sábado, 11 de julio de 2015

Una situación embarazosa



El Hipocampo y la Dama de los Rizos contemplan con desolada impotencia la agonía del Plegablito que, acaso contagiado de las presentes y graves crisis internacionales (Grecia, China), lucha por no sucumbir al naufragio que el Destino cruel, ensañándose, ha desencadenado contra él de manera insidiosa y que entorpece el funcionamiento, de suyo modoso, que solía distinguirlo, en su condición de ordenador a bordo.
Con visible zozobra, el mecanismo interior reacciona/ NO reacciona en un “maxiadagio” cuya insuperable lentitud tendría algo de parsimonia estelar y artística si no supusiera como supone la imposible comunicación de este “blog”, la eventualidad pavorosa de que valiosos archivos se hayan sumido para siempre en el agujero más negro del vacío sin retorno.
En un día aciago, en el que incluso la estructura de las zapatillas sufre un impensable e inoportuno percance, los dos implicados son observados por la piadosa mirada de Lolo que percibe solidario la alarma, el agobio creciente, las proporciones de la singular catástrofe.
Esta nota en el cuaderno de bitácora, todavía es incapaz de predecir las consecuencias temibles, el alcance de este trance fiero y desgarrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada