miércoles, 3 de febrero de 2016

Compases de espera

Se planta en este "blog" una cesura
con hemistiquios algo irregulares.
En esta etapa de la investidura
-- gran pasarela de los caraduras --
ahora que ya no somos "cierrabares"
destinaremos dos o tres semanas,
que se pueden contar desde mañana,
a recargar las agostadas pilas
y retomar después la retahíla
con el permiso de la autoridad
y si el tiempo, piadoso, no lo impide.
Y si la fiel, cordial curiosidad
aquiescente de los destinatarios
lo tiene a bien y en ello va y coincide,
cuando regresen estos comentarios
(si en Alborán la cosa no empeora)
proseguiremos este itinerario
que, ya digo, descansa por ahora.
Suerte y salud:
a los que están atentos
dejo mi más templada gratitud.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada