miércoles, 7 de octubre de 2015

Vocaciones contrapuestas

No digo yo que lo de Silos sea colofón desdeñable. Todo lo contrario.
Sino que la decisión seguramente va a verse entorpecida por esas "caderas firmes", por esos pechos que se volvieron más generosos y armoniosos, por ese pubis que, como por milagro, no acusa el paso de los años y parece latir suspendido en una cariñosa primavera.
-- Y no te olvides del crepúsculo y la música al violoncello de Bach. Ni de la avenida de las altas palmeras por la que hoy se movía la "trike", con esa ligereza algo parsimoniosa que tanto te satisface.
-- Vale, vale: que sí, que me lo tengo que pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada