lunes, 30 de mayo de 2016

DONALD, no el pato, el otro

Ese tupé de un rubio sospechoso
no es lo más importante en tu figura.
También tienen relieve
tu andar algo parsimonioso
y tu discurso que algún pasmo procura.

Como contraste con tu precursor,
el personal no puede tener queja.
¡Ahí es nada, desde la miel de abeja
pasar a tu fulmíneo furor!

Pero lo cierto es que con tanto extremo
y una política que es espectáculo,
los ciudadanos parecemos memos;
y pactan y cospiran en cenáculos
aquí también, y cuecen nuestras habas
y el tema, hay que joderse, nunca acaba.

En este mundo en globalización
no hay más que estar para verlas venir,
y cavilar si se te fue la olla
cuando tus frases levantan ampollas.


(Por cierto, enhorabuena por la preciosa moto que te hicieron los de American Chopper´s.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada