jueves, 15 de octubre de 2015

Los seudomártires

De retorcer las verdades, ahítos;
de fabricar mentiras,
nunca jamás lo bastante contritos:

El Tribunal no dice que es delito
poner las urnas y que el pueblo hable.
De lo que acaso vais a ser culpables
es del ansia insaciable
de arrogaros la autoridad que en falso
osáis fingir y que no corresponde
a meros delegados del Estado
que, ingratos, luego un sucio juego esconden
con gestos de cateto avinagrado.
Digo esconden y es tal la felonía
y la nula lealtad que demostráis
que habéis dejado todo disimulo
y, a toda rebeldía,
jamás cejáis en lo de dar por culo.

Las urnas no se ponen a capricho;
las urnas no se ponen por cualquiera.
Y el juez os va a poner en entredicho
por poneros las leyes por montera.
De verdad que ya cansa
vuestro papel de rancias plañideras;
y el resultado muy distinto fuera
en manos de unas manos menos mansas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada