miércoles, 12 de noviembre de 2014

Cosas de padres



Un ex-compañero de estudios, a quien reencontré poco ha, después de cincuenta años, en Sevilla, me sorprende con la noticia de que también su hija se llama Irene. Hablamos, como es natural, de esa formidable experiencia que es la paternidad. Decía:

Yo me hago el fuerte, el duro. (Los chavales de ahora, porque Brando, o los estoicos, les quedan tan lejos, no saben, no alcanzan a sentir “entre sus entretelas” lo que eso fue y hoy sigue, por más que aparente diverso caparazón.) Pero cuando mi hija capta, entre la marejada de sus propios vaivenes, que mi armadura muestra algún indicio de zozobra, alguna grieta de fragilidad, me llama y me pregunta cómo lo llevo.
Sé lo suyo que soy. Ella, puede que con el tiempo, también perciba en su totalidad lo que, algo más allá y por encima del destino corriente, la conecta conmigo.
Porque, desde el principio y con el viento a favor o en contra, hemos sido y ojalá que siga así, Irene y papá.
Ahora te pregunto: ¿no tengo razón si me alegro de mi suerte, de mis utopías, de mi vía láctea particular?

Lo escuché con un asombro creciente, sintiéndome como una caja de resonancia.
Claro que tiene razón. Aunque digan por ahí que eso son “cosas de padres”.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada