lunes, 6 de abril de 2015

La huella




La huella parecía escueta pero duradera, estable.
La coincidencia posterior, reveladora.
Quintero, con el modo parsimonioso y trufado de intenciones que marca su estilo, en uno de los “Ratones Coloraos” preguntaba a un veterano cantaor sobre distintos asuntos. Tocado el de las mujeres, dijo Quintero:
– Fulano, a las mujeres ¿qué hay que darles?
Y el entrevistado contestó, sin la más mínima vacilación y sin prisa:
– Dinero, dinero. Y luego, bueno, respeto, buen trato...

Cuando por separado comenté esta anécdota con Alejandro, con Eduardo, con Joaquín, la expresión de sus caras fue muy parecida: tenía un punto de sorprendida alarma, como si les hubiera cogido a traición; pero también, y más todavía, de reconocimiento, de conciencia amarga, de deprimente certidumbre familiar, asumida. El aire a nuestro alrededor tuvo algo más de peso. Joaquín incluso balbuceó un intento de matiz, un amago de defensa que de todas formas no llegaba a llevar la contraria: “Pero si tenemos que vivir creyendo, sabiendo eso...”
El final del comentario se le desmoronaba. Luego hablamos un momento sobre coches (Lexus, Z3) y nos despedimos.

(Septiembre de 2004.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada