martes, 17 de febrero de 2015

Las tuercas y las cuentas



Con relapso recochineo, con un mínimo amago de miserable y rastrero disimulo, los depredadores parásitos que con manifiesto abuso nos imponen los precios de las gasolinas, vuelven a apretarnos las tuercas.
Desconocemos, no nos consta lo que son o hayan sido sus madres. Sí, en cambio, lo que son ellos, con toda probabilidad.
Mira que si, un día, se funda (con banderas negras o del color que sean) una agrupación extremista para ajustarles las cuentas…

– Vaya por Dios, sosiéguese Vuesa Merced.
– Pudiera ser. ¿“Hace” un cubata?   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada