sábado, 7 de febrero de 2015

Ismos y mandamases



Así que tenemos los ISMOS: comunismo, fascismo, populismo, “soberanismo”…
(También se dan en arte, en religión; seguramente hay demasiados timadores sueltos.)
Con sus ruidos y simbologías, señuelos y doctrinas.
Con variantes más accesorias que otra cosa, suelen coincidir en métodos, en propósitos, en esencias.
Y sobre esas monumentales estructuras y alegorías, que ríete tú de las fallas valencianas, erigen sus tronos y pedestales de poder los MANDAMASES, que son individuos peligrosos, ambiciosos, frecuentes de mesianismo, que es como estar un poco mal de la cabeza y que, rodeados de sus ávidas cuadrillas, blindados en sus laberintos, en sus palacios fortificados, en sus sedes extraordinarias a modo de búnker inexpugnable, también en sus útiles baños de masas, y defendidos por el dinero y las respectivas guardias pretorianas, entre mercenarias y fanatizadas, se llevan al personal a los diversos huertos.
Y aquí llega la parte más decepcionante: el personal, el rebaño que, tonto, ignorante y asustado (no digo que sin motivo), se deja encandilar, seducir, trajinar una y otra vez.
Y nunca escarmienta, joder.

 – Vaya diíta que tienes.
 – Ya te digo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada