jueves, 18 de junio de 2015

Del viaje



Anoche había estrellas,
volviendo de Madrid.
¡Qué cuesta tan arriba
esa ciudad sin ti!

ENVÍO PARA LOS DILECTOS RECEPTORES:

El Hipocampo, fuera del acuario,
no se centra del todo, “no se halla”.
Regresa por lo tanto, convencido,
a enrocarse a este clima, en esta playa.
Por lo que quede (esa moneda al aire),
siente que el mar de enfrente lo acompaña,
y más, tal cual está virando el patio
y yerra el rumbo, atribulada, España.
Viene el levante fuerte.
Mientras tanto, que Dios reparta suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada