lunes, 10 de marzo de 2014

Paco de Lucía



Tuyo fue el prodigio: bailaba con pasión y con alegría entre tus dedos, tu corazón y tu cerebro.
Nuestro, el privilegio: el de ver surgir (en este tiempo tan sembrado de mediocridades) el milagro y la luz de tu consumado arte.
Ahora que va pasando la primera avalancha, no es sólo en Algeciras, maestro, donde el aire se resiente porque echa de menos tu sonido; en muchos otros lugares nos durará siglos la sensación de derrota, el luto por tu pérdida y tu marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada