miércoles, 24 de junio de 2015

Elogio de un acumulador de colesterol



Va a ser difícil que quienes ya la han probado me lleven la contraria.
Y quiero ser neutral, ponderado: por más que mi personal experiencia esté conectada con ese sitio, junto a los cines, al que íbamos a desayunar los molletes de tu/nuestra predilección, el caso es que no habrá paladar decidido, de imaginación aventurera y lujuriosa valentía, que no aprecie, y mucho, el sabor ancestral, el resuelto relieve, la fecunda, rústica si se quiere aunque eficacísima fórmula que el ingenio extremeño nos ha deparado con el hallazgo y la creación singularísimos de la CACHUELA IBÉRICA.
Dorad unos trozos de pan; untadlos acto seguido con esa cremosa, sabrosa, jubilosa sustancia y decidme luego, regado todo con el vino que os sugiera la elección más caprichosa, si la vida no es interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada