jueves, 13 de noviembre de 2014

El blog del Hipocampo del 14 de octubre



de este año en curso, despertó variados comentarios entre los destinatarios y/o curiosos. Ayer, durante una revisión casual, me encontré uno, de fecha 29 del mismo octubre, al que quiero responder, tal parece su interés y cortesía.
Sabedores de que algunas canciones calan en los oyentes y llegan a ser para ellos reliquias queridas, asociación y memoria de épocas, situaciones, anécdotas vividas y de episodios amorosos casi siempre de juventud…
Los autores ponemos nuestra obra en manos del público que quiera sentirla “suya” y lo concedemos como metáfora, sólo a efectos de complacencia compartida y agradecimiento por la acogida dispensada. En ningún supuesto emanciparíamos ni repudiaríamos esa obra, ni admitimos que algún colega “espabilao” pretenda prohijarla, darla a entender como propia, o escamotear su verdadero y legítimo origen, silenciándolo, desviándolo o de cualquier otra rastrera forma.
Un edificio es obra de un arquitecto, no de una parte de los eventuales constructores que trabajan bajo su dirección.
Yo escribo canciones de manera espontánea, casi visceral, muy independiente. Sólo después, me planteo quién podría cantarlas, dentro o fuera de un grupo.
Si “Señora Azul” (que el comunicante trae a colación y que yo en su día voluntariamente ofrecí en el álbum para su interpretación a Guzmán, voz preclara, y que Cánovas sugirió con acierto escalonar con la suya, bronca y viril: atento, don Javier, estas precisiones las hago y publico porque quiero y porque no soy amigo de regateos ni siquiera mínimos), repito, si “Señora Azul” hubiera sido cantada por otro u otros, ¿qué repercusión habría tenido?, se pregunta el estudioso.
Pues puede que, al menos, tan favorable; si tomamos como (otro, y no el único) ejemplo “Sólo pienso en ti”, donde por cierto se puede discernir, sancernir, con inteligencia y buen ánimo, lo que la puesta en escena de una canción tiene de fundamental y necesario y lo que tiene de prescindible o de posible sustitución.
Existen la Propiedad Intelectual y el Derecho de Autor, que es una inalienable ley y la honrosa orla de un respeto que todos deberíamos ejercer siempre, activamente, expresamente y sin cicaterías; y que, con frecuencia, es mejor estímulo por su reconocimiento que por sus variables y aleatorios rendimientos materiales.
Y el autor sigue en su trabajo, consecuente con ser el instrumento con el que las Musas endulzan, motivan, entretienen la vida de las gentes.
Las líneas de hoy pueden encarnar un manifiesto; ser también un comentario pedagógico.
Vuelva a leer, don Javier, el texto citado arriba, del 14 de octubre (todo lo que dice y sólo lo que dice) y del mismo modo el presente; y quizá los entienda mejor. Gracias.
Por mi parte, dejemos descansar a la Señora Azul: no es tan trascendente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada