domingo, 20 de septiembre de 2015

Un puesto de honor

En la galería de gobernantes "metepatas", por muy nutrida y relevante que ésta sea.
Por aquí hemos padecido a tahúres del río que más te guste, a locuaces y redomados vendedores sevillíes, a estirados fríos con bigote de ida y vuelta, a imbéciles perversos con sonrisa de Monalisa, a aspirantes siniestros y espesos, "carita de conspiradores"; a gallegos pasmados... Y que sí, que en todas partes cuecen habas, no hay más que ver al del chándal, ese energúmeno vociferante, y a tantos otros.
Así que estamos casi curados de espanto, y no nos ha sorprendido que, con tu chalaneo contradictorio, con tus precipitadas improvisaciones y tu seudomesianismo de tres al cuarto, te haya durado el mando tan poquito, tan poquito, y tan entre vaivenes, que tu gente, esos vapuleados ciudadanos griegos, van a tener que votar no se sabe qué... ¡otra vez!
Un puesto de honor en la galería que decimos. Hay quien ya ha propuesto que se te conozca como "el Efímero".
Y convendría ser cuidadosos con esos rampantes iluminados que te corean y, no todos los días, cacarean tus mismos o parecidísimos, y tan sobados, "mantras". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada