miércoles, 8 de junio de 2016

Jesús Quintero, genio y figura

Maestro:
Lamentables nuevas y alarmantes comentarios se hacen públicos acerca del mal tránsito en el cual te ves envuelto.
Que si tienes muchas deudas, que si te has ido embarcando en negocios ruinosos, que si eres un derrochador y, lo que es más feo, alguien que no ha cumplido con algunos de sus empleados o colaboradores...
En medio de este embrollo sideral, de los rayos y centellas que van a llegarnos, advierto más luces que sombras.
Porque quien sigue y persigue sus sueños, no es difícil que eleve su bohemia a la dorada categoría de arte. En Sevilla hay más de un brillante ejemplo de lo que emprendiste y conseguiste, aunque no fuera a durar para siempre, no faltaría más. Un arte, y de los depurados, son también tu independencia radical, tu personalidad, incluso excéntrica, tus entrevistas míticas, mágicas y numerosísimas (desarrolladas en oníricos y barrocos decorados) a gente que resplandecía de suyo o con tu estímulo.
El pedestre pragmatismo no se te da bien, claro. A saber también, a qué "poderes" han podido molestar, cuando fuera, tu actitud, tu rumbo, no lo vamos a negar, algo "glorioso" pero con frecuencia seductor.
Cuando Solera hacía las entrevistas de la promoción de "Linda Prima", tus preguntas fueron seguramente las mejores. Años más tarde, con "Queridos Compañeros" de CRAG en su correspondiente promoción, tú ya andabas en otra órbita; y en la calle San Eloy, nos diste la noticia aciaga de la muerte, aquella misma tarde, de Paquirri.
El tiempo, los sucesos pasan. Suerte, Maestro, con éste tuyo.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada