sábado, 23 de mayo de 2015

Reflexión en una jornada de lo mismo



Propaganda.
Me han llegado al buzón los sobres con las “invitaciones” que los partidos políticos nos hacen para que apoyemos sus desmanes, infamias y felonías, o sea la GESTIÓN.
Los he depositado cuidadosamente en la papelera, sin abrir; porque sus protagonistas no me gustan, porque no son, ni de lejos, de fiar, cuando fabrican y sostienen este “caos provisto de normas electorales” que, creo, le parecía a Carlyle.
Semanas de circo de saldo, mucho pelo de las diferentes dehesas.
Una enorme murga.     
Entre la grisácea imaginación de nuestros dirigentes y los vertiginosos desafíos de Luigi Colani, por ejemplo, ¿no habría un decoroso y conveniente término medio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada