sábado, 17 de octubre de 2015

Irene Lozano,

quien tan sensatas palabras formuló cuando desde UPyD criticaba, y con harta razón, los "comportamientos" del PSOE, ahora se pasa, con armas y bagajes, a las filas de éste, impávida, impermeable al pudor, inasequible a los escrúpulos y las dudas, esparciendo a su paso un relente de desahogado oportunismo y medro personal que nos decepciona a algunos que la teníamos por persona cabal, en un teatro donde tanto abundan los frescos y los tramposos.
De haber ganado el pulso en la crisis de su ahora ex-formación, de haberse hecho con el timón deseado, seguramente nunca habríamos tenido que presenciar esta rocambolesca espantada, este giro "cubista", ni escucharle las alambicadas oraciones con las que pretende justificarse.
Qué mal rollo, tía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada