia en órbitas diversas y elusivas.
-- Y te creerás que te interpretamos en recto sentido...
-- Porque la escritura tiene también vetas de adivinanza caprichosa; del entretenimiento que concede la pirotecnia gratuita y juguetona de las palabras.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

De antiguos líderes y conductores

Del profundo pilar que quisieron representar en China las lentas dinastías hasta llegar al Último Emperador, hubo uno de ellos a quien el pueblo ensimismado e inacabable llamó Tachán, que fue, sobre algunos otros, célebre por sus arduos laberintos transparentes que, a modo de celdillas de panal de abejas, suscitaron en el tiempo de su gobierno la admiración de las gentes que los visitaban y cuyas alabanzas han perdurado hasta nuestros menguados días.
Pródigo y laborioso, nuestro Tachán fue impulsor de las artes minuciosas de la tinta y el fino pincel sobre seda y papel de arroz y, por otra parte, de prosaicas y funcionales investigaciones científicas, aunque algunos de sus detractores lo tildaron de sospechoso de prácticas de ocultismo y brujería, y de sembrar la discordia y la animadversión enconadísima entre sus ministros y edecanes, con el propósito de menoscabar su poder e influencia que él quería reservar para sí de modo absoluto e inapelable.
A su muerte, los diseños originales de sus obras parsimoniosas y los manuscritos que defendían su pensamiento, hermético y nebuloso, fueron sin misericordia dados a la hoguera.

martes, 19 de septiembre de 2017

Epístola moral a Pablo

Me ha estremecido, Pablo, ese rumor
que corre como ágil riachuelo
según el cual se acabó el caramelo
de tu desvelo idílico y tu amor.
Por descontado que el temperamento
que esa "ex-parienta" tuya va exhibiendo
es bastante señal y es escarmiento
para que, entre tus huestes,
cunda el ruido y cunda el estruendo.

Me hago cruces, me llevan los demonios
con tal noticia y tan singular caso:
¿otro sentimental nuevo fracaso
y otra vez sin llegar al matrimonio?
¿Y cómo dejaremos el Destino
en manos de galán tan inestable
que más parece un punto filipino,
corniveleto, en términos taurinos,
por mucho que él se sienta indispensable,
tanto que aspira a ser de la Moncloa
un durable inquilino,
siendo más bien una constrictor boa?

Pablo del alma, de mis entretelas:
los tortolitos que -- cinco millones --
has cautivado como clientela
quizá no aprueben tus indecisiones.
¿Tanta novela avala
a este "varón insigne"
que se postula nuestro centinela
mientras taimadamente nos camela
con sus insoportables martingalas?