sábado, 24 de septiembre de 2016

Para no atrasarme

con los estrenos, he estado yendo al cine, afición / casi vicio que ya me conocéis.
Y así, "Los hombres libres de Jones" se deja ver, ambientada en la Guerra de Secesión norteamericana y sus tensiones y horrores entre la Unión y los Confederados que no se quedaban en los campos de batalla solamente y cuyas secuelas de racismo e intereses de poder y económicos, se habrían de advertir años (muchos años) después.
Incluso se podría decir que, a estas alturas del XXI, aún ocurren cosas que no parecen bastante explicadas: no hay más que ver las noticias de los disturbios y los conflictos entre según qué ciudadanos y según qué policías. En fin.
Luego está "Morgan", niña artificial peligrosísima que, bajo un atuendo inquietante de sudadera con capucha, modelo graffitero, amaga y posteriormente desarrolla una violencia de aquí te espero, a pesar de su tierna edad. La joven que encarna el papel de referencia luce una expresión que, desde una aparente e inicial docilidad más o menos complacida, se vuelve gradualmente feroz y sangrienta, lo que unido a las extraordinarias dotes del personaje ofrece una especie de terror en aumento, gran manjar para los aficionados.
A mayor abundamiento, "Los 7 magníficos" repite con esta lúcida versión el conocido argumento de hace años, aunque profundizando más en el trazado de la psicología y la morfología de los pistoleros reclutados por el implacable Denzel Washington, de varia procedencia étnica y coyuntural, y con recursos y visión puesta al día, cine western de magistral hechura y última generación.
El detalle de la música al final de la proyección, es un guiño delicioso a la nostalgia, por más que no impida todo lo que echamos de menos a Steve Mc Queen. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada