domingo, 25 de septiembre de 2016

El canto de los grillos

(Versos al trote)

Salen los grillos por el jardín
y saltan, negros, en el gramón;
frotan los élitros sin fin, 
insistentes, con gran ilusión.
Sus señales apasionadas
no siempre reciben respuesta;
sonando alto en la madrugada,
dan tregua durante la siesta.

Los entomólogos ya saben
de qué va su comportamiento,
la rara música de su clave,
su tenaz enardecimiento:
amor que de extraña forma
emite su interrogatorio,
y, si otra grilla corresponde,
la noche será de jolgorio.
Mas, ay, que no siempre sucede
el lance feliz y nupcial,
si el madrigal del grillo no puede
encontrar la pareja ideal.

El Hipocampo reflexiona
y el Tiempo, desde el acuario,
pasa despacio las cuentas
inflexibles del calendario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada