viernes, 16 de enero de 2015

Begoña Gutiérrez y "su" Semana Santa



Latino de Hispalis jaleaba a Max Estrella llamándolo “cráneo privilegiado”. Aunque ya me temo que tus lecturas, caso de haberlas, han debido ser muy otras, pero bueno.
Me has hecho recordar a la Charanga del tío Honorio que, en una memorable y chocarrera canción de los años más pródigos de nuestra “apertura”, afirmaban que “iban pisando los charcos”.
Porque es lo que has escenificado estos días: no en un jardín, que habría sido un tropo de heliotropos fino y sensible en exceso para un numen como el que nos muestras, sino en un charco, y de los insuperables, te has metido con ese brote de virulencia iconoclasta trufado de ignorancia supina con el que has embestido a la Semana Santa.
Tu ocurrencia te retrata, te describe: la dimensión de tu esperpento casi podría ocultar algunas de tus otras presumibles carencias.
Tus próximas iniciativas, ¿versarán sobre el aceite de oliva virgen extra, sobre el veraneo en las playas de Cádiz o Málaga? Cráneo privilegiado.
Pero, de verdad, tía, ¿de qué alcornoque te has caído?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada