viernes, 31 de julio de 2015

Reflexión con citas



Yo no veo muy seguro que lo nuestro durase. Pero…
Como dice José Mota, ¿y si sí?
¿Por qué, entonces, debería renunciar al placer de tus hombros y escote suntuosos, a tu taurina grupa, a tu melena, densa sombra apasionada; a tu voz que me ha dicho, con repentina inspiración o casual e impremeditado arrebato (esto no lo sabemos), “te quiero mucho”?
¿Por qué, entonces, no incurrir otra vez en el folio de la Trilogía del Verano*?
¿Y por qué no dejarme inundar ahora por aquella intención tuya en la página 33 del “Sello de la Casa”?

* “Verde Veronés”, página, vaya, 69.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada