jueves, 7 de agosto de 2014

El descontrol de los controles



Vivimos sometidos a eso.
No es tanto que fallen, sino que la incompetencia, la negligencia, o más grave todavía, la “vista gorda” que hacen los encargados de las vigilancias nos van dando a diario numerosas muestras de una peligrosa e insensata lotería, cuando no de diversos tipos de expolio consciente y sostenido.
Ni Arturo, ni Susana, ni Mariano, ni etc,etc. pueden hacernos creer que las barbaridades cometidas escaparon a su perspicacia. Y si carecieron de ésta, si anduvieron ciegos, deberían abandonar los sillones y largarse.
El personal acumula asombros y cabreos en cantidades industriales. Porque es una burla insoportable ese fenómeno de los controles fracasados. De la casi nula responsabilidad posterior. Del parche de las raquíticas e infumables “explicaciones” de los barandas.
El personal, con hartos motivos desconfiado e inseguro, probablemente ya se está preguntando si tendremos otro de nuestros “controles” clásicos en ese hospital que afirman haber “preparado” para el tratamiento del último y vertiginoso virus que nos llega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada