sábado, 29 de octubre de 2016

Los versos de ayer

Para ti son los versos que ayer
escribí: la secuela de un sueño.
(Detenidos al amanecer,
como si no tuviesen un dueño.)

Como siempre, sellé en el secreto
cualquier suerte de dedicatoria.
Carezco de amuleto
para alcanzar tu gloria,
y el temor de enfrentar tu desdén
-- alejado de ti, de tu edén --
paraliza mis iniciativas
si te siento aislada y esquiva.

Por eso no te digo
la galana y profunda delicia
que, si vuelves a serme propicia,
ha de hacer revivir a Rodrigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada