domingo, 27 de marzo de 2016

De momento, sólo cambiaremos la hora

Será difícil remontar, disolver, la magna inundación de benhures, espartacos, mandamientos y cosas bíblicas y "de romanos" con la que han abusado de nuestra retina las emisoras de televisión a lo largo de esta santa semana.
Tal parece que se trataba de una sola "peli" infinita, repetida a toda hora por todas partes.
Me imagino cuánto habrán disfrutado, en lo que este fenómeno tiene de cristiano, los ediles ateíllos de nuestros ayuntamientos más progresistas. Y si sumamos además la multitudinaria asistencia pública en todas las calles de las ciudades y pueblos españoles a las procesiones y cofradías de turno, parece que queda tarea para que vaya cundiendo el propósito de ingeniería social en el que esos alérgicos a la tradición tan empeñados y trasnochados se muestran.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada