domingo, 2 de noviembre de 2014

Se moderó el levante de estos días



Aquerenciado aquí, que iba y venía. Y ha quedado una brisa fina, que se diría tímida heredera del loco visitante que a algunos trastorna.
El agua hoy, aunque siempre mantiene la seductora perversión de sus cambiantes resplandores, presume de un azul inocente, casi de cielo a las nueve de la mañana. Y hay un par de balandros, a distinta distancia, que flotan con sin par, relajada elegancia.
Regaremos el gramón, los jazmines heroicos y sobrevivientes, el ficus recién podado; lavaremos el coche grande en el jardín. Y descartaremos poner música de fondo porque la vida ya la trae.
Después de un vistazo a los hibiscos, tan engañados por este verano tardío y demorado que se prolonga fuera de fecha (noviembre ya, quién lo dijera), nos daremos una ducha.
Y ya estaremos listos para cumplir, para asistir a la cita que, días atrás, comprometimos con la niña de las tres ruedas. Vamos a tomar el sol de este domingo, entre 50 y 70 Kms./hora.
Que nos vean los detalles, las perlas de Cleopatra, el joven “estandarte” (resuelto con primor por Maritere) del signo de Scorpio, ahora que anda en su apogeo.
Vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada