viernes, 5 de diciembre de 2014

Te costaba arrancar, Joan Manuel



¡Esos balbuceos, indecisiones, titubeos, pausas previas en un hombre tan felizmente nacido para expresarse bien, tan bien que rara vez sobrepasaste la moderación, suavemente irónica o crítica que fuese, pero siempre analgésicamente bañada en arte y poesía, siempre manteniendo una cierta cuota de ese seny tan vuestro, un estilo modoso que no podía por menos que seducir a tantos y, sobre todo, a tantas!

Y es que la Campos, desde su acreditada intrepidez periodística, desde su enfoque general de vespertina mesa de camilla, tampoco iba a esquivar del todo la pregunta, el tema candente. Y ahí, admirado maestro, es difícil (para un artista internacional, multitudinario, veterano y condecorado con mérito indiscutible por todos los plácemes, elogios y ovaciones) “mojarse” de modo activo, inequívoco, comprometedor: ni siquiera la edad que, a ti más que a mí, ya lleva tiempo acercándonos, conduciéndonos a la “adecuada” templanza, te iba a dar para algo que sonara beligerante. Ni, lo concedo, obligación tienes; y cierto es que otrora diste la cara cuando te plugo.

Pero la otra tarde te costaba arrancar. Y al final, entre sutiles paños calientes, velas a Dios y al diablo, pero porque tus más paisanos no te lo iban a perdonar en mitad del avispero que han provocado, saliste con aquello de que una parte (¿y qué pasa con el todo?), un sector, un porcentaje de la ciudadanía está expresando (añado yo que después de mucho ser adoctrinada y azuzada) sentimientos y aspiraciones que el Gobierno debe tener en cuenta. Con las palabras que sean, “oyes”, lo de siempre: un vecino del bloque la lía parda y luego el resto debe hacer encaje de bolillos para, mientras se procura restablecer el equilibrio, sosegarlo, complacerlo, integrarlo, “untarlo”, si a mano viene, etc., y los demás que, con mansedumbre y paciencia, se amolden al abuso y se jodan.

Ya me imagino lo que harían vuestros talibanes si un día les salieran respondonas y discrepantes Tarrasa o Cambrils.

En fin, puede que los artistas no estemos en el planeta para según qué cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada