martes, 7 de abril de 2015

Por el Tribunal Supremo



(que tan modosa cortesía y escrupulosa asepsia ha querido exhibir hacia las elecciones recientes, y por ello la paciente espera y el aplazamiento de fechas) comienza ahora el desfile de los altos capitostes de Andalucía para que den alguna explicación del dinerísimo desviado con la “juerguecita” de los ERES.
En Espejo Público acaban de proporcionarnos una clara exposición de este asunto de clamoroso tamaño.
Como los capitostes que decimos (gente de singular temple que asoma por la “tele” con una serena e incluso sonriente expresión de inocencia que no nos cuadra) gozan de esa peculiaridad arbitraria y favoritista que se llama aforamiento, veremos si el Supremo aclara la cuestión o sirve de escandaloso y cómodo burladero.
Los meros espectadores, que de camino siempre lo pagamos todo, vía impuestos, permanecemos tan afición expectante como casi sosegados estupefactos.

Una delicia de desfile va a ser éste, finalizados los de la Semana Santa.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada