jueves, 24 de noviembre de 2016

Hojas caídas


En verdad que, con el paso del tiempo, ha habido gran mudanza de usos y costumbres. 
Que yo todavía alcancé a ver (y lo recuerdo) el cortejo engalanado que por la misma calle Feria en Sevilla (por la que circulaban tranvías parsimoniosos y en la cual hacían su número ambulante ocasionales gitanos con cabra o mono amaestrados) iba llevando a unos y otros finados a su "última morada": las carrozas negras medio rococós y los caballos enjaezados con gualdrapas y fúnebres penachos, etc.
Que decíamos "un entierro, un entierro", porque aquello tenía su impresionante carácter solemne y espectacular de retablo barroco, y había que salir al balcón.
Ahora no, ahora se llevan sobre todo los vehículos serios, de buena gama, preferentemente de la prestigiosa marca alemana de la estrella, que se ve que los deudos consideran un detalle decente no escatimar en lujos de última hora.
En fin, alcaldesa, esa hora última que nos aguarda y que nos cierra el grifo de repente o poco a poco; pero de la que no nos escapamos, "oyes".
Yo hago recuento y cada vez veo más hojas caídas. Y me viene un escalofrío que nada tiene, te lo juro, de caloret

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada