jueves, 4 de junio de 2015

Construcciones del lenguaje



A caer de un burro.
Como hoja de perejil.
A parir.
De vuelta y media.
Cual no digan dueñas. Como chupa de dómine.
(Estas dos últimas, de enjundiosa resonancia clasicona.) Etc.
Así se ponen.
Y luego quedan para comer, se dan la mano, distendidos, incluso sonrientes y satisfechos, posando para los fotógrafos de la prensa, para las televisiones, después de haberse destrozado con las peores dentelladas, con las acusaciones más rabiosas de los más vistosos latrocinios, de los abusos más arteros, más sucios y execrables.
Como si nada. Y nos dicen, menuda cara, que están esforzándose para la gobernabilidad de las instituciones, no vayamos a pensar que es por codicia ni por ambición.
De manera que les tenemos que aguantar el teatro porque eso es lo que hay.
Conque democracia, ¿eh? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada