sábado, 18 de abril de 2015

El otro día



Me costaba sacudirme la pereza diaria. La fácil comodidad del sofá, de la “heredada” chaise-longue. Pero me sobrepuse y rechacé otra tarde más, flotando en el sopor somnoliento de los cotilleos vespertinos por televisión.
Ahora he tenido que aprender a consultar la cartelera de los cines por el “internete”, aunque no es lo mismo, y me decidí (miércoles, día del espectador, 3´70 “leuros”) por la reciente peli de Johnny Depp, que va bordando el surrealismo de sus personajes locos y que aquí está como de molde, para esta cinta algo frívola, algo trepidante, algo divertida, en la que pueden verse coches guapos, espléndidas mansiones y chica con poco ruido y menos nueces.
La peripecia del argumento entretiene y cuando uno sale de la sala se encuentra con gusto la luz hermosa del Sur, primavera, ocho y cuarto de la tarde.
Un blanco espumoso, italiano presumidillo, para la frugal colación de esa noche, en copa grande de alto pie.
El Z ¡pasó la ITV! un año más. ¿Cómo podría ponderaros su fina estampa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada