martes, 11 de octubre de 2016

El "cochecito de los recados" y un lío, al parecer, de válvulas

Desde que te llevó la grúa (conmigo y "el Gordo" dándote cortés escolta) hasta hoy, han transcurrido 16 largos días de ansiosa espera.
Y por fin, esta tarde, llamaron desde el taller para avisarme de que la reparación ya había sido efectuada.
Me faltó tiempo para correr a tu rescate, con un regular dispendio de medios que, si se prorrateaban, no iban a ser tan improcedentes.
Ahora hemos vuelto a casa, al jardín; hago votos porque tu salud (en ocasiones frágil, delicada) no me cause otro sobresalto. Por lo menos en un lapso aceptable de tiempo.
Mañana lloverá, según dicen los sosos hombres y las guapas chicas del tiempo. Pero, aunque te mojes de lo lindo, resulta reconfortante tu presencia, tu aspecto de gran pastilla de jabón, gris metalizada, de nuevo aquí al lado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada