jueves, 11 de junio de 2015

Interpelación, o así



– Cómo te gusta colgarte de cualquier comecocos: que si quitaron aquel buzón de correos; luego, que habían cerrado la sucursal del Banesto, cuando todavía se llamaba así.
Ahora que echas de menos, no la hache que no lleva, sino las dos araucarias que durante años se ufanaban de su torcido ángulo aquí enfrente, casi en las dunas, y que han terminado talando, poco ha.
Y lo último, por el momento, que, claro, era de temer que el “trilobite” (que había aferrado su aparente proyecto de minúscula eternidad al arco del porche trasero) sería barrido, arrasado, y así fue, por la brigada intrépida e inmisericorde de los pintores.
– Qué quieres que te diga. Bastante frágil y efímera y titubeante es ya nuestra vida como para no intentar consolarse (lo sé, en vano) con cualquier señal que, aunque sólo de modo ínfimo, pudiese fingir que el tiempo será largo, que hay otras cosas durables, aparte de las pilas del conejito.
– Anda, anda, que no andas “ná”.

BREVE DESPEDIDA PROVISIONAL

El “blog” le da un descanso a su reloj
por espacio quizá de una semana.
No ha perdido las ganas, mas opina
que bajar unos días la cortina
nos ha de venir bien a casi todos.
Os echaré de menos (que no lleva
hache de ningún modo).
No se espera que llueva
gran cosa, ya metidos en verano.
Que la suerte os tenga de su mano.
Y, hasta el regreso, os dejo de propina
estos ligeros versos con sordina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada