miércoles, 12 de agosto de 2015

Dan grima



Con una urgencia de nada solapado encono, se han puesto a la tarea de, por ejemplo, cambiarle los nombres a las calles.
Están obligados, les va en el sueldo, a resolver los numerosos problemas verdaderos, las cosas serias pendientes y que la gente espera. Pero se han puesto a lo otro, como que es lo que más o lo único que les escuece.
Así que son, en la intención básica, similares a los guerreros enlutados que (tomando pretexto de una religión falseada a su acomodo) andan destrozando los museos en Oriente, para ver si de esa manera se acaban la Historia y el mundo, y los comienzan ellos desde su particular cero, como el que saca los filetes del congelador, para que se vayan descongelando “a su aire”.
Las guerras – la reciente, las anteriores – se ganan o se pierden; los gobiernos, tan trincones siempre, también. Y luego el tiempo pasa. Y las “ideologías” se quedan moribundas, con un aspecto de hojarasca próxima a la basura.
Pero son la vulgar indigestión de la derrota, el rencor, la mezquina envidia, el odio, cuyos rescoldos atizan los renegados, las cosas que, pudriéndoles el ánimo, los harán para siempre perdedores.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada