domingo, 3 de enero de 2016

Tú, a lo tuyo

Si yo ya lo noto cuando, desde la Villa y Corte, regreso hacia mi costa.
Pero tú, no te preocupes, porque ahora lo veas que, henchido con la tosca ufanía de su tamaño, se yergue sin delicadeza, incapaz de sentir el respeto y la admiración a ti debidos.
Tú, no te preocupes, porque ahora se inmiscuya como un sobrevenido e inoportuno estorbo en el cielo de siempre, ajeno al arte y a la tradición.
Tú, no te preocupes y sigue con lo tuyo: siendo el elegante ejemplo durante siglos de la airosa hermosura, de la gracia. Tú, a lo tuyo,
GIRALDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada