lunes, 19 de octubre de 2015

Se me ocurre

que acaso deberías preparar tu costado, la limpia seda de la piel que recubre la estructura, la "jaula" de huesitos dentro de la cual late tu corazón.
Lo digo por los besos que voy almacenando, destinados a posarse sosegadamente en ese sector y en otros, igualmente importantes y dignos siempre de la mejor consideración, de los demorados mimos, de un embeleso que habría encandilado incluso a Tansillo, a Minturno, al culto Tasso, ahora que tan italianos andamos.
¡Qué cosas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada