miércoles, 20 de enero de 2016

Agitando las aguas del estanque,

y contra todo pronóstico, ha surgido un nuevo e inquietante dato que parece guardar relación con el caso (que ya suponíamos extinguido) de la PORTUGUESA MUERTA.
Las inverosímiles personas que hayan sido lectores del "blog" del Hipocampo desde sus comienzos, a los del "blog" me refiero, acaso recuerden tenuemente aquel indeciso y ya remoto asunto que fue desvaneciéndose en la nebulosa del tiempo, tal como suele ocurrir con la salud y ocurrirá sin duda con toda nuestra vida y milagros. (Aunque hay que ver cómo canonizan ahora a la gente, con una premura y a una velocidad de pruebas y expedientes que nunca se había visto en siglos,)
Nuestro furtivo corresponsal en la costa francesa del Mediterráneo, nos hace llegar una velada información según la cual, la "portuguesa", a quien repetidamente se había dado por fallecida, parece vivir a la sazón en un populoso barrio de una ciudad portuaria, famosa en la literatura y la historia por sus actividades de implicación mafiosa.
Al decir de ciertos convecinos, habría contraído matrimonio (lo que da idea de su inconcebible arrojo) con el encargado de un taller del automóvil, especializado en reparaciones de parabrisas, etc. y a precios algo competitivos.
Permaneceremos atentos a cualquier detalle que, en jornadas sucesivas, pudiera aparecer para iluminar, siquiera sea parcialmente, las zonas de densa oscuridad, las sombras que venían cerniéndose sobre esta  investigación que, a nuestro errático juicio, parece ciertamente difusa.
Tampoco se descarta la posibilidad del desplazamiento de algunos agentes que, in situ, procurarían retomar el largo y frágil hilo de lo que consideramos embrollada madeja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada