lunes, 9 de febrero de 2015

¿Qué será lo siguiente?



Durante algunos años creímos que las naves interplanetarias más bonitas que nos había suministrado el cine eran las de “Encuentros en la tercera fase”, memorable y encantadora de suyo.
Claro es que luego las cosas se han desmadrado muchísimo.
Y ayer acudimos a la recién estrenada “El destino de Júpiter” que riza todos los rizos de la espectacularidad, las naves impensables y los efectos especiales y que, por ello, puede que merezca la pena, si dejamos de lado naturalmente el argumentito débil y confuso que suele acompañar a las películas de ese género.
Ni Gaudí ni Dalí, con todo mi insobornable respeto e ilimitada admiración hacia ellos, habrían imaginado con facilidad los delirios extremos que nuestros tecnológicos creativos van desarrollando.
Tan asombroso es el film que en estas fechas sólo lo supera la frescura de las gasolineras con su urgente y cínica rapiña y el pasmo de esa señora que se cree que apoya a su alcalde/consorte en Mijas con esa versión esperpéntica y vertiginosa de una canción del Dúo Dinámico que ya por su cuenta demasiado se inspiraba en el “I will survive” de Gloria Gaynor, culminando los sucesivos eslabones de nuestra acongojada estupefacción.
En España se dan casos de personas muy “especialitas”: me estoy acordando de la señora aquella que “restauraba” una imagen sagrada con un inédito procedimiento de emborronado febril; del pequeño Nicolás, con sus rocambolescos periplos. En otro orden de cosas, menos espirituales, contamos con el señorío y el insuperable garbo de Artur Mas y de Chabelita.
Habría que compilar un catálogo, construir un museo, no sé…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada