sábado, 4 de abril de 2015

Licanta



Te digo, y perdóname por el atrevimiento, que no son normales esas pestañas de oro; esos ojos de inconcebible color de pantano; esa nariz como de encrespada y remota Nicole Kidman; y ese pubis que adivino o imagino, bajo tu pantalón, listo para un imprevisible banquete nórdico de “delicatessen”.  
No olvides avisarme, si te divorcias. Algo tendremos para conversar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada