domingo, 10 de mayo de 2015

Rafa Nadal



Empezaste tu carrera muy joven y has desarrollado una trayectoria ante la que sólo cabe la admiración. Jugar así de bien, esforzarte al máximo, sostener una actitud ajena a la soberbia, son notas impecables, tío.
Estas tardes estás midiéndote con otros en tierra batida. Casualmente yo, que no tengo ni idea de tu deporte, sí estoy familiarizado con dicha modalidad, muy extendida en Majadahonda. Y, como de costumbre, tu actuación es ejemplar.
Aunque una cosa, ¿debería preocuparnos? Antes del raquetazo van los “tics”: dos medias patadas de ajuste a la raqueta y una serie de gestos que sucesivamente acomodan el fondillo del pantalón corto, estiran las mangas de la camiseta que parecen incomodar a los hombros (¿no se podría usar camiseta con “tirantas”?), rápidos movimientos que con insistencia atusan la nariz, las patillas, una y otra vez, cada vez…
La psicología tiene vericuetos misteriosos. Tu mucha concentración, tu quizá exceso de obsesionada práctica, hondo entrenamiento, cabal y meritoria entrega…
Me incomoda un recuerdo, una asociación de ideas, vale que algo excéntrica: ¿tendrá el asunto algo que ver con la conducta repetitiva, como neurótica, de ciertos animales enjaulados, sometidos también a ALTA PRESIÓN?
En cualquier caso… ¡¡bravo, enhorabuena!!   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada