sábado, 10 de enero de 2015

Chema Madoz



En Imprescindibles (TV2) nos deparan con encomiable frecuencia asombros, enseñanzas y gozos que nos vuelven espectadores gustosamente agradecidos.
Anoche (el mundo es enorme e innumerables las manifestaciones que jamás llegaremos a conocer) ese programa me proporcionó la feliz oportunidad de contemplar el arte, la elegante naturalidad y la sencillez imaginativa, lúcida, creadora, plena de sugerencias que dan cuerpo, alma y claro interés a la obra de Madoz.
La mirada y la sensibilidad de este artista estaban en toda la muestra, enteramente hermosa, a lo largo del documental citado.
Además, cuando este señor nos comenta o explica su idea, su método, admirablemente se aleja de los alambicados y presuntuosos fárragos que casi siempre caracterizan a tantos áticos estériles, a tantos “listos” estelares, a tantos “retablistas de maravillas”, que los hay muchos y, por desgracia, muy sueltos.
Desde mi respetuosa modestia de sólo* aficionado, conste aquí mi activa recomendación.

*El Hipocampo no emplea aquí la palabra mero para no dar lugar a zoológicas confusiones del agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada