viernes, 17 de febrero de 2017

Laura o Laurita, ¿señora o señorita?, que anda buscándole 3 pies al gato corcovado de sus pareceres.

"Consultora de género" retórica y cansina,
de largo aprendizaje y grave logorrea,
te has cebado a lo tonto con don Joaquín Sabina
desparramando antojos de pródiga capea.

Los laureles que ciñes, tu "musicología",
se nutre de tendencias tan manidas y al uso
que el ruido que metes con esa artillería
queda un poco impotente, queda un poco difuso.

Tu maníaco estado, confuso y paranoico,
te intoxica el discurso de cutre algarabía;
tu semitono suena más peleón que heroico
y no aprueba siquiera 1º de Armonía.

Tu craso feminismo es una cosa fina,
mas los "filtros" que expones y tus puntos de vista
abundan en doctrina rancia y de naftalina
y tienen harto sesgo y afán de polemista.

Al pulso creador le sobran los motivos,
se vuelve fugitivo del pensamiento único;
sobrevuela el acoso y resiste el derribo
y es acústico, eléctrico y poético y músico.

Y mucho sitio voy dándote a día de hoy:
sólo estás en la banda de los que sólo hablan.
Con qué luces de suerte ese pulso se entabla
lo vive y te lo cuenta el cantautor que soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada