domingo, 4 de septiembre de 2016

Ben Hur 2016

La madurez y el desarrollo que el cine experimenta año tras año subrayan lo que tiene de industria, pero sobre todo de espectáculo.
Porque hay un abismo entre esta versión de 2016 y todo lo anterior. Baste señalar el impacto logradísimo de los trastazos en la secuencia de la batalla naval y en la de la carrera de cuadrigas, en ese impresionante y fantástico coliseo que se ha diseñado ahora para la nueva ficción.
Por otra parte, Morgan Freeman está hogaño caracterizado de abuelete rastafari y siempre resulta digno de ver.
Cine clásico, que convocó en la matinal de hoy un número no habitual de espectadores, por muy conocido que sea ya el argumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada