lunes, 6 de marzo de 2017

Reseña en verso



Ingresó el “dócil lebrel”
al solemne santuario.
Un suceso extraordinario:
si no fuera porque es él,
no ocurriría.

Que es la niña de los ojos
de la niña de los míos
y yo cedí ante el antojo
a finales de ese estío.
Nos cantaría

otro gallo en otro caso;
mas encadena el cariño
que obliga con fuerte lazo
y con abrazos y guiños.
Y yo diría

que pensamientos diversos,
yendo el triunvirato a bordo,
dieron tal reseña en verso
de una excursión en el Gordo.
¡Qué fantasía!

--¿Tú no te habrás apuntado a la Masonería, no?
--No sé por qué lo dices.
--Es que estás de un hermético…
--Huy, eso no es nada: a saber los laberintos que erigen los cordobeses en sus buhardillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada