miércoles, 24 de agosto de 2016

Lo delicado del lenguaje

DEBIDO AL FUERTE VIENTO REINANTE Y AL ESTADO DE LA MAR...
Por los altavoces (que otros llamarán megafonía, con más "luminosa" expresión o fórmula) de la playa difunden esta advertencia.
No hacen traducción alguna, con lo cual se mantiene la incógnita arriesgada de lo que podrá pasarles a los no hispanohablantes.
-- De todas formas, el chapurreo de las frases matinales de bienvenida en inglés ortopédico/cacofónico tampoco se descifra con comodidad.
-- Y que lo digas. Y encima cabe preguntarse si reinante no herirá la sensibilidad encrespada de los republicanotes y las otras variedades de rojos.
-- Muy difícil, esta vida. Pero mientras Trump, con la incorrección política que no le perdonan, "larga" lo que más de cuatro piensan, transitamos el atasco de los pies de plomo, de los paños calientes, de los melindres que tanto complacen a los melifluos.
-- Y a las melifluas, que no TE SE olvide. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada