domingo, 6 de septiembre de 2015

"ASÍN" que se lo tomó con humor



Y redactó que lo que había ocurrido era que, en el momento en que ella supo del trance, pensó “esto no puedo perdérmelo”. Y salió en el primer tren.

En realidad, parece que Dios (“para vivir así, mejor que Dios me recoja”, solían decir el hombre y el Boli, cuando tenían una salud más o menos de hierro forjado; o mejor, “Señor, Señor, ¡llévame pronto!") consideró que, como ella no lo sacara a flote y, a más a más, con sus 103 Kgs. de contundente peso, seguramente nadie sería capaz.

Los dejó estar; qué sabe nadie. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada