martes, 11 de marzo de 2014

Fiesta de guardar



Hoy es domingo y luce
un sol extraordinario por Madrid.
Sabemos
que el tiempo se gasta, que
el camino va siendo largo
aunque no estamos dispuestos a dejarlo.
De modo que Ud. tiene entre los brazos
el tibio cuerpo desnudo
de la mujer amada.
Y decide que media mañana fluya. Sencillamente.
Más tarde, Ud. se ha propuesto que, contraviniendo las seudosabias prescripciones de los “entendidos”, abrirá una (o dos) botellas de vino blanco, puesto a enfriar desde ayer, para acompañar de tan heterodoxa manera la carrillada ibérica prevista.
No podemos decir, sin ser embusteros, que esto propiamente sea
la antesala de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada