viernes, 28 de octubre de 2016

Para añorarte hoy

Para añorarte hoy
sin descanso ni solución posibles,
tengo el sueño de anoche,
cuando tus muslos fueron mi almohada
y tus labios sensibles
no me negaban nunca -- nunca -- nada.

Para añorarte hoy
evoco las caricias de tus manos;
la risa por "tus ojos de gacela"
(de princesa traviesa
del Imperio Otomano)
y tu pelo, de enredos africanos.

Para añorarla hoy
apelo a mis hormonas sosegadas,
Fernando, y me responden:
"Pórtate bien, no es nada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada