viernes, 11 de septiembre de 2015

De los primeros análisis




Ni Rafa Nadal en sus más ciclópeos esfuerzos.
Tanto les llamó la atención, que revisaron y repitieron las pruebas para cerciorarse de que aquella cifra, aquel porcentaje eran reales, auténticos, y no la desafortunada consecuencia de un cómputo equivocado:
40.000 unidades de CK.
Alguno debió pensar: “de ésta no sale”.
Él mismo, días más tarde, consideraba la posibilidad de ofrecer aquel récord al célebre y pomposo libro de internacional renombre, relleno de letras N y S.

 – O sea, ¿que era más fuerte de lo que parecía?
 – Todavía no está claro eso. Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada