jueves, 15 de enero de 2015

Leo Messi



Si me olvidara de él, dirían que discrimino.
He aquí al otro ídolo contemporáneo de las enfrentadas masas en nuestros más rimbombantes estadios.
Con un nombre no religioso como el de ayer, sino majestuoso y solemne (el rey de la selva), que quizá sorprende en un hombre más bien bajito, este jugador se comporta con una llamativa actitud de modestia y sencillez insólita en un argentino. Lo que no le ha privado de realizar diversas maniobras como contribuyente que se han ido saldando más o menos.
Y este hecho casi no se lo han tenido en cuenta sus incondicionales y numerosos seguidores. Porque los españoles ya tenemos para empezar un arraigado rechazo de la “conciencia ciudadana” en lo que se refiere al pago de impuestos. Y este rechazo se explica muy bien porque estamos harto escaldados con la desastrosa administración del dinero público que nuestros gobiernos han practicado durante siglos y siglos y, partiendo de ese ánimo, se puede casi disculpar al ídolo que vendría a ser un ejemplar de ilegalidad heroica, un paradigma de la ética individual contra los interminables abusos del poder.
Y de este modo, entretenidos con estas figuras, se nos pasa el tiempo tan ricamente.
Dios salve al fútbol.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada